El Donau-Oder-Kanal

Donau-Oder-Kanal
Uno de los pocos tramos que queda del Donau-Oder-Kanal en el Lobau (A.V.D.)

En las inmediaciones de Viena están los pocos metros construidos de una obra de ingeniería que, de haberse terminado, hubiera tenido proporciones titánicas. Otro de los desquiciados proyectos del tito Adolfo que nunca llegó a realizarse. Gracias a Dios.

3 de Marzo.- La noticia está en la calle. Los vieneses se preguntan qué es esa bola amarilla brillante que hay en el cielo. “!Da calor!” dicen “Y los colores parecen más…No sé: colores”. Hay algunos que dicen que se llama Sol y que, de vez en cuando, se ha podido ver este invierno. En febrero, para ser más exactos, sólo dos días. El resto, lo que aquí se llama grau-in-grau y lo que yo llamo “The cielo color panza de burra season”. En años malos, la temporada de oscuridad se extiende casi sin interrupción entre octubre y abril.

Uno de los mejores lugares para aprovechar la reaparición del Astro Rey en los escenarios del Cielo Vienés es, sin duda, la Lobau. Y, dentro de ella, los restos de un monumental proyecto de ingeniería que se hundió junto con la barbarie nazi. Me estoy refiriendo a lo que, en su origen, se llamó Adolf-Hitler-Kanal y hoy se llama Donau-Oder-Kanal.

De haberse llevado a cabo, el proyecto hubiera tenido proporciones titánicas. Se trataba de conectar los cursos fluviales del Danubio y del Oder mediante un canal navegable de 324 kilómetros de longitud, que hubiera salvado un desnivel de 124 metros. Empezando en la ciudad polaca de Cosel y terminando en Viena. Una autopista de agua que hubiera conectado Polonia con el Mar Negro.

Donau-Oder-Kanal
En turquesa, el trazado que hubiera tenido el Donau-Oder-Kanal (foto: wikipedia)

Las primeras ideas de crear una unión entre los cauces del Oder y del Danubio datan del siglo XIX. Sin embargo, no fue hasta el reinado del terror nazi cuando se empezó a llevar a cabo la construcción del canal. Las obras empezaron el 8 de Diciembre de 1939 por el cabo polaco, en Klodnitz y fueron inauguradas por Rudolf Hess. De los cuarenta kilómetros proyectados para Viena solo fueron realizados algunos tramos (la guerra exigió que se desviasen recursos hacia otras obras más necesarias). Actualmente, sólo son claramente reconocibles algunos cientos de metros, transformados en estanque para bañistas y pescadores, que arrancan en el Puerto Fluvial que sirve a la factoría de la Shell, en la zona sur de la Isla del Danubio. Otros tramos, fueron cegados y parcelados en los años sesenta y actualmente contienen pequeñas casitas de campo con jardín(lo que se llama por aquí un Gartensiedlung). Esta zona está fuera de la Lobau, de hecho ya en el territorio de Baja Austria y forman parte del Parque Natural de las Marismas del Danubio (Nationalpark Donau-Auen).

En Polonia, sin embargo, entre los años 1964 y 1970, se terminó parte del proyecto nazi original (se le cambió el nombre, naturalmente) : es el canal de Klandrzin  que conecta unas plantas de producción de nitrógeno propiedad de la Azoty Kędzierzyn AG y el Oder.

A la caida del comunismo, en los noventa, los gobiernos checo y austriaco resucitaron la idea de la vía fluvial pero el proyecto volvió a paralizarse (esperamos que para siempre) debido al masivo impacto ecológico que hubiera supuesto. Según el WWF, el canal Danubio-Oder hubiera machacado 61 espacios naturales protegidos en 400.000 hectáreas del este de Europa.

¿Te ha gustado este post? ¿Quieres enterarte antes que nadie de lo que pasa en Viena Directo?¡Síguenos en Facebook!

Articulo publicado en Historias de la Historia con las etiquetas: , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.