Donde ningún español ha estado antes: otra exclusiva de Viena Directo

Skylink Tríptico
¿Dónde ha estado Paco para poder enseñárselo a sus lectores? (Archivo VD)

 

Primera parte: historia de un chorreo

8 de Diciembre.- el post de hoy empieza en el año 1999. Tiempos felices para la aviación comercial y también para nosotros, los pasajeros, los cuales, si nos petaba, podíamos subirnos al avión  equipados con una garrafa de cinco litros de champú Timotei o con nuestra faca de Albacete favorita y no pasaba nada.

En esa época feliz de dispendio y despelote general el, por lo demás, frugal Gobierno austriaco, decide que el aeropuerto de Viena no es digno de una gran capital y se planea construir una nueva terminal acorde con las necesidades de una metrópolis del siglo tuentiguán. El proyecto se denomina Skylink.

Como las cosas de palacio van a la velocidad de los caracoles, se pasan tres años de idas y venidas.

Por enmedio, los atentados del 11 de Septiembre de 2001, que enfrían un poco el entusiasmo por todo lo que tenga que ver con la aviación civil.

Sin embargo, pasado el susto, implantados todos los controles de seguridad actuales, en 2002 se inician definitivamente las gestiones para la construcción de uno de los edificios más controvertidos de Viena y, sin duda, uno de los más caros.

Primer proyecto: coste estimado 360 millones de eurazos fijos y 40 millones para “imprevistos”. Total: 402 millones. Plazo de finalización y puesta en servicio, mediados de 2008.

En octubre de 2005 se inician las obras de la terminal. Por el camino, ha habido que hacer unos cuantos “ajustes” en el presupuesto inicial.

Los 360 millones de euros se han transformado en 400 –se ha agrandado un poco el edificio respecto a la idea original- y se ha retrasado un poco el plazo de finalización. De la primavera de 2008, pasamos a finales del año de la crisis (sólo que, entonces, no se sabía que iba a empezar la crisis, claro).

El chorreo, sin embargo, continúa. Enero de 2006: empiezan los trabajos de cimentación. Los costes suben a 420 millones de Euros y el plazo de entrega del edificio se calcula para el primer trimestre de 2009. Para hacer corto un cuento largo, doy, a continuación, fechas y presupuestos de la obra. Verán mis lectores qué cosa más jachonda.

Febreo de 2007: 425.4 millones de Euros.

Mayo: 450 millones de Euros (!).

Noviembre: 512,6 (!!)

Enero de 2008: 568 millones de Euros (!!!)

Octubre de 2008: 657 millones de Euros (aquí se me han acabado los signos de admiración).

Llegados a este punto, el sobrecoste parece un monstruo imposible de dominar. El responsable financiero de la obra, Sr. Christian Domany es mandado a la cola del paro. Le sustituye un tal Ernest Gabmann, del Land Niederösterreich. Nada más tomar posesión, Herr Gabmann rechaza los rumores de que el coste de Skylink vaya a alcanzar los mil millones de euros (¿Les suena a mis lectores? ¿Crisis? ¿Qué crisis?).

En Junio de 2009, la situación es tan escandalosa y el aeropuerto de Viena está tan asfixiado económicamente que la empresa que lo gestiona pide un tiempo muerto. Un obrón semejante no se para así como así, claro. La construcción de Skylink no puede detenerse hasta febrero de 2010. Se empieza con la renegociación de los contratos de las diferentes empresas que participan en el proyecto.

Como es lógico estando en juego un mar de billetes del tamaño de este, y en un contexto como el actual, como dicen en Austria, durante las negociaciones entre proveedores y dirección del aeropuerto “vuelan los trapos” como si Belén Esteban hubiera estado presente. Unos y otros se acusan de chorizos, de falsos, de informales, etcétera. Se desmienten los unos a los otros como folklórica en trance de ser pillada con un folklórico en un simpecao de la romería del Rocío y, finalmente, exhaustas las partes, se llega a un acuerdo. Skylink deberá estar lista y en servicio a finales de 2012 (cuatro años después de la primera fecha presupuestada)y se pone un tope de costes de 830 millones de euros (límite que el tribunal de cuentas austriaco no se cree porque ya presupuesta los mil millones de euros de coste).

Las obras se reanudan y Paco puede escribir el post de mañana.

Articulo publicado en Viena por descubrir, Visitar Viena con las etiquetas: , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Donde ningún español ha estado antes: otra exclusiva de Viena Directo

  1. Amelche dice:

    Caray, yo creía que estas cosas sólo pasaban en España, pero veo que los millones van aumentando (y desapareciendo) a velocidad supersónica en todas partes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.