El rincón de Strache (y sus boys): A la ultraderecha le caen bien los gays

Herr Ebinger (FPÖ) un político, moderno, desprejuiciado, al que le da igual la vida privada de sus jefes (foto:www.kurier.at)


16 de Septiembre.-  Estoy muy contento porque, antes de ayer, recibí la prueba definitiva de que soy un auténtico vienés: la municipalidad me mandó una carta que confirma mi inscripción en el censo y la posibilidad que tengo de votar en las elecciones municipales del día diez de octubre.
Con la carta, es obvio, me pusieron también en un compromiso porque ¿A quien voto? La verdad es que la cosa está muy complicada. Sobre todo porque la presentación de la candidatura de Strache ha tenido unas consecuencias catastróficas (también en los otros partidos).

Strache, con su ideología “Heimat Sozial” (eso pone en los carteles y que cada uno saque las conclusiones que quiera) y con la agresiva campaña que ha llevado a cabo desde antes del verano, ha conseguido arrastrar la refriega electoral hacia su campo. 

Así, para que Strache no quede como el único que da prioridad a los aborígenes (!) frente a la presunta invasión de la perversa extranjería (!!), todas las campañas se han visto abocadas a tratar un supuesto conflicto que existe entre los vieneses que viven tranquilamente y las hordas procedentes de las estepas de Anatolia o la antigua Europa Comunista que van a violar a las castas taberneras de los heuriger, a invadir los colegios en los que estudian los chiquillos rubios  y aprovecharse de un  sistema social levantado durante décadas por honrados obreros de ojos azules (!!!).
Y así, cuando el Partido Popular, por ejemplo, podría hablar de tantas cosas mejorables, sale con un slogan que dice sobre poco más o menos “Hablemos de educación, pero mejor en alemán”. O cuando los verdes hacen campaña a una hipotética vicealcaldía, la candidata que presentan intenta espolear a sus votantes diciendo que “lo peor que le podría suceder a Strache es una vicealcaldesa de Viena de procedencia inmigrante” –hay que aclarar que la Frau Vasiliakou es de ascendencia griega-.
Mientras tanto, Strache sale día sí y día también en los periódicos gratuitos vieneses (los de más circulación) en anuncios a toda página en los que, aplicando técnicas de programación lingüística que avergüenzan a cualquier ser pluricelular y con fotos que mi sobrina podría entender, se dedica a explicar su programa demagógico y abiertamente xenófobo.
Esta sección, como dije, podría llamarse también “El rincón de Strache y sus boys” y la verdad es que si cuando habla Strache las panaderías se apresuran a cambiar el precio de las hogazas, cuando hablan sus acólitos los panaderos empiezan a frotarse las manos.
En estas elecciones, los políticos vieneses han descubierto con mal disimulada gula al público gay y cada uno trata de llevarselo a su huerto de la manera que mejor sabe. A veces con unos resultados que darían para morirse de risa, sino dieran para que a uno se le revuelva el estómago de inquietud. Según la edición digital del Kurier, ayer, en un encuentro organizado ad hoc en un hotel de la capital, uno de los miembros del partido de Strache, Herr Gerald Ebinger, les salió con estas a los representantes del colectivo gay.
Declaraciones de Ebinger citadas por el Kurier: “(Vótennos) porque, al fin y al cabo, nuestro partido ha sido el único que durante 17 años ha sido dirigido por un homosexual” ¡Dios mío! ¿Qué dirá Claudia Haider? ¿Se mesará los cabellos Herr Petzner, discípulo amado –platónicamente, por supuesto-, pupilo y, al cabo, lebensmensch del finado? Pero, no contento con soltar la bomba, dijo Ebinger (siempre según el Kurier) “Miren ustedes: en el partido siempre hubo rumores de que Jörg Haider era gay . Siempre fue un tema de discusión. Pero nos daba igual. Siempre que consiguiera cosas, ese tema era secundario”. Se encargan de aclarar en el Kurier que Herr Ebinger nunca tuvo el placer de conocer a Herr Haider personalmente y que el difunto sólo estuvo 14 años al frente del FPÖ y no diecisiete.
 (Y aún habrá gente que vote a este payico).
Yo, desde luego, no voy a ser.

Articulo publicado en Otras hierbas venenosas, Strache con las etiquetas: , , . Guarda el enlace permanente.

3 Responses to El rincón de Strache (y sus boys): A la ultraderecha le caen bien los gays

  1. Almu dice:

    Aquí otra vienesa de adopción que no sabe a quien votar pero que lo único que tiene claro es que no salga Strache, por favor!!! Me daría repelús vivir en una ciudad gobernada por semejante especimen 🙁
    Aprovecho para darte la enhorabuena por tu blog, está genial! Un abrazo

  2. Anonymous dice:

    veo que con tu sobrina estás muy puesto en los dibujos animados. La dora exploradora les encanta. un besote, nuria

  3. Paco Bernal dice:

    Hola!

    Gracias por vuestros comentarios.

    A Almu: Bienvenida! Y muchas gracias por la felicitación. Esperemos que no salga, tienes razón 🙂 Un abrazo

    A Nuria: lo de Dora voy a tener que vérmelo en el tutubo, a ver qué es, porque mi sobrina está entusiasmada.

    Saludetes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.