Cerdo a gogó

30 de Diciembre.- Mañana se acaba el año y, con este motivo, las calles del distrito uno se llenan de puestos en los que se venden cerditos de todos los tamaños. Ellos y los deshollinadores (vaya usted a saber por qué) simbolizan la buena suerte que todo el mundo desea para el año entrante. Reparando ayer en esto me di cuenta de que el cerdo tiene en este país mucha importancia simbólica. La palabra (schwein o sau) se utiliza como aumentativo, diciéndose por ejemplo de algo que es “Schweine Teuer” (o sea, “cerdo de caro”) o, en días como hoy, se dice que “hace un frío del gorrino” (es ist sau kalt).
Por lo demás, va el país a medio gas porque estas fechas tontas son de semivacaciones. Mis alumnos están surcando las nieves alpinas y mis amigos (los muy pudientes) se tuestan al sol de Asia o, más verosimilmente, se asfixian debido a la humedad camboyana. Este que escribe se entretiene leyendo las tonterías que dicen los periódicos, particularmente los españoles que son los que uno entiende menos mal.
El de mis paisanos está siendo un duro despertar despues de los años de vacas gordas. Aún así, no es excusa para cierta obscenidad (involuntaria) que se cuela por entre los titulares. Una pareja de hipotecados al borde del colapso (nervioso y financiero) declara a un diario nacional:
Esto es culpa de los bancos, que nos tenían que haber avisado de que el dinero podía subir.
(Angelico ¿Y tú no tenías ojos en la cara cuando firmaste? “Prepárate para lo peor”, dice siempre mi padre que, como mis lectores saben, es un hombre mazo de sabio).
Nadie obliga a nadie a meterse en una hipoteca a cuarenta años y, quien lo hace, debería ser consciente de las consecuencias. Aunque, como me decía el otro día un amigo español al que felicité las navidades:
-Es tan difícil salirse de la rueda…
(Yo a este amigo lo quiero con el alma pero, ¿De qué rueda? ¿De verdad es tan difícil? ¿Es tan poderosa la fuerza de la corriente?)
El Banco de España ha publicado hoy un informe en el que afirma “no esperar milagros” para 2009. Está visto que lo único que nos queda es pedirle al cielo cerdo. Mucho cerdo.
Articulo publicado en Otras hierbas venenosas. Guarda el enlace permanente.

5 Responses to

  1. amelche dice:

    La trampa está en que los primeros meses/ años pagas una burrada de intereses y sólo 100 euros de capital. Encima, como suba el euribor (que ha subido una burrada), más a pagar. Luego vas a vender el piso y (en caso de que lo puedas vender) con eso no pagas la deuda porque te lo valoran muy por debajo y te queda todavía una burrada que seguir pagando. Y lo que has pagado ya de hipoteca, casi que no cuenta. Pero claro, mientras todo va bien, todo perfecto. El problema viene cuando te quedas sin trabajo, el euríbor sube como la espuma, no puedes pagar la hipoteca, pero es que aunque te embarguen el piso sigues teniendo una deuda de la leche y, mientras tanto, ¿dónde vas a vivir? En fin, que menos mal que el otro día amorticé parte de la hipoteca y sólo me queda por pagar hasta el 2037…

  2. Paco Bernal dice:

    Hola!Yo recuerdo que, cuando firmé la mía, me decía mi padre: «Francisco, hijo mío, ¿Te das cuenta de que cuando acabes de pagar el piso voy a tener casi ochenta años?» y yo (estábamos comiendo judías verdes, no se me olvidará) le dije: «!Papa! Si lo pienso no me meto». En cualquier caso, uno tiene que pensar que en treinta años da tiempo a que pasen mil y una cosas. A que el dinero baje, a que vuelva a subir, a que haya crisis y bonanza. Y eso hay que preverlo. Yo conozco casos de gente embargada por haber pedido un crédito personal para cambiarle las ruedas al coche o para comprarse una tele de plasma, colega. O sea que, sí, que hay pobres desgraciados que les vienen las cartas mal dadas, pero es que hay gente que se ha endeudado por cada tontería…Que en fin, que las criaturas estamos muy mal de las cabezas.(A mí, creo que sólo me quedan veintitres años de pagar, chica, qué descanso jajaja)

  3. amelche dice:

    Sí, también ha habido mucha gente que ha vivido por encima de sus posibilidades muy alegremente y ahora se han llevado el palo.

