Bei uns: Import/Export

Fotograma de la película Import/Export
26 de Julio.- Una de las políticas más consistentes del consejo de redacción de ESB (o sea, de Este Su Blog) es no escribir dos posts seguidos con el mismo tema. Mayormente, por no cansar.

Sin embargo, queridos lectores y queridas lectrices, las reglas están para romperlas de vez en cuando así que, me crujo los dedos (cras cras) y me marco, con permiso de mi respetable y respetado público, un segundo post de cine.

La ocasión lo merece. Llevo desde ayer en el mismo estado que Mortadelo cada vez que recibía un mazazo en la cabeza debido a la que (creo) es la última película hasta la fecha de Ulrich Seidl. Un director austriaco famoso por avanzar por el lado más salvaje de la vida.

El flín en cuestión se llama Import/Export y a mis lectores que residan en la capital de los valses les recomiendo que se pasen por Saturn y se lo compren al bonito precio de 4,99 jEur (y que conste que no cobro un sólo céntimo de comisión aunque, estando como está la vida, los de Saturn podrían pensarse el pasarme un óbolo).

A mis lectores más familiarizados con el cine austriaco les sonará Herr Seidl por su peliculón Hundstage, otra película que no deja indiferente.

Import/Export cuenta las historias paralelas de Pauli, un joven austriaco, que trabaja (muy precariamente) de vigilante de seguridad y de Olga, una chica ucraniana que viene a Austria a buscarse la vida.

La película está rodada con el estilo descarnado y desnudo , altamente estilizado, que es habitual en Seidl. Los actores son no profesionales y da la sensación de que Seidl les da sólo las directrices mínimas para que improvisen sus escenas. Sin embargo, el resultado tiene la fuerza de un puñetazo directo al estómago y, una vez se termina de ver la película, es imposible quitársela de la cabeza.

Mi descripción anterior puede haber dado la impresión de que Import/Export es una película descuidada, rodada de cualquier manera. Nada de eso. Cada plano está compuesto cuidadosamente. Toda la película está dominada por la simetría. Los personajes siempre están en la parte central del cuadro, y la geometría del entorno urbano –las ventanas, por ejemplo- se utilizan para enmarcarlos de una manera exquisita que no hace sino aumentar la eficacia de lo que dicen.


 

Import/Export es, aparte de una experiencia subyugante, una obra maestra poderosa al estilo del mejor Passolini, o de lo menos vendeburras del movimiento Dogma. Y si hay que reprocharle algo es que es un poquitín tramposa a la hora de tomar partido porque es obvio, desde el fotograma uno, por quien toma partido Seidl.
 
En otras palabras: el estilo de Seidl invita a pensar que uno está mirando por el ojo de una cerradura, que todo lo que sucede está sucediendo sin premeditación ni alevosía; sin embargo, es obvio que el arte es, sobre todo, un proceso de selección y que lo que vemos está cuidadosamente preparado.

Import/Export enseña esa trastienda de la sociedad del país que me acoge de la que los austriacos huyen cuidadosamente. Lo que yo llamo el “Bei uns”. Cuando un austriaco, sobre todo de una cierta edad, dice Bei Uns (aquí, en nuestra casa, en este país) se le pone boca de O mayúscula y la misma expresión de solemnidad que a Moisés cuando, con la mata de algodón en rama pegada al mentón, bajó del Monte Sinaí con las tablas de la ley en la mano, dispuesto a redimir a los hebreos que estaban de juerga adorando al becerro de oro (o, como diría Antonio Gala, al oro del becerro). Los personajes “malos” de esta historia dicen mucho lo de “Bei uns” a la chica ucraniana “Bei uns, te puedo contratar y te puedo despedir cuando quiera”, “¿Ya has elegido una víctima? si no encuentras un marido pronto, lo vas a tener difícil para permanecer Bei Uns”, “Bei uns, las cosas son así”. Son dos palabras que dan como grima cuando uno las escucha, que te meten el desasosiego en el cuerpo.

Extactamente como Import/Export
Articulo publicado en películas hechas en Viena con las etiquetas: . Guarda el enlace permanente.

4 Responses to Bei uns: Import/Export

  1. Me gusta aprender de tu blog… Cuentas cosas interesantes.

    Aquí creo que será difícil conseguir esta peli, pero la buscaré en la web y la piratearé con ganas si la recomiendas crujiendo los dedos.

    Saludos de esta ¿lectriz? argentina.

  2. Paco Bernal dice:

    Hola, querida lectriz! 🙂

    Muchas gracias por tu comentario. Lamentablemente, la edición que yo tengo sólo tiene subtítulos en inglés o en alemán.

    Es un problema siempre con el cine austriaco. Con suerte, tienen subtítulos en inglés. Creo que, con esta película, pasarás un buen rato, pero de todas maneras, te recomiendo que la veas en un día que estés de buen humor.

    Saludos 🙂

    Paco

  3. tonicito dice:

    Leo tu post con unos días de retraso pero no puedo dejar de comentar, porque tengo un post más o menos pensado, aunque nunca ejecutado, que se titula así mismo: «Bei uns», porque a mí esta expresión siempre me ha creado un desasosiego parecido al que tú describes.
    Es curioso, porque el «bei uns» es algo bastante único del alemán, piensa cómo decimos algo similar en otras lenguas: «En España, tal y cual», «Ev'rything free in America«. El énfasis está en el lugar, es un énfasis geográfico. En cambio, en «bei uns», el énfasis lo tenemos en ese «wir» que, por desgracia, y ahí la raíz de mi desasosiego, demasiado a menudo se utiliza para contraponerlo al «sie» (ellos), en una nueva Auflage del temible ellos y nosotros que tan amargas páginas de la Historia ha escrito.
    El «bei uns» siempre me ha parecido muy asociado al típico ombliguismo aborigen, el remarcar la pertenencia (o la no pertenencia) a un grupo nos da pistas, en mi humilde opinión, sobre la idiosincrasia local.
    Ahí queda eso. Tal vez me anime algún día a hablar de ello con más estructura en mi blog… 🙂
    ¡Un abrazo!
    T.

  4. Paco Bernal dice:

    Hola!

    Muchas gracias por tu comentario.

    Muy perspicaz, como siempre. La idiosincrasia aborigen es grupal. El otro día, hablaba con un austriaco muy majo de los muchos que hay, y me decía que los austriacos, en el fondo, tienen tanto miedo de los extranjeros por inseguridad en las propias cualidades. Es posible que tenga algo que ver con esto.

    En cualquier caso, aquí la cohesión, el grupo, el no destacar de la masa, tiene mucha importancia.

    (escribe ese post, por favor 🙂

    Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.