La iglesia de San Carlos Borromeo de Viena

Viena, Schwarzenbergplatz
La Kalrskirche dominando la Schwarzenbergplatz (Archivo VD)

 

4 de Noviembre.- Hoy, día 4 de Noviembre, se celebra la festividad de San Carlos Borromeo.

Este señor, antes de ser santo fue cardenal y arzobispo de Milán, y uno de los baluartes más férreos de la contrarreforma. Murió en esta última ciudad en 1584, de peste, tras prestar su ayuda a un número considerable de enfermos de esa ciudad que, naturalmente, le terminaron contagiando.

Debido a las circunstancias de su fallecimiento, San Carlos Borromeo, al que los retratos presentan con cara de bastante pocos amigos (quizá por su afición a achicharrar luteranos), fue considerado como un santo cuya intercesión protegía de la peste y es por esta razón, indirectamente, por lo que hoy aparece en este blog.

En el año 1713, año en que la última gran epidemia de peste se abatió sobre la ciudad de Viena, el emperador Carlos VI ofreció dedicar una iglesia a su santo, San Carlos Borromeo, al objeto de agradecerle su intercesión en el fin de la mortandad y, por qué no, para ver si así los pobres humanos se congraciaban con las potencias celestes y conseguían que no cascase más gente en el futuro.

Karlskirche
La Karlskirche en un día de sol (Archivo VD)

 

Se convocó el correspondiente concurso de arquitectos que ganó un caballero, nacido en Graz, que llevaba el sencillo y sonoro nombre de Johann Berhnard Fischer von Erlach. Von Erlach le ganó, entre otros, a Johann Lukas von Hildebrandt, de cuya mano salió el complejo del Belvedere.

En 1716 se inició la labor de cimentación del edificio y, con ella, los trabajos de cantería.

Como correspondía a la envergadura del proyecto, patrocinado directamente por un emperador que, además, además era bastante aficionado a la arquitectura (bajo su reinado se construyó también la parte barroca de Kloster Neuburg), en la construcción de la iglesia de San Carlos Borromeo se utilizaron sólo materiales de primera calidad.

Por ejemplo, una variedad de piedra caliza que se llama Kaiserstein y que proviene de la cantera del mismo nombre. Para el altar mayor y el tabernáculo se utilizó mármol de Laas, procedente de la parte de Tirol que hoy es italiana. Hasta principios del siglo XX, el mármol de Laas fue utilizado profusamente en el embellecimiento de Viena. De este material son, por ejemplo, la columna de la peste del Graben y la monumental fachada del parlamento.

A la muerte de Fischer von Erlach, su hijo Joseph Emmanuel, algo menos severo que el padre, cambió un poco el proyecto de su progenitor, adaptándolo al eclecticismo barroco que entonces florecía por Europa.

En esta forma definitiva, la iglesia de San Carlos Borromeo se convirtió en un cóctel estilístico muy al gusto de la época anterior a la ilustración. Así, el frontis está hecho sobre el modelo de un templo romano, las dos columnas laterales, cuya decoración representa escenas de la vida de San Carlos Borromeo, están inspiradas en la columna trajana, de Roma. Los dos pabellones laterales están influenciados por el barroco romano y tienen decoración oriental y, sobre todo el conjunto, domina una cúpula de 25 metros de diámetro que también fue modificada por el joven Fischer respecto al proyecto original. Curiosamente, el tambor de esta cúpula no es redondo, sino que, para adaptarse al espacio de la iglesia tiene forma elipsoide.

karlskirche Angel
Las columnas laterales están inspiradas en la columna trajana (Archivo VD)

En la decoración del interior tampoco se reparó en gastos y fueron empleados los mejores artistas austriacos de la época. Los frescos de la cúpula son de la mano del Salzburgués Johann Michael Rottmayr y representan a San Carlos Borromeo en apoteosis, rodeado de las tres virtudes cardinales (Fe, Esperanza y Caridad) y protegido por la Virgen. La imagen del altar mayor, que representa la entrada de San Carlos Borromeo en el cielo fue pensada por el arquitecto Fischer (padre) y ejecutada por la mano segura de Ferdinand Maximilian Brokoff.

En total, la construcción del edificio costó 304.045 Gulden (al cambio de hoy, aproximadamente,1.900.000 Euros). Semejante pastizal fue aportado por todos los territorios imperiales pero también por otros que, en aquella época, estaban vinculados a los Habsburgo, como por ejemplo España o el milanesado.

Entre 1989 y 2000 la iglesia de San Carlos Borromeo fue el templo de cabecera del Opus Dei en Viena. A partir de esa fecha es el templo de los Caballeros Cruzados de la Estrella Roja (Ritterlichen Kreuzherrenorden mit dem Roten Stern), así como la iglesia a la que aquellos estudiantes de la Universidad Técnica más temerosos de Dios pueden ir a pedirle al Altísimo por el éxito en sus exámenes.

Karlskirche
La Karlskirche es un destino predilecto en navidad (archivo VD)

A la Karlskirche se llega en la línea 4 o la 2 (parada Karlsplatz), aunque también con los tranvías D, 1 y 62 (todos, con parada en la estación de Resselgasse).

 

Articulo publicado en Historias de la Historia, Uncategorized con las etiquetas: , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.