Mamá, tenemos un Klimt en el garaje

Belvedere
El Belvedere de Viena, lugar en donde duermen algunos de los cuadros más famosos de klimmt (A.V.D.)

 

Las más encopetadas instancias del mundo del arte se reían de él, pero la ciencia ha venido a darle la razón. El señor Renz había, efectivamente, encontrado en su garaje un cuadro del mismísimo Klimt.

15 de Enero.- Hace un año, el marchante de arte Josef Renz, tras un trabajo digno de ser seguido por un equipo de National Geographic, hizo un descubrimiento sensacional. En un garaje de un pueblo cercano a Linz, encontró una pintura redonda, horrorosa en opinión de este que escribe, pero indudablemente antigua. La pintura muestra lo que, en el lenguaje del gremio (artístico) se conoce como “puto” (un niño, un muchacho joven) que está tocando la trompeta.

El señor Renz tenía sus razones para estar como unas castañuelas, porque él, con una fe quizá digna de mejor causa, no tenía la menor duda de que se encontraba ante un cuadro que había salido de la mano del mismísimo Klimt (aunque, a juzgar por la calidad de la pintura, el ilustre pintor austriaco sufría, en el momento de perpetrarla, una notable intoxicación producida por la ingesta masiva de berberechos en malas condiciones).

La historia de cómo el cuadro descubierto había llegado al garaje es más bien vaga. No parece que se tratase de un robo, sino que, durante unas obras de remodelación en la Villa Klimt para instalar un ascensor, alguién, que donde ponía el ojo ponía la bala, le había dicho a un albañil:

-Hans, hijo ¿Quieres el trasto este que siempre anda por medio, como los jueves?

Y Hansi (es un nombre supuesto) se lo había llevado.

En fin.

El descubrimiento de Herr Renz levantó oleadas de escepticismo en el mundo del arte. Los que forman el selecto club de la crema de la intelectualidad acusaban a herr Renz de querer hacer “bisnes” con una obra que, a pesar de su indudable factura decimonónica, no podía haber salido de la mano de Klimt de ninguna de las maneras.

Incluso el subdirector del Museo Belvedere y una de las autoridades mundiales en la pintura de Klimt se manifestó en contra de la autenticidad del hallazgo, dando a entender, en declaraciones a la agencia de noticias austriaca APA, que herr Renz sabía más que los ratones pelirrojos y que, si había que atribuirle a alguien aquel horror, ese alguien debía de ser el hermano de Klimt, Ernst, en cuyos cuadernos se habían encontrado estudios para aquel engendro.

Herr Renz, sin embargo, no se rindió. Hizo restaurar la pintura (paso previo para poder sacarse un pastizal en una subasta futura) y luego la llevó a Alemania,  en donde expertos de la Universidad de Hannover, en colaboración con historiadores del arte austriacos, le han dado la razón a Herr Renz, que ya piensa en la cantidad de kilos de cigalas y caviar que va a poder permitirse cuando subaste esta obra (si bien temprana) del pintor de El Beso.

Los señores científicos de Hannover, después de confiar la autoría del cuadro (de 1,70 de diámetro, por cierto) han sacado a la luz además que Klimmt reutilizó para pintarlo un lienzo en el que ya había dibujado otras cosas. Aunque el motivo concreto de este cuadro oculto no ha trascendido a la luz pública (en este caso, la expresión cobra todo su sentido).

Ernst Klimt, hermano del pintor de El Beso, al cual estaba atribuida esta obra hasta ahora, tuvo poco tiempo para fiestas ya que falleció a la tierna edad de 28 años, dejando a su viuda embarazadísima de una niña. Por cierto, la madre, Sra. Flöge era hermana de la novia de Gustav Klimt , Emilie. Gustav acogió a la madre y a su sobrina póstuma y terminó algunos cuadros que su hermano Ernst había dejado inacabados.

Articulo publicado en Historias de la Historia con las etiquetas: , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 Responses to Mamá, tenemos un Klimt en el garaje

  1. fsl dice:

    O puede que tengan razón tanto este hombre diciendo que su cuadro es de Klimmt, como los del Belvedere diciendo que no es de Klimt. No veas si hace una eme más o menos.

    • Paco Bernal dice:

      Gracias Fsl! El que parecía que se había comido una lata de berberechos caducaos era yo cuando escribí el artículo. Porque, además, es un nombre que uno ha visto escrito cienes y cienes de veces. Ya está corregido 🙂

  2. JCBK dice:

    lo que sin duda que no se le caduca, como los berberechos, es la mala leche y el buen humor que refleja en cada articulo que escribe, poco a poco me he ido enganchando….

    un saludo de un canario, desde una orilla del Salzsach

    • Paco Bernal dice:

      Jajaja! Gracias, JCBK, me alegro de que te hayas enganchado y espero que dure 🙂 Lo que debes de estar echando de menos tu tierra este año, con lo que está nevando.

      Un saludo muy cordial 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.