El concierto de año nuevo de Viena

Muiskverein
El Musikverein de Viena (A.V.D.)

 

Cada año, en tres ocasiones, con idéntico repertorio y los mismos intérpretes, la sala dorada del Musikverein se viste de la proverbial gala, más hermosa que el resto de los días del año, y más florida también, a causa de las flores que dona la ciudad de San Remo: es el Neujahrskonzert o Concierto de año nuevo.

31 de Diciembre.- Ya está todo preparado. Mañana a partir de las doce, hora de Viena, el cuerpo diplomático de Viena en pleno además de varios cientos de afortunados, empezarán el 2013 a los agradables compases de la música de la familia Strauss.

Todos los años, ya en verano, recibo correos de personas que se mueren por asistir in situ al concierto, y preguntan cómo pueden conseguir entradas.

Sé que dará igual, y que en 2013 seguiré recibiendo correos pero aún así lo repito todo otra vez: para ver en Viena el concierto sólo hay dos soluciones: una, hacerse diplomático y que el Ministerio de Asuntos Exteriores del país de uno le destine a Viena.

Dos, entrar en la lotería organizada por el Musikverein y cuyo mecanismo es el siguiente: entre los días 2 y 23 de enero de cada año se abre la veda, digooooo, se abre el periodo de subscripción. En la solicitud hay que especificar a cuál de los tres conciertos que se celebran con idéntico programa e intérpretes, se quiere asistir. A saber: el ensayo general (30 de Diciembre), el concierto de San Silvestre (el día 31 por la tarde) o el concierto de año nuevo (el día 1 de Enero). Una vez concluye ese plazo, se sortean las localidades disponibles y se comunica a los afortunados que tienen derecho a una localidad. Los precios oscilan, atención, entre los 30 y los 940 euros. Pero, sin duda, se trata de una experiencia inolvidable, como puede atestiguar la lectora de Viena Directo que contó su experiencia aquí.

Pero ¿Cuál es la historia del concierto? Aunque suene un poco bestia (que lo es) se puede decir que el Concierto de Año Nuevo (Neujahrskonzert, en la lengua de Andy (Ci)Borg) es una de las pocas cosas buenas que los nazis dejaron durante su estancia en Austria, y que los austriacos, que tienen mucha visión comercial, dado el éxito, decidieron conservar la tradición una vez se fueron (y en buena hora) los sobrinos del tito Adolfo.

El primer concierto de Año Nuevo, aún sin ese nombre, se celebró el 31 de Diciembre de 1939, con la guerra mundial empezada. Hubo, eso sí, un ensayo general el día anterior. Aquel primer concierto competía con la tradición de reponer Die Fledermaus (el ratón volandeiro, más conocido como El Murciélago) esa misma noche del año (tradición que, por cierto, se reanuda hoy).

El segundo concierto fue en 1941 y ya se llamó Concierto de Año Nuevo. Lo dirigió Clemens Krauss, un íntimo de Joseph Goebbels que, sin embargo, y como tantos otros, consiguió pasar la aduana de la caída del nazismo sin mayores inconvenientes. Tanto es así que dirigió el Neujahrskonzert hasta 1954. En 1958, Willi Boskovski (a la sazón, primer violín dela Filarmónica) introdujo la costumbre de terminar el concierto con dos grandes éxitos del repertorio clásico, fuente de innumerables anuncios de sopas de sobre: esto es: El Danubio Azul y la obertura de El Murciélago.

Cobario (violinista)
Viena es la ciudad de la música (A.V.D.)

Esta tradición sólo se quebró en 2005. En aquella edición, por respeto a las víctimas del tsunami se suprimió la festiva marcha Radetzsky y se concluyó el concierto con el más discreto vals danubiano.

En 1979 Lorin Maazel tomó el relevo de la dirección del concierto hasta 1987, en donde empuñó la batuta Herbert von Karajan (que Dios tenga en su gloria). A partir de él (y suponemos que ante la perspectiva de tener que soportar cada año el tormentoso temperamento de Herr von Karajan),la Filarmónica decidió que a partir de entonces el concierto sería dirigido por un maestro invitado distinto.

En 1991 se tocó por primera vez, por cierto, una obra de Mozart. Fue la obertura de Las Bodas de Fígaro.

A la difusión del concierto ha ayudado de manera decisiva la invención de la televisión. Desde 1959 el concierto se retransmite en directo. Primero, lo hizo la ORF a toda Europa. Después, ya vía satélite, es Eurovisión quien se ha encargado de la tarea. Desde 2010, se retransmite asimismo por Internet y en alta definición.

Una anécdota curiosa que nos llena de orgullo patriótico: en 2007, por primera vez, las autoridades y público presentes en el Musikverein pudieron ver a dos bailarines danzando a los sones del Danubio Azul. Ella era la española Maria Lacarra y él, su santo esposo, el francés Cyril Pierre.

Eso sí: si estás leyendo esto y te han entrado ganas de ver un concierto de año nuevo, quizá estés a tiempo. El éxito de la experiencia viení ha hecho que hayan surgido múltiples imitaciones por el mundo entero. Quizá en tu ciudad también haya un trozo de la ciudad de los valses.

Articulo publicado en alle jahre wieder con las etiquetas: , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 Responses to El concierto de año nuevo de Viena

  1. victoria dice:

    A pesar de que suelo salir en Nochevieja no me pierdo jamás (salvo causa de fuerza mayor) el Concierto de Año Nuevo. Llevo tantos años viéndolo que no recuerdo cuándo empecé a hacerlo. Lo que sí que reconozco es que ha habido años que no he conseguido verlo entero porque me he acostado a unas horas, en fin, un poco intempestivas, y claro, luego cuesta levantarse, que los años no perdonan. Pero siempre he conseguido llegar al Danubio Azul y a la Marcha Radeztky, ésta última mi preferida. Por eso animo a todo el mundo a que lo vea. Es una excelente manera de empezar el año. Y para todos los que leen este blog, que tengáis un Muy Feliz Año Nuevo, y que nos traiga, a ser posible, salud y sobre todo trabajo para todos.

    • Paco Bernal dice:

      Feliz año para ti también, Victoria! Yo acabo de ver la promo en la 1 y es a las once y cuarto en vez de a las doce, como yo pensaba !Voy a tener que madrugar! Jajajaja.
      Que pases una noche estupenda y un 2013 lleno de suerte, de risas y de trabajo.
      Cuidate mucho y gracias por leer Viena Directo 🙂

  2. victoria dice:

    Gracias a ti Paco, gracias a ti.

  3. Pingback: La Ópera Estatal de Viena y los gemidos de Nadal | Viena Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.