Palabras del año en Austria 2012

Ich bin radfreundlich
Radfreundlich se ha quedado fuera de la lista este año. A lo mejor el que viene (A.V.D.)

 

Si encuentras que no hacer la Rettungsgasse es leider geil, igual que schulzwänzen pero a pesar de todo quieres que todos te consideren un Unschuldsvermutetter y no te importa llevar ziehentangas, entonces, este es tu post.

6 de Diciembre.- Todos los años, este mes se llena de listas. Una de las más originales es la que elabora el Observatorio para el Alemán Austriaco (Forschungsstelle Osterreichisches Deutsch) de la Universidad de Graz, dirigido actualmente por el Profesor Rudolf Muhr.

Durante seis semanas, se ha llevado a cabo una votación por internet en la que los cibernautas han podido proponer las palabras que, a su juicio, y en diferentes categorías, han sido las más representativas de este año que ahora se termina.

Los resultados de la votación del Observatorio son interesantísimos y su exposición va a poner seriamente a prueba la capacidad pedagógica y traductora de servidor.

Allá vamos.

La palabra del año en Austria es Rettungsgasse (literalmente “calle de salvamento”) y es la obligación que tienen todos los conductores austriacos desde el primero de enero de este año, de abrir paso a una ambulancia o a las fuerzas del orden siempre que se encuentren en carretera. La palabra ha estado en boca de todos principalmente porque la medida, pese a ser de sentido común, no ha tenido, en la mayoría de los casos, una realización práctica muy feliz.

Con la segunda palabra, mis lectores van a flipar bastante. Ahí va: Schulschwänzbeauftragten. Toma ya.

Esta palabra, que el Word no me acepta –por cierto- es un bonito compuesto estilístico.

A ver: en alemán, Schwanz es rabo (el de los animales, y el de aquellas personas que, aunque sea en contextos muy poco elegantes, también lo tenemos). Schulschzwanz es, a pesar de lo anterior, el acto de no acudir a clase a las horas lectivas –pellas, novillos, etc- (hacerlo, se dice con el bonito verbo Schulschwänzen). Por último, Beauftragen, significa encargar, delegar, o así.

El palabro sería algo así como “Delegado antipellas” y viene a ser el funcionario comisionado para arbitrar medidas contra el absentismo escolar. Que esta palabra haya llegado tan alto en la lista no habla demasiado bien del estado de la enseñanza en Austria, pero en fin.

En la categoría Umwort (¿Palabro?) ha reinado por derecho propio Unschuldsvermutetter. Unschuld es inocencia, y vermuten es presumir (en el sentido de presunción de inocencia, que es de lo que se trata). Unschuldsvermutetter sería un “presuntoinocenciado”. O sea, una persona cuya falta de culpabilidad se encuentra presunta.

La existencia de este palabro viene de la siguiente costumbre periodística austriaca. Tomemos a una vieja conocida de mis lectores, a la majara de Estíbaliz C.; cuando los periódicos, cual hienas, hincaron las fauces en su caso, escribieron poco más o menos lo siguiente: “la española mató a sus dos maridos, luego los troceó, después los encementó y acto seguido emparedó el resultado”.

Todo en presente de indicativo (en alemán, claro) y, tras esto, pusieron la fórmula ritual: “Es gilt die Unschuldsvermutung” (“se aplica la presunción de inocencia”).

Como esta frase, a efectos tipográficos, es larga, aparte de ser estilísticamente un mueble, y los casos de corrupción han florecido en Austria cual champiñones después de un día lluvioso, los redactores, para referirse a los presuntos trincadores sin que les pueda caer una querella, han acuñado este palabro que, si bien no muy grácil, sí que agiliza el paso de entrar al meollo del asunto.

En la categoría Jugendwort (palabra juvenil) la reina ha sido la expresión “leider geil” (“desgraciadamente, mola” o “desgraciadamente, es de puta madre”). Esta expresión viene de la letra de una canción del grupo austriaco Deichkind en la cual se enumeran de manera humorística, cosas que no son buenas pero que, desgraciadamente, molan (los coches, la energía nuclear…). En segundo lugar, ha quedado la nueva moda de los jóvenes de llamar a las chanclas, de manera muy gráfica, “tangas para (los dedos de los) pies” (Ziehentanga).

Cito rapidito las frases del año:

“Ich trete nicht zurück, ich mache den Weg frei” (“No dimito, dejo libre el camino”) de esta manera tan elegante, la diputada austriaca Gabriele Moser dejó vacante su cargo al frente de la comisión anticorrupción del parlamento austriaco.

En segundo lugar “I´m going home now!” pronunciada por Felix Baumgartner, conocido en este blog por “el tonto´l pijo la cápsula”.

En tercer lugar, luchando reñidamente en el mismo nivel de inteligencia y eficacia sintáctica “Ich bin kein Politiker!”, frase pronunciada por el inefable Frank Stronach.

Pues eso.

Articulo publicado en Palabras con las etiquetas: , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Palabras del año en Austria 2012

  1. Fer dice:

    Creo que en esas chancletas te sobra una i.

  2. Pingback: El consul de Mordor | Viena Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.