La princesa «lurmiente»

Alcobendas Eistraum
Navidades en Madrid (A.V.D.)

 

La crónica de un veinticuatro de Diciembre que no me dio más que alegrías y en el que Austria hizo una aparición inesperada.

 

25 de Diciembre.- Cuando yo era pequeño, y no había Internet para consolarse, una de las cosas que más me fastidiaban era que no hubiera periódicos el día de navidad y el primero de enero.

Por eso hoy, mis lectores, a pesar de ser festivo, tendrán su post.

Anoche, como sabemos todos, fue nochebuena. Pero yo diría que, para mí, también fue tardebuena e, incluso, yo diría que mañanabuena.

Empezaron las alegrías muy temprano.

Ainara, mi sobrina, está aprendiendo a leer y a escribir. Y me atrevería a decir que la letra impresa (en papel o en pantalla) está resultando para ella un descubrimiento tan fascinante como lo fue para su tío. No tener que depender de nadie para que le lean los cuentos creo que es la ventaja fundamental que le está encontrando al dificultoso proceso (sobre todo al principio) de juntar letras. A veces, cuando no está entretenida inventándole letras nuevas a Susanita Tiene un Ratón , se sienta en el suelo, en la habitación que fue de su padre y mía, entre las dos camas y, concentrada (y en silencio, lo cual es más extraordinario) se pone a repasar con el dedo una de las primeras páginas de La Bella Durmiente, su cuento favorito. Por la noche, cuando quiere descansar, hay que leérselo, y entonces pide que le leas La princesa “lurmiente” (lo cual, si bien se mira, y dejando lo de “lurmiente”, es un título mucho más lógico para la historia).

Pues bien: ayer, con motivo de estas fechas, en una tarjeta de felicitación, mi sobrina dibujó a su tío, con la cámara en la mano –ha debido de pensar que es mi ocupación más representativa- y escribió ella sola: Para mi tío Paco, Ainara. Luego, se dibujó a ella misma, con unos pelos rubios como los de la princesa “lurmiente”.

Hubo que ir a buscar una fregona. Por el charco de baba que se le había caído a su tío. Ya se lo suponen mis lectores.

La tardebuena, tampoco estuvo mal. Iba con mi padre paseando por el barrio, cuando de pronto me encontré con unas antiguas compañeras de instituto. Alguna de las cuales hacía por lo menos diez años que no veía. Iban a casa de una tercera, y allá que subimos a felicitarle las pascuas (mi felicitación fue cortita porque los canapés me esperaban en casa). Pero fue un momento muy agradable, de auténtica navidad. Es siempre muy grato darse cuenta de que uno pertenece a los recuerdos y a las historias de la gente tanto como la gente pertenece a los recuerdos y a la historia de uno.

Para mi tío Paco
La primera obra de la princesa «lurmiente» A.V.D.

 

Y, por supuesto, con el paso de las horas, llegó la nochebuena. Fue fantástico tener a parte de la familia alrededor de la mesa, con el vino austriaco, que hizo dos mil kilómetros para la ocasión, y los chistes, y las historias, y el choricete ibérico y el jamón de pata negra y los langostinos (productos todos que en Austria se encuentran difícilmente). Pero hubo además, un regalo inesperado, que llegó del lugar más inesperado: en Telemadrid, esa cadena de televisión que vive sus últimas horas, pusieron viejos programas de Madrileños por el Mundo y, mientras estábamos cenando nos dimos, mi familia y yo, una vuelta por la nevada Salzburgo.La Getreidegasse, los alrededores del Salzbach, los pueblos sepultados por la nieve. Los cafés…Qué bonita es Austria, señora. Ese lugar en donde ahora vive el cincuenta por ciento de mi alma.

Articulo publicado en relaciones hispano-austriacas con las etiquetas: , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to La princesa «lurmiente»

  1. José Manuel dice:

    Celebro que te encuentres en España celebrando estas fechas entrañables con tu familia y disfrutando de su compañía. Desde aquí al lado, en Madrid, también quiero desearte todo lo mejor para el nuevo año y que sigas manteniéndonos al dia de la actualidad austríaca a través de esta magnífica ventana que es Viena Directo.
    Te sigo desde hace poco más de un año y reconozco que eres el «culpable» de que mi admiración por esa pequeña república vaya in crescendo.

    Un cariñoso saludo desde Madrid.
    Frohes Neues Jahr
    (discúlpame si no está bien escrito)

    • Paco Bernal dice:

      Hola José Manuel! Muchísimas gracias por la felicitación y Prosit Neu Jahr (Frohes Neues Jahr está también fenomenal, pero lo dicen más en Alemania) 🙂
      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.