¿Los austriacos se aprietan el cinturón o compran bien?

Penélope
Campaña de Penélope Cruz para la firma Vögele (A.V.D.)

 

Dos artículos de prensa: dos formas de entender la misma realidad ¿Los austriacos se aprietan el cinturón o son consumidores bien informados? Tuya es la respuesta.

20 de Diciembre.- Una de las cosas que más me fascinan del periodismo es que, utilizando la misma materia prima (los datos que ofrece la realidad) dos personas que informan sobre el mismo hecho pueden llegar a conclusiones diametralmente opuestas.

Esto es debido, obviamente, a que, a la hora de ponernos a escribir sobre un tema determinado, nos resulta muy difícil abstraernos de nuestra idea inicial. O lo que es lo mismo, y con perdón: no deja de ser una jodienda que la realidad nos estropee una noticia jugosa.

Es curioso, además, cómo el sistema educativo se esfuerza (en mi opinión) demasiado poco en formar personas que, por costumbre, pongan en duda lo que les ponen delante. Sin duda se debe a que un ciudadano que examina con cuidado lo que le dicen resulta muchísimo más difícil de manejar que un borreguete que se traga todo lo que le echan.

Para demostrarlo, vamos a tomar hoy dos artículos: el primero se ha publicado hoy en la edición digital del diario Kurier. Ya desde el títular se conoce que el articulista quiere dar a entender que, en Austria, las vacas gordas están pasando a la historia rápidamente (aunque luego, examinando el cuerpo de la noticia, uno se dé cuenta de que el titular no es más que un anzuelo para hacernos pinchar en el link).

El texto se titula Konsumrausch bleibt aus, que se podría traducir como “La Fiebre Consumista no ha Aparecido” o bien, más a nuestro libre albedrío “De consumismo nasti de plasti”.

Con nutrida munición numérica, el redactor explica (de manera algo liosa, también es verdad) que, este año, y descontando la inflación, los austriacos han dado veinte euros por cabeza menos que el año pasado en sus compras navideñas. En el cuerpo de la noticia se abunda, naturalmente, en que la patronal del comercio al por menor se duele de este retroceso de un uno por ciento (¡!) en los ingresos y se dan algunas causas para explicar que la risa, en esto como en todo, haya ido por barrios. Los comercios de ropa han vendido menos porque el invierno ha sido más tibio de lo habitual (como decía mi abuela, “Enero te compondrá, planta de verano” –que todavía no ha llegado aquí el frío de verdad-) mientras que las tiendas de artículos deportivos han podido cerrar la campaña de navidad con unas cifras mucho más saneadas que el año anterior.

Pues bien: en este segundo artículo, aparecido hoy en la edición de Die Presse, se explica la bajada de ingresos con un factor al que el articulista del Kurier dedica muy poco espacio y que es el siguiente: los austriacos compran cada vez más por internet. Y no sólo por internet, sino que quieren comprar cada vez más a precios de internet, con lo cual los negocios tradicionales tienen que adaptarse tirando los precios a la baja (de momento, poco, si no, el uno por ciento que indicábamos más arriba sería algo mayor) y ofreciendo, cada vez más, información más precisa sobre los artículos que venden.

Según mi experiencia, los austriacos no son agarrados pero sí es verdad que miran mucho el euro y, antes de hacer un desembolso importante, se informan mucho y mucho sobre lo que van a comprar. Según el artículo, casi el cincuenta por ciento de los consumidores austriacos utiliza internet para comprar artículos, reservar billetes o tomar boletos para espectáculos y, si bien, de momento, es la generación más joven la que más uso hace de la red para cosas que antes se hacían presencialmente, cada vez son más los mayores (a partir de cincuenta años) los que le han perdido el miedo a las transacciones en el ciberespacio.

Sin embargo, a tres días laborables de la Copa de Austria del Espumillón (navidad) aún no está todo dicho: por internet o en carne mortal aún queda la última avalancha: la de los late shoppers o compradores de última hora.

Hoy, a modo de experimento, puedes escuchar (y descargarte gratis) el audio del post de hoy para que puedas llevártelo donde quieras.

Los créditos de la música, en licencia copyleft, se pueden ver en esta página

http://incompetech.com/music/royalty-free/index.html?isrc=USUAN1100701

Articulo publicado en Economía, Los austriacos con las etiquetas: , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Un comentario a ¿Los austriacos se aprietan el cinturón o compran bien?

  1. José Manuel dice:

    Interesante artículo Paco. Tal vez las vacas gordas no se hayan desinflado todavía de manera preocupante en Austria y todo se deba a un invierno inusualmente cálido, o a que los austríacos le están perdiendo progresivamente el miedo a comprar en la Red. Sea como fuere también puede tratarse de un síntoma; de que algo puede estar cambiando tímidamente y los habitantes de EPR empiezan a verle la orejas al lobo.
    Por cierto: aplaudo los experimentos que vas introduciendo poco a poco en el blog, como por ejemplo el audio de hoy, o los videos en algunas entradas anteriores. Contribuyen a que esta ventana al mundo que es Viena Directo sea cada vez más dinámica y enriquecedora.

    Un saludo desde Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.