En el suburbio podrido hay un diamante escondido

Portal Fantasma
A.V.D.

La otra tarde, iba de camino a casa (distrito V) cuando, al pasar por delante de uno de esos edificios modernistas en los que normalmente no reparas (en Viena hay edificios modernistas a cascoporro) vi una puerta abierta, un pasillo largo, una luz macilenta que alumbraba un portal.

Saqué el móvil del bolsillo y, después de comprobar que no había moros en la costa, hice una foto a lo que me pareció un portal más. Bastante sucio, y bastante decadente, dicho sea de paso.

Peeeeeero…

De pronto, reparé en que, si bien el suelo estaba bastante maltratado, el tiempo, dos guerras mundiales, la incuria y el abandono habían respetado milagrosamente las alturas del recinto, que conservaba los relieves art-nouveau de cuando, a principios de siglo, vivían en mi barrio comerciantes con posibles y funcionarios con un buen pasar a los que les gustaban las novedades arquitectónicas. Así que hice estas fotos a lo que quedaba de esta pequeña joya que, como tantas otras de su clase en Viena, se deteriora lentamente.

Mosaico
A.V.D.

Articulo publicado en fotografía, Uncategorized con las etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to En el suburbio podrido hay un diamante escondido

  1. D.A. dice:

    Precioso este homenaje a todos esos portales anónimos del llamado «fin de siècle» austriaco. Me ha llegado al alma, porque yo soy de los que se suele meter a echar un vistazo e imaginarme cómo serían sus transeúntes y las personas que en aquella época vivían allí. Las de miles de historias anónimas de que serían testigos: historias de amor, juegos de niños, razias, persecuciones, etc…. imagínate…

    Un fuerte abrazo

  2. Pingback: Una adivinanza de portales | Viena Directo

Responder a D.A. Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.