Los ocupantes de la Iglesia Votiva: entre la tragedia y el esperpento

Votivkirche
La iglesia Votiva de Viena (A.V.D.)

 

Con el tracatrá electoral de estos días una noticia ha quedado algo postergada: los ocupantes de la Votivkirche han abandonado su encierro después de 76 días.

5 de Marzo.- Con el tracatrá electoral de los últimos días, ha habido una noticia de cierto alcance que ha quedado un poquito postergada: el domingo, día 3, los solicitantes de asilo que habían “ocupado “ la Iglesia Votiva vienesa (que también es mal gusto, porque yo creo que no hay iglesia más inhóspita ni más fea en toda Viena) abandonaron su acción y fueron transladados al antiguo convento de los servitas de Viena.

Los solicitantes de asilo político llevaban 76 días encerrados en la Iglesia Votiva aunque su acción reivindicativa había empezado antes. Concretamente, el 24 de Noviembre del año pasado. Momento en el que un grupo de elloshabía abandonado el centro de internamiento en Traiskirchen (Baja Austria) para iniciar una autodenominada “marcha de protesta” que culminó en un campamento en el Sigmund-Freud-Park, frente a la Iglesia Votiva. Cuando el campamento fue levantado por la policía austriaca, algunos de sus ocupantes se recogieron en el templo. Un movimiento estratégico que introdujo un nuevo elemento en la negociación: a la Iglesia Católica y a su cabeza en Austria, el cardenal Schönborn.

Desde ese momento, todo el asunto se mueve entre la tragedia y el esperpento. Hay huelgas de hambre, hay huelgas de sed, hay reivindicaciones (algunas justas, algunas raras, como que se proporcione a los solicitantes de asilo un peluquero para hombres y otro para mujeres (!)), hay fricciones entre el Gobierno austriaco, que juzga el comportamiento de la jerarquía católica como permisivo, y la propia Iglesia que aboga por una solución dialogada al conflicto. Entretanto, en la Iglesia Votiva el culto normal sigue su curso, circunstancia que aprovecha un grupo de pirados ultranacionalistas –los identitarios- para una ocupación-pantomima para protestar, según dicen, por la islamización de Europa y otras idas de perol que tiene esta gente con propensión a levantar el brazo derecho de manera extemporánea. Strache y sus boys también se meten en el fregado (cómo no) y abogan por la expulsión sin más contemplaciones de los ocupantes, los cuales, según dicen, están haciendo un mal uso (misbrauch) del derecho de asilo.

Con el levantamiento del también autodenominado “campamento de refugiados” (refugee camp) de la Iglesia Votiva, la protesta entra en otra fase. Ahora bien ¿Qué es lo que los refugiados piden exactamente? En primer lugar, alojamientos más decentes que los de Traiskirchen; en segundo lugar, que se les permita trabajar. En Austria, a los solicitantes de asilo no les está permitido trabajar más que tres meses a partir de la solicitud de asilo y siempre en empleos temporales (se justifica esta medida debido a lo precario de su situación); los solicitantes menores de edad pueden aceptar un empleo de aprendices. Luego, cuando se regulariza su situación como refugiados, pueden trabajar normalmente.

Los ocupantes de la Iglesia Votiva y ahora residentes en el convento de los Servitas también piden que se borren sus huellas dactilares de los registros una vez se resuelva su petición de asilo. Esta petición es rechazada de plano por el Ministerio del Interior austriaco. Se justifica la medida para que la misma persona no pueda solicitar asilo en diferentes países de la Unión Europea amparándose en identidades diferentes.

¿Qué derechos tienen hoy por hoy los solicitantes de asilo?  Según la ley austriaca, mientras no se resuelve su situación –cosa que suele ocurrir en un periodo de entre tres y seis meses- los solicitantes de asilo tienen derecho a alojamiento proporcionado por el Estado austriaco, a ropa y a una cantidad de dinero mensual de 40 euros. Si se alojan en un lugar no estatal, esta astronómica cifra sube a los 110 euros mensuales de ayuda para alquiler y otros costes. Los niños reciben 80 euros mensuales.

Para terminar: unos cuantos números: en Austria hay actualmente 20.324 solicitantes de asilo político (en 2012 un veinte por ciento más que en el año anterior, últimas cifras disponibles). La mayoría vienen de Afganistán, seguidos por los provenientes de la Federación Rusa y de Pakistán. En 2011, de las solicitudes presentadas fueron rechazadas algo más de 11500 y algo más de 3500 aceptadas.

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

3 Responses to Los ocupantes de la Iglesia Votiva: entre la tragedia y el esperpento

  1. Alexánder Hernández dice:

    Agradezco la informacion brindada en este sitio, mi familia y yo hemos aplicado al proceso de asilo en este pais desde el mes de enero pero no sabiamos nada sobre la ayuda a la que tenemos derecho mientras se sigue el proceso. En este caso, pueden ustedes brindar el contacto para gestionar la ayuda? Gracias

    • Paco Bernal dice:

      Estimado Alexánder: lamentablemente no le puedo informar, pero creo que lo más sensato es que se ponga en contacto con el Ministerio del Interior austriaco (Innenministerium) o, quizá, con la organización de frau Ute Bock. Es probable que ellos puedan ayudarle.
      Un saludo y suerte

  2. Pingback: ¿Son los "identitarios" un grupo neonanci? (1/2) | Viena Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.