Paz en la guerra

violinista sonrientePara el miembro más joven de la tripulación del Novara, con afecto 🙂

Dos hombres, sentados en un café de Viena, empiezan una discusión que alcanza unos derroteros insospechados.

10 de Julio.- Querida Ainara (*): el otro día, dos hombres sentados en la terraza de un café de Viena, delante de sendas cervezas, reflexionaban en voz alta sobre la volatilidad de las relaciones en el mundo actual.

Uno de ellos no les daba más que cinco años de caducidad, y el otro intentaba dilucidar las causas.

Su teoría me pareció interesante y por eso te la cuento. Sostenía este hombre que, en los últimos, pongamos, setenta años, en nuestra cultura se ha puesto “la felicidad” como un objetivo a logar. Tú misma, con lo joven que eres, ya estás, sin saberlo, inoculada del virus. Has empezado a ver películas de Disney en la que siempre hay un protragonista que quiere que “sus sueños se hagan realidad” (their dreams come true). Más tarde, verás películas en las que los protagonistas se conocerán y, tras pasar por algún que otro obstáculo, “serán felices para siempre”. Naturalmente, cuando tú te encuentres en la misma situación, reaccionarás como te han enseñado, o sea, buscando una felicidad eterna para ti misma, sin darte cuenta de que estarás buscando una mentira: algo que no existe.

Como hubiera dicho el segundo hombre sentado a la mesa, con una gran inteligencia, por cierto, “muchas veces solo se es feliz después”. O sea, que muchas veces tiene que pasar el momento de la felicidad misma para, por contraste, darnos cuenta de que hemos sido felices. Y, en la mayoría de los casos, créeme, no suena de fondo la música de La Bella y la Bestia.

Los que ya tenemos alguna experiencia en el asunto, Ainara, dejamos de lado la felicidad porque, si bien se mira, es en muchos casos un sucedáneo de otras cosas, y nos concentramos en un objetivo más ambicioso: la paz. Un sentimiento que tiene muchas más ventajas, porque te hace estable, fuerte y valiente.

El que goza de paz interior, el que no espera nada, el que tiene miedo de perder solo unas cuantas cosas (y pocas materiales) necesita muy poco para estar contento. Más que momentos de felicidad, yo colecciono instantes de paz. Una hora entera la semana pasada, por ejemplo, mientras estuve deshuesando cerezas para hacer mermelada. Un cuenco de acero inoxidable en las rodillas, las nubes deshilachadas pasando por el cielo. El patio de vecinos en un silencio solo roto por los juegos de algunos niños. Mis manos rojas por el jugo de las cerezas. La mente concentrada en una tarea que no reclamaba más de lo necesario. Solo el momento. Ni la urgencia del futuro ni el reflejo inútil del pasado.

Un trozo de vida indestructible pero al mismo tiempo frágil. Un estado interior que, este sí, sería perfecto que durase para siempre.

Besos de tu tío

Articulo publicado en Cartas a Ainara con las etiquetas: , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Paz en la guerra

  1. victoria dice:

    El Ethos (el estatismo emocional) frente al Pathos (las emociones desatadas)…muy profundo. Hoy me recordaste a Proust. También me recordaste un post de otro blog de un gran amigo, un post en el que éste reflexionaba sobre la vida y su «evanescencia». Todo (según él) era evanescente, el trabajo, la amistad, la salud, el amor…Al final, reflexionamos sobre qué es la vida, qué querríamos que fuera, qué fué, qué es y qué será. Advierto cierto desánimo, cierto desengaño, y ante esto, la solución perfecta que encontró (a su modo de ver) hace ya mucho un tal Siddharta: la única manera de encontrar la paz (o ir al Nirvana) es la ausencia de emociones. Eso elimina el sufrimiento pero, ¿y merece entonces la pena la vida?
    Ethos y Pathos, ¿con qué nos quedamos?

  2. primo N. dice:

    Gran post, primo!

    Incluso la búsqueda de la felicidad se está viendo sustituida por un pálido sucedáneo: la búsqueda de la diversión, que degenera a su vez en la búsqueda de entretenimiento…No se tolera el aburrimiento, ni lo grave en demasía (un luto, por ejemplo, a día de hoy parece algo no sólo anacrónico, sino casi ofensivo. Aunque el duelo sea necesario, lo que pedimos es que no sea visible, que se pase página lo antes posible). Hay que sonreír y ser feliz a toda costa. Son tiempos ligeros.

    En la misma línea, no hace mucho asistí a una conversación entre amigos sobre amor y relaciones que me dio qué pensar. La mayoría describía su relación ideal o desgranaba su lista de los deseos, que podría resumirse en encontrar al anhelado «soulmate.» Sin embargo, casi todos insistían en que su carrera profesional y estilo de vida era algo irrenunciable y su hipotética media naranja debería adaptarse a ello. Cuando pregunté a qué estaban dispuestos a renunciar ellos por hacer que la relación con su «soulmate» funcionase (pues todos estaban de acuerdo en que las relaciones deben de establecerse de igual a igual), me miraron con extrañeza. La palabra renunciar (véase llegar a compromisos) les sonó dura, acaso demasiado grave. Bien es cierto que jugaba con la ventaja de estar casado y llevar siete años viviendo con mi mujer, pero mis interlocutores tampoco eran unos pipiolos. Ninguno de ellos estaba dispuesto a renunciar a nada, especialmente a «su» felicidad. Acaso sea ese el problema de la búsqueda constante de la felicidad: quererlo todo, pero no estar dispuesto a dar nada a cambio o, en este caso, entender una relación como un yo-hago-lo-que-me-place-y-tu-si-quieres-me-sigues. Quizá sea práctico, pero no lo veo duradero (siempre, claro, que sea eso lo que se busque). Me sentí viejo y fuera de lugar.

    Un abrazo!

    Primo N.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.