Trabajar en Austria “de lo que sea”

Camarero y clientes
A.V.D.

10 de Agosto.- El Gobierno español y, con él, la población de Celtiberia, se encuentran en una situación angustiosa.

Con una tasa de paro que sólo se puede calificar de salvaje, y una coyuntura económica que no hace presagiar una pronta recuperación, hay un excedente laboral del que resulta urgentísimo librarse.

Por dos cosas: por un lado porque el Gobierno –o quien piense por él- cree que, como sucedió durante el franquismo, los emigrantes pueden resultar un sostén financiero a través de las remesas de dinero que manden a sus familias y, por otro lado, porque resulta evidentísimo que, ese veinticinco por ciento de personas que se levantan todos los días sin nada que hacer, serán, si nadie pone remedio, una bomba social a medio plazo.

Por lo mismo,  no hay que ser un lince para detectar que alguien, desde arriba, le ha dado una consigna a los medios de comunicación españoles: presentar como una opción atractiva la de marcharse a trabajar al extranjero.

La cosa empezó hace algunas semanas con un artículo de El País en el que se pintaba Europa como el país de Jauja y la tierra del Prese Juan (juntos).

Desde ayer, la edición digital de El Mundo ya ha publicado dos artículos dos en el mismo sentido, dirigidos al mismo público objetivo: los jóvenes.

El titular del artículo de ayer era: El número de Trabajadores Españoles en Alemania crece un 11,5% en un año.

Si se leía el artículo con más atención, se llegaba a la conclusión, por las cifras que se daban que, lo que el redactor estaba interesadísimo en pintar como un éxodo masivo, no representaba más que una cifra modesta en el conjunto de la fuerza trabajadora de nuestros vecinos del norte.

Pero el artículo de hoy es todavía más deliberadamente engañoso: el título lo dice todo: Si eres alemán y eres joven, seguro que trabajas.

Ambos sueltos (vamos, tres, con el de El País) duelen mucho si se leen desde el extranjero y se es decente. Porque los tres artículos, otros como ellos y los negocios surgidos al amparo de ese drama que es el paro son, y lo digo sin ningún tipo de ambages, un auténtico timo.

Porque ofrecen esperanzas falsas, porque se aprovechan de las ilusiones de la pobre gente, porque, en suma, convierten en carne de cañón a personas cuyos correos recibo todos los días, que vienen aquí o que se van a Alemania creyendo que, cuando aterricen, va a haber alguien esperándoles al pie de la escalerilla del avión con una oferta de trabajo y que, pasado el tiempo, agotados los ahorros y las esperanzas de conseguir trabajo “de lo que sea” (¡Cómo tiemblo al leer esas palabras!) se tienen que volver a España con el rabo entre las piernas.

Europa, Alemania, Austria, no son El Dorado y hablo de lo que sé.

Sin saber alemán, o aún sabiéndolo, pero sin conocer a nadie, se tarda entre seis meses y un año en encontrar trabajo –eso tardé yo, que traía contactos y no me considero necesariamente torpe-.

La alternativa de “encontrar trabajos no cualificados mientras me sale algo de lo mío” (esta otra frase también es motivo seguro de temblor, llanto y rechinar de dientes) tampoco es fácil. Piensen mis lectores que, cualquier trabajador extranjero, tiene siempre que competir con el trabajador nacional y que las condiciones de miseria en el propio país se sobrellevan mejor que en el extranjero, porque uno cuenta con la red de seguridad de la familia, de los amigos. Echarse al monte como Curro Jiménez es, y perdón por la expresión, la manera más segura de darse una hostia. De las gordas.

En Austria y en Alemania hay trabajo, pero para profesiones muy determinadas (ingenieros, informáticos, pronto también para profesionales sanitarios serán las condiciones favorables) y sabiendo hablar alemán o, en su defecto, muy muy muy buen inglés (lo de “en inglés me defiendo”, por cierto, también hace que se me abran las carnes).

Periodistas, abogados, y demás carreras de letras lo tienen difícil, por no decir imposible (salvado el caso de profesionales bilíngües) porque siempre tendrán a un profesional aborigen, que domine el idioma perfectamente, y probablemente, con la misma cualificación o mayor.

Y aquí llegamos a la misma conclusión de otras veces (estos posts se están convirtiendo en un rittornello): antes de echarse al agua, pararse y pensar ¿Qué tengo yo para vender en el mercado laboral? ¿Para mi trabajo, dominar el lenguaje es fundamental? ¿De verdad me interesa complicarme la vida yéndome a un país donde tendré que empezar no de cero, sino de menos diez? ¿Tengo recursos para estar un año sin trabajar?

Por ahí, hay que empezar.

Da lástima que ningún artículo de prensa lo aconseje.

Articulo publicado en La Crisis, Trabajar en Austria con las etiquetas: , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 Responses to Trabajar en Austria “de lo que sea”

  1. Victoria dice:

    En esta vida hay que intentar encontrar un equilibrio entre los sueños y la realidad (en el medio, la virtud) pero eso resulta sumamente complicado. Si no intentas nada, si te quedas en casa, seguro que no te das ninguna torta pero tampoco conseguirás nada, y a los hechos me remito. Y si te vas a la aventura, lleno de ilusiones, te la pegarás seguro. A pesar de todo pienso que hay que intentarlo porque quedarse en este país, sobre todo para los jóvenes cualificados supone, tal y como están las cosas, quedarse en casa de los padres viviendo a costa de ellos hasta los 50 por lo menos, y no exagero. No puede uno quedarse viendo pasar la vida, esperando a que vuelvan a conceder no se qué subsidio y acabar cobrando al final de ésta una triste pensión no contributiva, renunciar a casarse y tener hijos (no necesariamente por ese orden), renunciar a tener una casa propia (alquilada o en propiedad), renunciar a vivir una vida adulta y no tutelada ni mantenida, y eso es lo único que hoy ofrece España a los jóvenes. Trabajos mal pagados y miserables, da igual que se tenga formación o no (de 300 a 600 euros como mucho, y de becario). Yo tengo dos sobrinas. Una vive en Londres, con el novio. Ella, traductora, marchó con una beca de lectorado (900 euros al mes) y cuando se la acabó decidió quedarse. Buscó trabajo de «lo que sea» y lo encontró como dependienta. Su novio, fotógrafo, trabaja de camarero. No son grandes trabajos pero, les da para vivir lo suficiente en una ciudad tan cara como Londres, juntos, tienen su hogar. Si siguieran en España ¿qué tendrían? Dos trabajos como mucho de becarios (300 euros al mes cada uno). Aunque sea temporalmente la elección es clara. Es triste pero no hay otra opción. Es eso o la nada.

  2. Darío dice:

    Los españoles están empezando a sentir lo que significa ser extranjero en otro país, lo que significa desempeñar trabajos que no son muchas veces calificados. De la misma forma como muchos extranjeros tenían una vida imposible en España, ahora a los españoles les tocará vivir en carne propia ese desarraigo y ese estrés… y muy seguramente sufrirán hasta discriminación por parte de los habitantes del país que los acoge. Se les volteó la torta a los españoles.

  3. Pingback: Inmigrantes y delito: una combinación de éxito | Viena Directo

Responder a Victoria Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.