Alpine: Madrid ha cerrado el grifo

Dame argoHace algunos años, Fomento de Construcciones y Contratas tomó el control de la segunda constructora más grande de Austria, Alpine. Y la cosa no va muy bien, que digamos.

18 de Mayo.- Los pobres de los contables de las hermanas Koplowitz no ganan últimamente para sobresaltos.

Hace unos meses, un juzgado de Madrid confirmó que, en vez de ser cuatro, eran cinco los descendientes de su padre, Ernesto Koplowitz Sternberg y que, por lo tanto, había un hermano más con el que repartir el vasto imperio empresarial. Últimamente se ha sabido que el consorcio austriaco Alpine, una de las empresas más grandes de Austria –concretamente la segunda más grande-, propiedad de Fomento de Construcciones y Contratas (a su vez propiedad de la familia Koplowitz) se tambalea peligrosamente.

La entrada de las Koplowitz y, por lo tanto, de Fomento de Construcciones y Contratas, en la gestión efectiva del consorcio Alpine, data del año 2006 (qué tiempo tan feliz, sin crisis). En aquel momento, FCC compró a los fundadores de la empresa el resto de las acciones que conservaban. La inversión no ha salido tan bien como las descendientes de Don Ernesto Koplowitz habrían deseado y el consorcio Alpine se ha convertido en un dolor de cabeza para los ocupantes de muchos despachos de Madrid.

Por cierto, si mis lectores son propensos al vértigo, no sigan leyendo, porque ahora vienen curvas.

Alpine declaró, el año pasado, unas pérdidas de unos 300 millones de euros, pero se calcula que entre pitos y flautas le debe  a los bancos otros 650 millones (yo, que soy como las viejas, he hecho la cuenta en las difuntas pesetas y la cantidad es mareante).

Tras muchas carreras, dimes y diretes, y con la sustitución de directivos austriacos por colegas españoles convenientemente versados en la lengua de Britney Spears (sustitución que, por cierto, levantó no pocas escoceduras en la central de Salzburgo ya que se llevó por delante a algunas vacas sagradas de la dirección de la empresa, aparte de las causadas por los diferentes estilos de mandar que tienen españoles y austriacos) hace dos meses se hizo público un plan para salvar Alpine y tratar de sanear el consorcio en la medida de lo posible. Dicho plan consistiría en lo siguiente: los acreedores accedían a olvidarse de un treinta por ciento de lo que les adeudaban, la matriz española inyectaría 150 millones de euros de su capital para dotar de liquidez a la empresa. Por último, otros doscientos millones de euracos se recaudarían mediante la venta de sociedades del consorcio a terceros.

Pues bien: la venta se ha revelado mucho más difícil de lo que parecía a primera vista (dados los tiempos que corre, se conoce que también los millonarios andan cortos de liquidez) y desde Madrid han decidido cerrar el grifo de la pasta.

Para terminar de complicar las cosas, además, hay que considerar dos factores: la República Austriaca está, de hecho, sosteniendo financieramente el consorcio Alpine, a través de un crédito de 150 millones de laureles concedido por el equivalente al español ICEX (Istituto de Comercio Exterior). Si Alpine quiebra, EPR tendrá que hacer frente a esa deuda y no solo eso, sino que se encontrará con que las más de 22000 personas que componen la plantilla del consorcio (entre la matriz y lo que le cuelga) estarán en la calle. Es mucha gente cabreada para un año en el que se celebrarán elecciones generales.

¿Qué puede pasar a partir de ahora? Según informaba Die Presse en un artículo de ayer (artículo del que, por cierto, está sacada la mayoría de la información de este artículo y que mis lectores que sepan la lengua de Angela Merkel pueden consultar si pinchan aquí) se decía que Madrid ya habla de dejar quebrar Alpine. Fuentes de Alpine sin embargo, aseguran que cuentan con todo el respaldo de Madrid. A todo esto, también parece que el gobierno Rajoy también ha tomado cartas en el asunto, ya que una eventual quiebra de Alpine supondría un severísimo quebranto para Fomento de Construcciones y Contratas.

¿Qué pasará? No lo sabe nadie. Pero de momento, se percibe cierta alegría malsana de parte de Madrid. Mola que, por una vez, quienes tengan problemas y crisis y cosas sean otros, y no los de siempre. Mal de muchos, vaya.

¿Te ha gustado este post? ¿Quieres enterarte antes que nadie de lo que pasa en Viena Directo?¡Síguenos en Facebook!

Articulo publicado en Política/Economía con las etiquetas: , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 Responses to Alpine: Madrid ha cerrado el grifo

  1. Bad Vöslauer dice:

    Y el Sr. Almunia (o el Comisario Continental de la Competencia)que tiene que decir de todo esto porque si el Gobierno austriaco ayuda a una empresa privada, no es competencia desleal o ayuda ilegal tal y como lo fueron las vacaciones fiscales ofrecidas por alguna Diputación a una empresa asiática del sector del automóvil.
    Curioso el sistema financiero, en el que un problema en una empresa española, puede dar muchos quebraderos de cabeza a los dirigentes del país transalpino. Y Herr Stronach o Herr Mateschitz no tienen 200 M € de nada sueltos por ahí???.

  2. Pingback: Alpine: claves de una quiebra | Viena Directo

  3. Francisco Javier Castillo dice:

    Cuando veas las barbas de tu vecina cortar pon las tuyas a remojar. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.