El Papa Paco y las Papá (Levante)

La Karlskirche de Viena (A.V.D.)

En donde el bloguero cuenta cómo Austria y él supieron del nuevo Papa y entona un mea culpa  por haber dado una opinión prematura sobre él.

14 de Marzo.- Anda que no ha habido choteo. Fue salir ese hombre al balcón y empezar a llegarme mensajes al móvil. Y es que el mundo, señora, está lleno de gente rabiando por hacer coñas.

Un amiguete austriaco, Franz también de nombre, como servirdor, algo más joven que yo, al que todo el mundo ha empezado a llamar Pakito (con k) para distinguirnos (a mí Pako, a él Pakito) fue el primero.

Y ya le dije yo que a ver si, con la coincidencia de nombre, nos hacían una rebajilla en el impuesto de la Iglesia –Kirchenbeitrag-.

No creo, vamos.

En fin: volviendo al momento histórico.

No me pilló en casa, por lo que no pude ver en directo el guateque de la plaza de San Pedro. Sin embargo, en cuanto supe la gracia del PPP (PaPa Paco) me lancé a la wikipedia que todo lo sabe y busqué su perfil.

Los chicos de esa utilísima fuente ya advertían que, por causa de la más palpitante actualidad, era probable que aquella entrada se modificara (como de hecho ha sucedido).

Hasta ayer a las siete, en la entrada del hoy PPP podían leerse algunos datos curiosos que, parece ser, han desaparecido en cuanto el cardenal bonaerense ha pasado a ser Su Santidad (2) (Que ya sabemos que el repuesto está en Castelgandolfo recuperándose de los disgustos que le ha infligido la Curia romana).

El dato que a mí más me emocionó, fue que SS2 –este post está lleno de siglas- era fan de las Papá Levante.

Nada más propio, si se consideran los castísimos textos del grupo de chicas españolas ¿Qué puede un papa cantar mejor mientras se afeita que aquello de “No está de moda practicar sexo, si no hay razón para el corazón, no está de mooooda…noooo…No está de moda practicar sexo (bis)”.

Sin embargo, en el “güikipédico” perfil también ponía otras cosas no tan simpáticas. Por ejemplo que SS2 ha dejado escrito por ahí en una carta a ciertas monjitas que el matrimonio entre personas del mismo sexo era “una movida del diablo” (sic). Vaya por Dios.

También según la Wikipedia, muchos sostienen que el PPP calló demasiado durante la dictadura cruel que les tocó padecer a los argentinos. Incluso algunas organizaciónes  le acusaron de haber sido conocedor de ciertos casos turbios de robo de niños o de desaparición de jesuitas opuestos a los militares.

Llevado por estas informaciónes (parte de las movidas con las que Satán se empeña en hacernos la pascua, sin duda) yo puse en mi caralibro una opinión tan desfavorable como prematura a propósito del nuevo pontífice.

Pero luego le vi, y tengo que decir que, aunque esta opinión favorable sea tan absolutamente prematura e infundada como mi juicio anterior, tengo el presentimiento de que este papa nos va a dar alguna que otra sorpresa –buena, para variar-. Por lo pronto, hoy ha pagado la cuenta de la pensión en donde se ha alojado. Y dicen que ha ido a misa en un coche normal. Y que ha pronunciado una homilía sin leer un papel.

¡Un orador! En estos tiempos de teleprompter, una agradable antigüedad.

Como suele suceder en estos casos, tambíén en Austria han surgido por doquier los vaticanólogos, que son una especie de tertulianos de Sálvame, pero especializados en el personal de sotana.

Si en Sálvame hablan de las intimidades urológicas y ginecológicas de cierta patulea, cualquiera que haya escrito un libro sobre la alta dirección de la cristiandad–aunque haya sido cortando y pegando de internet- se siente autorizado a decir en un telediario que la ciudad de El Vaticano es un nido de víboras en donde todos le pisan la manguera a todos (y que ninguno de mis lectores vea en esta metáfora inocente ninguna referencia a nada, ¿Eh? Que nos conocemos).

Precisamente el vaticanólogo de cabecera de la ORF –alemán, por cierto- protagonizó uno de los momentos más divertidos de la noche, durante una entrevista surrealista en directo –más surrealista que la de Stronach, que ya es decir-. Armin Wolf le preguntaba y él, o no le contestaba lo que le preguntaban (había ido a hablar de su libro) o daba respuestas que hacían dudar bastante de su preparación para vaticanólogo (por ejemplo, decir que el papa, como todo el mundo sabía, era un franciscano acérrimo).

Wolf, el pobre, anduvo toda la entrevista como vaca sin cencerro (y mira que es raro pillarle en bragas). Menos mal que pronto pudo volver a terreno conocido entrevistando a Strache.

Aunque de eso, que tambíén tiene su miga, quizá hablemos mañana.

¿Te ha gustado este post? ¿Quieres enterarte antes que nadie de lo que pasa en Viena Directo?¡Síguenos en Facebook!

Articulo publicado en Personajes con las etiquetas: , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 Responses to El Papa Paco y las Papá (Levante)

  1. Javier dice:

    Hola Paco,

    lo primero de todo, muchísimas gracias por este magnífico blog con tanta información útil y tantas vivencias. Voy a vivir a Viena en verano y llegó a mis oídos el impuesto religioso dichoso. ¿Es obligatorio pagarlo? ¿Te puedes negar a decir tu religión a la hora de firmar un contrato laboral o en el Meldezettel o el Anmeldebescheinigung? Sé que Austria es un país tremendamente católico, pero me revienta sobremanera este tipo de abusos, ya que nunca voy a misa y no creo en la Iglesia como institución, así que no entiendo por qué tendría que contribuir con parte de mi sueldo a enriquecer un institución tan obsoleta y que da la espalda a la sociedad y a los problemas de la gente necesitada. ¿Alguna solución para no pagar este impuesto? ¿O no te puedes negar a dar la información sobre la religión? Muchas gracias, Paco.

    • Paco Bernal dice:

      Hola tocayo! Para tu tranquilidad, decirte que cuando haces la Meldezettel lo único que tienes que decir es que no perteneces a ninguna religión. O sea que no eres practicante de ninguna. Diciendo esto, no tienes que dar dinero a ninguna confesión. Es muy fácil 🙂 Muchas gracias por leerme.
      Un abrazo

  2. Pingback: Por la gracia de Bergoglio: del Vaticano a Viena | Viena Directo

  3. Pingback: Dos años después | Viena Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.