Españoles y austriacos en guerra (por el aceite de oliva)

Una calle de Mykonos
Aceite de oliva, oro verde del Mediterráneo (A.V.D.)

11 de Septiembre.- Una de las cosas que más les carga a los austriacos, que no la entienden, es la matraca que les damos los españoles con el aceite de oliva. Parejas y parejos aborígenes, cuando abrimos la boca para exaltar las virtudes de nuestro oro verde, ponen cara de condescendencia y nos señalan como diciendo: “¿No te lo dije? Es mentar el aceite de oliva y ya está el pesado este” (o la pesada esta).

Incluso mi primo N. y su santa esposa, la dulce e intelligentísima B. (español y austriaca) que forman, sin duda, el matrimonio mejor avenido de la Historia de la Humanidad (sin exagerar) no han podido escapar al oleaginoso conflicto. El cual se manifiesta, sobre todo, en la elaboración de un plato que a los españoles nos vuelve majaretas de gusto: los huevos fritos.

En Austria, digan lo que quieran, no hacen huevos fritos, sino que los hacen a la plancha.

El resultado es que, en la mayoría de los casos, no se puede efectuar la actividad más recreativa a la hora de consumir este rico alimento, esto es: mojar en la yema. Un huevo frito como Dios manda, lo sabemos todos los españoles, solo se logra si se pone en la sartén, como poco, un dedo de aceite; este, se deja calentar hasta la temperatura justa (caliente, pero que no humee, que los humos son tóxicos y cancerígenos) , entonces, se deja caer el huevo cascado, de manera que, al choque con el calor, sólo se solidifique una parte de la clara alrededor de la yema, encapsulándola y dejando su contenido naranja listo para mojiquear y chuparse los dedos.

En Austria, ese país en donde se consume la manteca de cerdo por arrobas, cuyo concepto de la comida dietética pasa por el torrezno (ejem) y donde se aliñan las ensaladas con yogur (habráse visto semejante salvajada) un dedo de aceite de oliva les parece una temeridad contra las arterias y, a los españoles, lo digo sin rencor, se nos reprocha llegado el caso. N. y B. lo han resuelto de la manera siguiente. Cuando se tercia freir huevos, se preguntan :

-El aceite, ¿A la española o a la austriaca?

Si gana mi primo, dedo de aceite. Si gana B. un chorretín justo para que el huevo no se pegue a la sartén.

Este es el secreto de su paz doméstica (que hoy asombra a los cairotas como antes asombró a los vieneses) y yo lo dejo aquí para ver si le aprovecha a alguien (primo, un abrazo).

Sucede sin embargo que los austriacos también tienen sus aceites con los que dan la murga. Aquí se usa mucho el de colza, y también, sobre todo para aliñar ensaladas (de patata o normales) el de pipas de calabaza.

Dado que a los españoles miramos las pipas de calabaza con cierta desconfianza (ya que no están anatómicamente diseñadas para comerlas mientras uno ve películas, por ejemplo, y se pelan peor) tomamos el aceite también con un poco de prevención.

Sin embargo, cuando te acostumbras, lo encuentras exquisito y, como se siempre se encarga alguien de recordarte:

-Es bueno para la próstata.

El aceite de pipas de calabaza austriaco tiene una denominación de origen famosa: Estiria. Sin embargo, por esos avatares la burocracia comunitaria, estos días atrás nos hemos enterado de que, mucho del aceite de pipas de calabaza estirio no se produce en Estiria, sino en otros lugares de Austria, como por ejemplo, en Burgenland. Hemos venido a saberlo –y este, era el objetivo primigenio de este post, hablar de la noticia, lo que pasa es que me he enrollado- porque los productores de calabazas del valle de Mur, que SÍ está en Estiria, no pueden llamarle a su aceite Aceite Puro de Pipas de Calabaza de Estiria, porque, el día en que repartieron las certificaciones de origen, ellos no estuvieron presentes (porque, en aquella época, en el Mur no se cultivaba la calabaza).

Parece ser que, además de geográficamente, el aceite de Estiria (aunque no sea de Estiria) se define por estar producido mediante ciertos métodos tradicionales.

Por cierto: Austria tiene registrados doce productos doce con denominación de orígen. En España son cientos los productos exclusivos. Pata negra. Para que luego digan.

Articulo publicado en relaciones hispano-austriacas con las etiquetas: , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Españoles y austriacos en guerra (por el aceite de oliva)

  1. ¡Que bueno! A mi me pasaba algo parecido en Ámsterdam. Me miraban con cara de poker cuando aliñaba la ensalada con aceite de oliva, vinagre y sal. Ellos con su yogurt. Un día a un par de chicos se les ocurrió probar mi ensalada súper mediterránea, y como es evidente notaron la gran diferencia.

    Ahora bien, no es comparable el aceite de oliva con ese «aceite» de colza. Puf… no, no. En economía nos podrán dar lecciones, pero en gastronomía no. Y yo, he de decir, que me pongo muy flamenca con ese tema.

  2. Bad Voslauer dice:

    Sólo hay que ver la guerra que ha habido en este lado de los Pirineos entre los productores vasc@s de Txakoli en cualquiera de sus denominaciones de origen y los de las provincias limítrofes. O esa ley estúpida por la que el queso de Idiazabal no se podía comercializar en Europa porque la leche no estaba pasteurizada, ell@s se lo pierden oiga. O las miles de Tm. de uva que supuestamente eran D.O. Rioja pero habían florecido en Jumilla, claro que se paga mejor al Norte y que si toda la uva que supuestamente venía de esa denominación, hubiera sido plantada en Rioja no habría sitio ni para caminar por los viñedos. Por no hablar del Lino y de sus ayudas europeas, al igual que la máxima perceptora de ayudas al Olivo por seguir con el Aceite que responde al nombre de Cayetana Fitz-James Stuart(actual Duquesa de Alba), que no tendría ese noble reconocimiento en esa pequeña república.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.