Cosas que hacer en Viena a 14 bajo cero:por ejemplo, escuchar a Cissy Kraner

Pilgrammgasse
Las canciones de Cissy Kraner son una parte del alma de Viena (A.V.D.)

 

4 de Febrero.- No se supo hasta ayer, pero el miércoles pasado, Viena perdió un trocito de su alma.

Ese día, en la residencia para ancianos artistas de Baden, murió Cissy Kraner a los 94 esplendorosos y lúcidos años, cuyas canciones son una estación ineludible de mi Viena sentimental y para quien este post quiere ser un homenaje.
Cissy Kraner, nació un duro 13 de Enero de 1918 en Viena. En la pila, le pusieron Gisela Kraner y pronto mostró habilidades para el canto. Tras una formación lírica clásica, la joven Gisela recibió pronto papeles de soubrette (o soprano ligera) en diferentes escenarios de la capital y, como no podía ser de otra forma, aterrizó pronto en el cabarett, en donde se ganaba estupendamente la vida.

En 1938, a los veinte años, Kraner cruzó el charco con una compañía de revistas y llegó a Bogotá, en donde conoció al que sería su marido y pareja artística hasta que le llegó la viudez en 1993: el pianista y compositor Hugo Wiener, de origen judío, el cual se había enrolado en la misma compañía de revistas que Kraner huyendo de la persecución de los nazis.
Con el instinto que asiste a los cómicos, Kraner y su futuro marido pronto se dieron cuenta de que las cosas se ponían feas en Europa, y decidieron permanecer en América del Sur. Tras su boda en 1943, los Wiener abrieron en Caracas un pequeño bar para exiliados, en donde la pimpante Cissy Kraner cantaba los cuplés que componía su santo en cinco idiomas diferentes. Tras la guerra,el matrimonio Wiener volvió a Austria y en 1948 empezó la época dorada de su carrera artística, que duró hasta 1965. De esta etapa datan sus mayores éxitos.
Pinchen, pinchen mis lectores sobre los links y podrán disfrutar de Der Novak un divertido himno a la libertad sexual, o de Ich Wunsch Mir zum Geburstag einen Vorderzahn (Me he pedido para mi cumpleaños un diente nuevo), una canción que hoy es de una incorrección política tal, que no podría cantarse; disfruten con el retrato del ama de casa neurótica que explica cómo se hace un pastel de chocolate.
Los cuplés de Cissy Kraner y de su marido reflejan cómo eran los dos. Ella, la cantante, era una optimista convencida, una mujer que siempre iba a más; él, ponía la amargura y una cierta tragedia –muy vienesa- dentro de la comedia. Ambos, eran un dúo irrepetible, cronistas tiernos y ácidos del lumpen vienés, con su gente viviendo en precario, sus chicas frescachonas a la búsqueda de un rico que les pusiera un piso, sus putillas de buen corazón y sus chulos de mano ligera.
Prueba de este carácter intrépido de Cissy Kraner es el que sería uno de los puntos culminantes de su carrera artística. En 1985, el director y coreógrafo Bernd Roger fichó a la Kraner, nada menos que para aparecer en la Ópera Estatal en un espectáculo musical llamado Rads Datz en el que Kraner, entonces de casi setenta años, tenía que bailar. Cuando parecía que la carrera de Kraner había llegado a su final y su estrella se había apagado, la Kraner tuvo un éxito espectacular y llenó la Ópera hasta la última representación.
En 1993, murió Hugo Wiener y, aunque Cissy Kraner siguió apareciendo en los escenarios, fue espaciando sus comparecencias hasta que se retiró a la residencia de ancianos en la que ha muerto.
Por suerte, las grabaciones antiguas permanecen y hacen de Cissy Kraner una estupenda maestra de dialecto vienés. Espero que mis lectores la disfruten.

Articulo publicado en Obituarios con las etiquetas: , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Cosas que hacer en Viena a 14 bajo cero:por ejemplo, escuchar a Cissy Kraner

  1. Isabel dice:

    Abrigate guapo que hace demasio frio

  2. Rachel Alaia dice:

    Siempre agradezco que alguien me presente música, y cantantes nuevos para mí.
    No basta 1 vida para conocer, artistas de todas las ramas: escritores, pintores, escultores, arquitectos, poetas, fotográfos, etc. Por ello cuando alguien te presenta a alguno que vale la pena, por la razón equis, me supone una alegría!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.