  4. JOAKO dice:

    Me dedico en la actualidada conseguir subrogaciones de hipoteca para un banco, lo cual me ha convertido en un experto, sin quererlo demasiado, y con poco esfuerzo, de lo gradual que ha sido la adquisición de este conocimiento, y mis conclusiones son:1.Los Españoles tienen una cultura financiera casi igual a cero (incluyo a todas las capas sociales)2.Los topicos sirven para NO PENSAR.3.La casa es tuya, la deuda con el banco es tuya, el mercado es dinamico, tanto el inmoviliario como el del dinero.4. Veinte años es una eternidad, así que no te digo 40 ó 50 a las que se estiran periodos de amortización.5. Solo a los tontos se les ocurre creerse ricos porque algo que poseen sube de valor, especialmente cuando hay tanta gente que posee eso mismo (me refiero a los pisos)6. Solo desde hace dos generaciones el común de los ciudadanos cree que tiene derecho a todo, por ejemplo en la costitución dice que tenemos derecho a una vivienda digna, pero no hay ni definición de lo que es una vivienda digna, ni referencia a que esta deba ser en propiedad.7.Me resulta inconcebible que la inmensa mayoría de los que han pedido dinero a una entidad finaciera desconozcan casi en su totalidad el trato que han hecho con esta.8.A veces se nos olvida que pedir dienro prestado es eso, yo no lo tengo, lo pido y lo pido porque lo voy a devolver, ese dinero más otra cantidad extra que es el interés, y eso lo pacto con unas condiciones y en un tiempo determinado, independientemente de a quien se lo pida NO ES MIO y si no puedo hacer frente a la deuda ME VAN A PELAR, me alucina que la gente mezcle esto con la politica, la economía y hagan un barro con el que pretenden eludir su responasbilidad.9. Pero cualquiera que tenga imaginación que piense que pasaría si no existiese la posibilidad de pedir prestado, ¿como serian las vidas de los que tanto se quejan?Feliz año Paco

  5. Paco Bernal dice:

    Hol Joako:Te contesto por puntos:1. La cultura financiera de los españoles es nula: totalmente de acuerdo.2. Yo tenía un profesor que decía que «el hombre es un animal vago por naturaleza» y parece que tienes razón.3.La casa no es mía (una deuda a un plazo tan largo se termina convirtiendo en un leasing en realidad: una casa de cincuenta años vale lo que su valor residual casi) la deuda sí que es de quien la firma y de eso hay mucha gente que no se da cuenta.4.No me puedo creer que ya haya periodos de amortización de 50 años !Puf!5. Sólo los miopes confunden el valor de las cosas con su precio. Aunque yo conozco algún caso de gente que ha vivido de la compraventa de pisos durante estos años tan ricamente.Lo compras, esperas a que suba el precio y lo vuelves a vender.6. Yo estoy convencido de que uno de los factores que ha favorecido este estado de cosas es la ABSURDÍSIMA querencia española por las casas en propiedad. Aquí en Austria no se da.7.Nadie se lee esas cosas. Si yo te contara las circunstancias que envolvieron la venta de mi piso y la hipoteca de los que me lo vendieron…Las cosas que yo me vi en la obligación de explicar y que expliqué por un sentido elemental de la honradez.8.Es mucho más fácil siempre pensar que otro tiene la culpa que asumir que uno se ha metido por sí mismo en el fregado. Por otra parte a los poderes públicos les ha venido fenomenal la burbuja inmobiliaria para dar la apariencia de que todo iba de perlas (empezando por los ayuntamientos). Aquí nadie es inocente.9. Quizá si no existiera la posibilidad de pedir prestado la gente viviría con lo que gana. Una catástrofe para la macroeconomía y la forma perfecta de que la gente viviese como lo que es. Aunque, evidentemente, sin crédito a cuenta de las ganancias futuras,las empresas se ahogan. He aquí la explicación de la inundación incontrolada de liquidez de los famosos paquetes coyunturales de medidas de la UE (que, por cierto, nadie parece fiscalizar).En fin, que este tema, como decía Sabina «es muy delicao».Saludos,P.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.