¿Hay trabajo en Austria? Pos mire usté…

Big Mac
A.V.D.

3 de Julio.- Cuando yo era un chavalín –catorce, quince años- descubrí el programa que Carlos Pumares hacía de madrugada en la difunta Antena 3 Radio.

Se llamaba “Polvo de Estrellas” –mis lectores más talluditos recordarán que Antena 3 Radio era conocida como la emisora más erótica de la radiodifusión española, porque empezaba con El Primero de la Mañana, que dirigía Antonio Herrero, y terminaba con el citado Polvo de Estrellas-. En fin: de Pumares, yo siempre sospeché que le habían dado aquel horario completamente insalubre porque sus compañeros le tenían por un ser bastante insoportable, pero el caso es que a mí me pirraba, porque sus programas eran una maravilla de erudición –un poquito pedante, pero se soportaba- y, lo mejor, de vez en cuando, Pumares hacía unos programas especiales en los que comentaba pormenorizadamente aspectos técnicos del cine y las películas, para tratar de desasnar un poco a sus oyentes.

El programa estándar de Pumares, sin embargo, consistía básicamente en que la gente le llamaba y él daba su opinión sobre tal o cual película.

Pumares, como todas las personas insoportables y todos los críticos de cine (a veces son una y la misma cosa, véase Carlos Boyero) tenía sus bestias negras. Por ejemplo, no podía con Kevin Costner –un actor, y ahí le doy la razón, enteramente inexpresivo-. Cuando Costner estrenaba una película, Pumares hacía de tripas corazón y contestaba a las preguntas de los oyentes sobre el film durante un par de semanas. Luego, anunciaba:

A partir de hoy, ya no hablo más de Bailando con Lobos, que estoy hasta el gorro de Kevin Costner.

Los oyentes fieles sabíamos que, aquel anuncio, era la señal para que se produjese la siguente escena:

PUMARES: ¿Sí, buenas noches, dígame?

OYENTE: (Señora, generalmente con acento suburbial) Hola Cal-lo.

PUMARES: Buenas noches, dígame.

OYENTE: Mira, que te llamo d´aquí, de Vilanova de la Geltrú…Ay, qué nerviosa estoy.

PUMARES: Tranquila, que no nos oye nadie.

OYENTE: Yo es que te escucho todas las noches, y tengo aquí una lista de películas para ver de que me digas tu opinión ¿Empiezo?

PUMARES: Sí, sí, empiece.

OYENTE: Pues mira, Cal-lo, que quería que me dijeses…A ti, ¿Bailando con Lobos, qué te parece?

Se hacía un silencio y los oyentes conteníamos la respiración. Las iras de Pumares obligaban a bajar el volumen de la radio y, si le pillaba en un día malo, era capaz de colgarle el teléfono a la pobre señora sin contemplaciones. Lo más divertido, sin embargo, era cuando Pumares se dedicaba a jugar con la oyente.

PUMARES: ¿Bailando con Lobos? No me suena ¿Y de qué es?

OYENTE: ¿Que no la has visto? ¡Ay, no me lo puedo creé!

PUMARES: Pues no, oiga, no. No tengo ni idea: ¿Y de qué va esta película? A ver si así hago memoria…

OYENTE: Pues mire, es de un chico, que le cogen los indios…Porque la película pasa en el oeste ¿Le suena ya?

PUMARES: No, no. Nada de nada (entonces, mientras la señora contaba lo de los indios, se escuchaba inequívocamente el ruidillo que hacía Pumares al desenvolver el bocata que su señora le preparaba para matar el gusanillo de madrugada).

Así, yo aprendí que, cuando uno tiene un programa de radio (o un blog) hay que contestar a cada lector como si fuera el primero que te escribe, y desarrollar una paciencia paquidérmica cuando las preguntas, por muy de sentido común que sean, se repiten.

Mi pregunta sobre Kevin Costner, la que más se repite en los correos que recibo –a razón de uno al día, como la Micebrina- es ¿Hay trabajo en Austria? Y aquí viene mi respuesta: en Austria hay trabajo, sí (tenemos un cinco y pico de paro nada más: un primor, lo sé) pero, obviamente, hay trabajo si se cumplen una serie de condiciones. La primera y principal es hablar alemán. No hace falta mucho, pero sí un poquito, por lo menos para decir danke cuando te den el trabajo ¿Se puede trabajar en inglés? Se puede trabajar en inglés, sí, pero hay las mismas oportunidades de trabajar que si se quiere trabajar en España en inglés. O sea: en empresas internacionales y cosas así ¿Dar clases de español? Sí, si se tiene formación para ello se puede intentar (títulos acreditativos de que puedes enseñar, experiencia pedagógica). Eso significa que si el español es tu lengua materna, solo con eso, no te van a dar trabajo de profesor de español en ningún sitio (trabajo que permita comer tres veces al día, se entiende). ¿Fregar platos? Ver punto primero: el alemán.

En Austria, por otra parte, sabiendo alemán, hay una serie de trabajos que el mercado demanda. A saber: informáticos, obreros especializados (carpinteros, fontaneros, albañiles y por ahí) pero hay que saber alemán.

En fin: no será la última vez que cuente todo esto, pero me apetecía escribir un post sobre Pumares. Buenas noches, y muchas gracias por leerme.

Articulo publicado en Trabajar en Austria con las etiquetas: , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 Responses to ¿Hay trabajo en Austria? Pos mire usté…

  1. Nerea dice:

    No me extraña que te pregunten, teniendo el blog. Lo que sí me extraña es que yo también recibo mensajes en Facebook con mucha frecuencia, de gente que conozco y de gente que no (que sólo me ha visto en el grupo de Españoles en Viena), haciéndome la misma pregunta. Y siempre hago la misma pregunta como respuesta: ¿qué tal el alemán?. Pues eso.

  2. AD dice:

    Grande Paco! Grande!

  3. yolanda dice:

    jo …me has devuelto a mi memoria todas las noches con Pumares que ya no me acordaba… era muy sugeneris el tio…pero interesante igual que tu post muy inteligentemente logrado, que cruz! 😉

Responder a Paco Bernal Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.