Los vieneses enseñan cacha (por una buena causa)

Vienna BikeNakedRunComo todos los años, ayer se llevó a cabo en Viena la Vienna BikeNakedRun al grito de «Ponte tan en bolas como te atrevas!». Todo, claro, por una buena causa.

22 de Junio.- Como todos los años, se celebró ayer en Viena la Wien NakedBikeRide. Es una marcha ciclista que convoca el colectivo ciclista Critical Mass (Masa crítica en español).

El lema de la marcha era “Bare as you dare!” (o sea, y libremente traducido, “Ponte tan en bolas como te atrevas”. Y la verdad, como mis lectores podrán ver si pinchan en las fotos de flickr, hubo de todo. Desde gente que iba en calzoncillos, hasta gente que, una vez puestos a montar en bici hasta el Alte Donau, se pusieron como su madre los parió.

La tarde, como de solsticio de verano, la verdad es que se prestaba. En Viena hacía un calorazo sofocante.

Los objetivos de la marcha es que la gente tome conciencia de (y tomo los datos de la página web del movimiento Critical Mass en Austria):

-Los efectos mortales del tráfico rodado

-Que todos estamos como desnudos frente al (perverso, añado yo) tráfico rodado.

-Llevar un mensaje de que hay que hacer un tráfico que sea amigable para las personas

-Restregarle (sic) por las narices a la sociedad feliz con los coches que hay otras formas de moverse mucho más naturales.

Los convocados a la marcha (que terminaron siendo algo más de mil) estaban convocados a las cuatro y media. Uno, acostumbrado a la manera de ser austriaca, se presentó en la Schwarzenbergplatz capitalina a eso de las cuatro y veinte. Más que nada pensando que, con el solazo que estaba cayendo, los ciclistas se darían prisa en llegar para llegar lo antes posible al Alte Donau. Que te crees tú eso.

Los ciclistas empezaron a llegar, bajo la paciente mirada de los chicos de la prensa, a eso de las cinco menos veinticinco y la Masa Crítica no fue tal hasta las seis de la tarde. Mientras tanto, yo hice unas cuatrocientas fotos (alguna de ellas, dado lo pacato de Flickr ni siquiera publicables, por lo que mis lectores tendrán que conformarse con la versión apta para menores, expurgada de domingas, pililas y culetes). Aunque bueno, aquí dejo uno, para que luego no digan.

La mano amarilla

Esta buena causa no fue, sin embargo, mi única misión fotográfica de ayer. Una vez vuelta a cargar la batería de la cámara y, previa ducha (mía, no de la cámara) cogí el tole y me puse en camino hacia la Donauinselfest.

Pero eso es otro tema del que hablaremos próximamente.

 

Articulo publicado en Política/Economía con las etiquetas: , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.