Diccionario secreto del protocolo austriaco

Andreas Gabalier
Andreas Gabalier (A.V.D.)

 

O todas esas cosas que tienes que saber para no meter la pata y que te vuelvan a invitar a una casa.

2 de Febrero.- La sociedad austriaca es muchísimo más protocolaria que la española. Desde niños, a los aborígenes les enseñan “el modo correcto” de hacer las cosas y así, sin llegar al extremo de otras naciones (por ejemplo, los japoneses) los austriacos tienen un ritual preciso para enfrentarse a casi cualquier situación de la vida diaria.

Naturalmente, si uno no conoce las reglas, está perdido. Así que nada, como decía Gila, aquí van los planos del polvorín:

  •  Saludos: los españoles, generalmente, nos saludamos  uy efusivamente, a lo que yo llamo “distancia de olfateo” (esa, y no otra, es la función biológica de los besos). El protocolo celtibérico es claro en este caso: los hombres, se estrechan las manos (o se abrazan palmeándose fuertemente las espaldas, en algunos casos con serio peligro de fracturas y traumatismos en el costillar); las mujeres, se besan en las mejillas. Cuando a un hombre le presentan a una mujer desconocida, también le da dos besos cortos en las mejillas. Los gays, se besan en las mejillas también.  La buena noticia es que, en Austria, todo esto es muchísimo más simple: se le da la mano a todo el mundo y santas pascuas. El apretón debe ser proporcional a la fuerza de quien lo recibe. Los hombres, contudente y de un tirón. Las mujeres, algo más suave. Los besos, a no ser que se tenga muchísima confianza con la persona, están prohibidos. Incluso, atención, con la familia. En Austria, por ejemplo, es poco probable que tu suegra te dé dos besos. Y si tú avanzas para dárselos, es probable que te mire como si estuvieras enajenado y albergases hacia ella intenciones libidinosas.

  • Brindis: los españoles brindamos a la vikinga. O sea, como hemos visto todos en esas películas americanas de los sábados y los domingos por la tarde en Antena 3. Tras una hora y media (sin contar la publi) durante las cuales hemos  seguido las peripecias de Sammy Joe (rubia, adolescente, un poco putorcio) la cual se ha escapado con su novio Billy Ray, y hemos presenciado cómo el padre de Sammy Joe encuentra al pendón de su hija en un motel y le dice que “a pesar de lo que haya hecho, ella pertenece a esta familia”, la tribu americana se junta en la cocina de la casa y brinda por un futuro en el que Sammy Joe y Billy Ray pasen por la vicaría y escuchen el sermón del pastor. Plano de las manos sosteniendo todas las copas entrechocantes, The End, y anuncio de Hemoal que patrocina este espacio.

           Pues bien: en Austria, no. Todas las personas brindan con              todas (se forma esa risueña algarabía que se formaba en la iglesia cuando éramos catecúmenos y nos dábamos la paz), la copa se sostiene siempre por el estambre y, al hacer entrechocar los cristales con un fino tintineo, se dice “Prost” y se mira ostensiblemente a los ojos del contrario Hay que tener cuidado de no cruzarse con otros comensales (bebensales?), porque dice la creencia popular que da mala suerte.

Belleza natural
A.V.D.

En los casos de brindis con cerveza, la única variación se presenta si se tiene un vaso largo (de los que se usan por estas tierras para la cerveza de trigo). Entonces hay que hacer entrechocar los culos (de los vasos, naturalmente). Esto, aunque parezca mentira, tiene una razón física: cuando los vasos están llenos, si se hace un brindis ortodoxo, el cristal corre peligro de rajarse.

Otra cosa: los austriacos perdonan que empieces a comer cuando no todo el mundo tiene pitanza en la mesa (por educación, se dice con poca convicción lo de “empieza, empieza, que se te enfría”) pero tu suegra te echará de casa si empiezas a beber antes de que todos hayan brindado.

Se brinda por cierto, con cada persona que llegue a la mesa, siempre con líquido en la copa, nunca con agua.

  • Regalos: esta es la madre del cordero de todo el protocolo austriaco ¿Qué hay que saber de los regalos? La regla de oro es: nunca te presentes en una casa a la que te hayan invitado con las manos vacías. Es un pecado social imperdonable. Si te invitan a cenar, quedas bien con una botella de vino de acuerdo con tu presupuesto. Flores, si quieres hacerle una fiesta a la dueña de la casa. Por cierto, los españoles siempre damos las flores envueltas en el plástico o el papel de la tienda (también se lo hemos visto hacer a Billy Ray cuando intentó llevarse al huerto a Sammy Joe) ¡Error! Uno tiene que encontrar el momento de deshacerse del papel o del plástico. A lo más, si se regala un tiesto (a muchos austriacos les harás felices si les regalas una maceta) se puede poner un lazo o un papel pinocho alrededor de la maceta. Si no, nada.

Nunca, pero nunca, nunca, nunca dar regalos sin envolver en la bolsa de la tienda (aunque sea un bolso de Louis Vuitton) te puede costar que te tachen de la lista de invitados para siempre. Es conveniente siempre que el regalo vaya acompañado de una tarjeta con una chorradilla.

