Cosas que hacer en Viena cuando nieva (mucho)…

Colorear Fotos
¿Cómo era el tío Hildebrando en los años 30? (Archivo Viena Directo)

…Por ejemplo, colorear fotos antiguas de manera fácil y divertida.

21 de Enero.- En Viena está oscuro, está nevando y hace frío. Hace falta echarle voluntad para cargar con la bufanda, el gorro, el abrigo y los zapatos de invierno y echarse a la calle. Más bien está la tarde para ponerse delante del ordenador y hacer algo relajante.

¿Por ejemplo? Colorear fotos antiguas. Una tarea interesantísima que, se lo garantizo a mis lectores, termina siendo completamente adictiva.
Para empezar, cogeremos una foto antigua resultona. Para los primeros pasos, recomiendo una como la que yo he elegido: un retrato de estudio, un plano medio de un hombre joven. La foto es de los últimos treinta. Datar la foto con más o menos precisión ayuda a hacer el trabajo de coloreado con seriedad, porque orienta, por ejemplo, sobre la paleta de colores que se puede usar.
Recomiendo también, sobre todo cuando el modelo sea una mujer, no utilizar fotos en que la modelo, por ejemplo, lleve un vestido estampado. Complica muchísimo la tarea.
Idealmente, la foto debería estar en las mejores condiciones posibles. No siempre se puede tratándose de fotos antiguas. Si no es así, antes de empezar a trabajar con los colores, es recomendable arreglar todos los desperfectos posibles. Rascaduras, roturas, etcétera.
Asumimos que mis lectores han encontrado una foto que se ajusta a sus necesidades.
Abrimos el Photoshop, ese programa que sirve para algo más que para quitarle las lorzas a las famosas. Obtendremos una imagen como la que sigue. Entonces, nos vamos al navegador de capas, le damos al botón derecho del ratón y elegimos “duplicar capa” (en mi caso, “Ebene duplizieren” porque yo, como soy así de chulángano, tengo el Photoshop en alemán).  En cualquier caso, la opción que, en mi imagen, está remarcada en azul, a la derecha de la pantalla.


Nuestro siguiente paso es ir a imagen>ajustar>variaciones, así

Obtenemos esto:

Para este primer paso de mi trabajo he decidido colorear la cara del modelo, así que voy pinchando poco a poco hasta que las zonas de piel que se ven en la foto tienen un bonito (y, a ser posible, lo más natural que se pueda) color carne.

¿Cómo quito lo que no me interesa? Me voy a la imagen resultante y, con cuidadito, con la herramienta de lazo poligonal selecciono la zona de la capa superior con la que quiero quedarme, en este caso, la cara de mi modelo. Cuando la tengo seleccionada, me voy al navegador de capas y pincho en el segundo iconillo de la parte inferior, el que es una carpeta con un círculo (en la imagen de abajo marcdo en rojo). Automáticamente !Voilá! Obtenemos esto.

Repetimos el proceso hasta que hemos coloreado toda la foto.

Naturalmente, el resultado será tanto más espectacular cuanto más dominio tengamos de Photoshop y utilicemos efectos de iluminación, gradaciones, etcétera.

Un último consejo: yo no soy partidario de utilizar colores demasiado saturados y sí de utilizar los colores que daban las fotografías de la época, que se aproximaban mucho a los tonos pastel (eran los que, en Europa, daban las primeras películas en color Agfacolor que aparecieron a finales de los treinta).

Así pues, a olvidarse de la nieve y !A Divertirse!

Articulo publicado en fotografía con las etiquetas: , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Un comentario a Cosas que hacer en Viena cuando nieva (mucho)…

  1. Pues menos mal que en Murcia no nieva. Lo que me faltaba ya, no me despegaba del ordenador ni el camión quitanieves más grande del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.