Las polémicas declaraciones del Sr. Doenmetz

viena: madre e hija turcasO de cómo, gracias a Dios, los españoles somos todavía poquitos en Austria

17 de Junio.- Los españoles, en Viena, somos (todavía) poquitos. Sobre todo si se nos compara con los miembros de otras nacionalidades.

Se podría decir que, a mucho tirar, entre los que están registrados en la embajada, los que no, los que vienen de Erasmus y los que, después de haber recibido un porrazo en la cabeza durante una despedida de soltero en Navalmoral de la Mata, van y se despiertan en el aeropuerto de Schwechat, debemos de ser unos cuatromil.

Si en España (Dios no lo permita) se produjese algún suceso de esos que polarizan a la opinión pública, es muy probable que los enfrentamientos entre la comunidad española no pasasen de una pelea de borrachetes o de esas tanganas que, de cuando en cuando, se montan en la Donauinsel por un quítame allá esa parrilla (que es mía, que no, que la he reservado yo, que te arreo con la chuleta de ternera ¡A que no hay güevos! A que sí. En fin, eso).

No pasa lo mismo, sin embargo, con los turcos. Que son muchos (no tantos, por cierto, como los que tienen por presidenta a doña Cruella de Merkel) pero sí los suficientes como para ser muy visibles y para, llegado el caso, montar romerías de diversa consideración.

Así ha sucedido este fin de semana pasado. Mientras el personal se estaba manifestando en pro del matrimonio igualitario (bueno, un pequeño rebaño de brontosaurios también en contra) dos puñados de miles de turcos se concentraron para expresar, desde su trasterramiento, con quien estaban. De un lado, los que piensan que el presidente Erdogan es un fistro sessuarl  y un pecador de la pradera y, por el otro, los que piensan que Erdogan es un gran estadista y que hace muy santamente mandando a la policía a disolver las manifestaciones a golpe de gas lacrimógeno y pelotas de goma de esas que pican tanto cuando te dan en las carnes como una zapatilla azul con suela de goma amarilla que mi madre tenía cuando yo era chico.

Como es ley de vida, un alto porcentaje de los manifestantes eran turcos que han nacido en Austria y, por hache o por bé, pero más por bé, normalmente los pocos de estos turcos que se meten a políticos y tienen algo de presencia pública, lo hacen en el partido verde (Die Grünen), que pasa por ser el abanderado de la tolerancia y la integración y que, por tanto, acoge en su seno a personas de diferentes ascendencias (morenitos y eso, o sea; personas que ni locos presentarían su candidatura al partido de Strache, sobre todo porque si hay que ir se va pero ir pa ná es tontería ¿Verdad?).

Uno de estos turcos, el político del Bundesrat Sr. Efgani Doenmetz, ha tenido a bien expresar su opinión sobre lo que sucede actualmente en Estambul y lo ha hecho en términos que han hecho que a más de uno (sobre todo en el Ministerio de Exteriores austriaco) se le hayan puesto los pelos de gallina. Y es que el Sr. Doenmetz ha recomendado a aquellos de sus paisanos que se manifiestan en pro de Erdogan que cojan un avión solo de ida y, para terminar de mandarles a Anatolia con viento fresco, les ha dicho que no tenían nada que hacer en Austria.

Oficialmente, el Gobierno de EPR no tiene ningún pleito con el Sr.Erdogan y, de haber sido apoyadas por el Gabinete austriaco, estas afirmaciones de Doenmetz hubieran podido enturbiar las relaciones bilaterales entre los dos países. De manera que los verdes austriacos se han apresurado a desmarcarse de las declaraciones de su miembro, o sea, de Doenmetz (a pesar de que otros políticos del partido se han metido en fregados en Estambul e incluso una de ellas,alemana, ha terminado con los ojos como dos puñaladas en un tomate por culpa de los gases lacrimógenos).

Los verdes han venido a decir que en estas ocasiones, las emociones están a flor de piel y que, en el fragor de la batalla, a veces se dicen cosas que hubieran merecido una segunda pensadita.

Doenmetz, en cambio se ha mantenido erre que erre.

Articulo publicado en Política/Economía con las etiquetas: , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Un comentario a Las polémicas declaraciones del Sr. Doenmetz

  1. Pingback: Españoles y turcos en Austria: similitudes y diferencias | Viena Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.