Otro consejo: el regalo (botella, tiesto, elefante atado con una cuerda) es mejor soltarlo cuanto antes. Lo ideal es entregarselo al destinatario en cuanto abra la puerta para quitarse de problemas. Si uno va con su santo o su santa, se le endosa el marrón sin piedad. Porque eso esto de entregar el regalo es el único momento que los austriacos no tienen previsto.

La excepción.

¿Te ha gustado este post? ¿Quieres enterarte antes que nadie de lo que pasa en Viena Directo?¡Síguenos en Facebook!

Articulo publicado en Aspectos prácticos con las etiquetas: , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 Responses to Diccionario secreto del protocolo austriaco

  1. Hola que tal?

    No estoy de acuerdo con el post! Creo que exageras un poco, los Austriacos son abiertos y faciles de llevar e incluso diria q no son tan distintos a los espanyoles!! Lo de brindar, nunca he escuchado tal «regla» de como sujetar el vaso, si bien es cierto que dicen pros a la hora de hacerlo ( tal y como los espanyoles decimos Salud! )!

    En cuanto a lo de esperar la comida, que exageracion!! Yo vivo con mis suegros y la gente empieza a comer cuando la comida esta en la mesa, sin esperar en el caso de q alguien este en el banyo o algo, q hay confianza joder!!:)

    Y lo del regalo pues no se, yo he hecho muchas visitas a amigos de mi novia ( q es austriaca )y nunca me ha mencionado que tengamos q traer algun vinito o algo!!

    Supongo q todo depende de la gente con la que trates pero yo x la experiencia q tengo aqui, hay de todo y es imposible generalizar!!

    Lo q si q te puedo decir, esq has hecho una perfecta descripcion de los alemanes y te lo digo siendo medio aleman y visitando a mi familia de alli 2 o 3 veces al anyo! Incluso mi novia ( Austriaca! ) flipo de lo formal que podian llegar a ser el anyo pasado cuando los visitamos!

    Un saludo! Me encanta vuestra pagina 🙂

  2. Agartha dice:

    Hola Paco!

    Muy ilustrativo encuentro tu post, pero como comentó el amigo Oliver, no siempre se cumple al pie de la letra ese protocolo. Ojalá fuera siempre así en lo referente al protocolo del regalo, te comento, que para una pequena reunión para celebarar mi cumpleanos yo invité a una companera de universidad (vivo en Alemania), pero para mi sorpresa -no tan grata-, la chica se presenta sin traer el más mínimo presente, a pesar de que era mi cumpleanos. Al contrario, la chica parecía que no había comido en un siglo, pues ella solo se ocupaba en querer repetir del pastel de cumpleanos, el cual yo había preparado el dia anterior.
    De todo ello, sólo me viene a la mente pensar que los Austríacos son muchísimo más educados que los alemanes o que simplemente eso va a depender de la persona con quién se trate.

    Un saludo!
    Agartha

  3. Lorena dice:

    Bueno..yo estoy un poco con los otros comentarios…creo que exageras un poco. Por mi experiencia, es verdad que son mas correcto, pero nunca he tenido ninguna mala experiencia al ser invitada a cenar o a la hora de hacer regalos. Al menos la familia de mi novio, austriaco claro, son de lo mas normal. Si es verdad que la primera vez que les conoci me dieron la mano, pero luego nunca mas, siempre dos besos.

    No se, supongo que sera dependiendo, pero en general yo diria que no son tan serios y estrictos como los describes!

    Un saludo!

  4. Diego (desde Ried i. I.) dice:

    Hola a todos,

    yo coincido con Paco parcialmente… por ejemplo el tema del brindis con el vaso largo de Weißbier fue lo primero que me dijeron, que tenía que chocarlo por el culo, y «Prost» o «Zum Wohl» es lo mas corriente.

    Me parece que Oliver ha malinterpretado el texto de Paco referido a la comida: Paco dice que los austríacos SI perdonan si empiezas a comer cuando los demás no tienen. Esto lo corroboro, y de hecho, me ha chocado un poco aunque ya lo había visto en Alemania y en Suiza. Ellos no esperan a los demás si están entre paisanos o mayoría de paisanos, pero cuando están con otra gente que sí espera, se suman a la espera.

    Lo de los regalos o llevar algo a una cena, pues no hay nada que descubrir. Es lo mismo en Argentina, solo se trata de un poco de sentido común y de buenos modales. No le hagas al otro lo que no te gustaría que te hagan a ti.

    Y lo de los besos para saludarse, pues solo basta cruzar los pirineos para darse cuenta que el resto de Europa no da besos… solo se da la mano (incluso en Italia)…

  5. M. dice:

    Precisamente lo que me sorprendió de un alumno austriaco que tuve fue que en una reunión entre amigos me plantó dos besos nada más llegar, al irse y al volver. Yo, que no soy nada besucona, me quedé pasmá. A mí siempre me toman por rara «considerando que eres española» porque odio los besos y a la que me presentan a alguien y veo que acerca su cara a la mía allá que sale mi mano disparada como un resorte mecánico: clonkkkk. Encantada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.