Joseph Buchner (con corbata naranja), foto: www.kurier.at
Princesas vs. Personas

23 de Octubre.- Petzner, el sucesor de Jörg Haider al frente del BZÖ, me da lástima. A estas alturas, parece bastante seguro que mantenía una relación sentimental con el político difunto, y que pasó sus últimas horas de vida con él. Todo esto que, de todas maneras, era vox populi en el entorno del muerto, no hubiera resultado ningún problema para sus correligionarios si no fuera porque al pobre Petzner, ponerle una cámara delante y deshacerse en llanto, todo es uno.
-¡Y si sólo llorase! –piensan sus compañeros de partido- pero es que además, en cuanto le dejan los sollozos habla ¡Y hay que ver qué piquito de oro!

Si la cosa se hubiera detenido en la emotiva rueda de prensa que Petzner dio para explicar las circunstancias de la muerte de Haider, su actitud doliente (y a todas luces “inapropiadamente emocional”, como la describen sus críticos) hubiera pasado desapercibida. Se hubiera disuelto en el hondo choque que dejó al país paralizado durante todo el fin de semana de autos. Pero no fue así y, desde entonces Petzner, mal asesorado, o quizá llevado por la ingenuidad, no ha dejado de hacer declaraciones en las que, con contumacia, ha ido metiendo la pata hasta el corvejón. Entre sus errores ha estado el dejar al descubierto cosas que, bajo el criterio de hipocresía impenetrable que mantiene en equilibrio a cierto tramo de la sociedad austriaca, mejor hubieran estado ocultas.
La situación del pobre Petzner, un chaval sin muchas luces rodeado de una jauría de lobos babeantes, es conmovedora para cualquiera que tenga dos ojos en la cara. Al margen, naturalmente, de que lo que este chico representa como político te levante una sarna incontenible. Como dijo Sabina de la pobre Isabel Sartorius: “No era princesa, pero era persona”; palabras suficientes para cualquier buen entendedor.
Entretanto, en el BZÖ ya se alzan las voces clamando por la destitución fulminante del viudo oficioso el cual, mientras tanto, sangra lentamente de mostrador en mostrador, ante una copa de schnaps en que se ahoga su dolor. Lo malo es que las filas del BZÖ andan más bien claras en lo que a candidatos disponibles se refiere. Bien por demasiado duros (fachas, vaya) o bien por demasiado bobos, que no se sabe que es peor, los pretendientes no resisten el examen menos riguroso. A pesar de todo, entre estos políticos ratés van descollando dos hermanos que en su día propusieron (ironías de la vida) que el límite de velocidad en las carreteras austriacas fuera elevado hasta los 160 Km por hora. A la hora en que esto escribo deben de estar afilándose los dientes para hincarlos en el frágil cuello de Petzner.
Mientras tanto, durante el día de ayer, siguieron los movimientos dentro de lo que parece el núcleo duro del partido naranja: la región de Carintia. Para sustituir a Haider al frente del BZÖ de esa zona se ha fichado al señor Josef Buchner, influyente empresario hotelero de la región. Con los votos de Petzner, por cierto, que ha elogiado (suponemos que con los clínex húmedos en la mano) al recién elegido.
Fuentes aborígenes consultadas no le dan a Petzner más que un par de meses para ser pasto de humoristas sanguinarios. A mí, la verdad, no me gustaría. En el pecado, el pobre, lleva la durísima penitencia.
Articulo publicado en Sin categoría con las etiquetas: . Guarda el enlace permanente.

4 Responses to

  1. JOAKO dice:

    La verdad es que estoy atónito, hace tan solo unas generaciones a estos les hubieran puesto unas bonitas estrellas rosas que eran alos homosexuales lo que las amarillas a los judios, y ¿eran los parientes directos de estos!.

  2. amelche dice:

    Encima de que es un poeta y dice que sentía < HREF="http://www.elpais.com/articulo/economia/viuda/Haider/cuestiona/fuera/ebrio/morir/elpepueco/20081024elpepueco_2/Tes" REL="nofollow">«algo magnético»<> por el otro y se nota que lo quería porque estaba ahí todo compungido… Y ahora la mujer dice que quiere otra autopsia, que no puede ser que hubiera bebido tanto. ¡Menudo culebrón!

  3. Paco Bernal dice:

    Hola otra vez:A Joako: también hubo algún que otro jerarca nazi homosexual. Aunque estos no son exactamente nazis. A ver cómo lo explicaría: es como comparar el ABC con La Razón. El ABC serían los conservadores normales y La Razón los de Haider. Creo que habrá quedado clara la analogía…¿O no? No estoy muy seguro…En cualquier caso, estas historias son abracadabrantes.A Amelche: no, si el chaval es un poeta, no te quito la razón. Es más, aquí la frase cachondeo general ha sido lo de «nunca hicimos nada que molestase a su mujer». Eso ya ha sido el despelote, claro. Porque que el tercero en discordia diga eso, es como para dudar mucho de su salud mental. La mujer quiere otra autopsia, pero es que también ten en cuenta que es lo único que puede querer si quiere levantar sospechas sobre un caso tan claro como este. No mola pasar a la historia como que te has matado mientras conducías a 170 petao como una cuba, lógicamente. No cuadra mucho con la leyenda. Pero yo, personalmente, creo que tendrá poco éxito su pretensión. O que la segunda autopsia confirmará los resultados de la primera. Esto ha sido un caso claro de dopping.Saludetes.

  4. Pingback: Bailes neonazis, condecoraciones, Strache y el aborto de la gallina | Viena Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.