Una cierta idea de la elegancia

EleganciaCada vez que siento la tentación de reirme de según qué cosas, me pongo una grabación de mí mismo hablando en alemán.

11 de Septiembre.-Querida Ainara (*): mis amigos me preguntan siempre por qué le tengo tanta tirria a Franco como personaje y al franquismo como etapa histórica.

A mí, la pregunta me resulta muy sorprendente porque yo creo que, a cualquier observador objetivo no se le escapa que Franco, salvo por cierta astucia escaladora y una suerte endiablada estaba, culturalmente, muy poco por encima de un cabo chusquero (da vergüenza ajena escucharle decir, en las grabaciones antiguas, “uroplano” o llamar “rímicas” a las danzas de la sección femenina).

Por otra parte, el franquismo, con esa política de igualar a todo el mundo por lo bajo (aquel famoso “no te signifiques” que venía a ser en realidad “no destaques”) y de un patrioterismo de calderilla (que siguen practicando los renqueantes franquistas actuales con sus peñones de Gibraltar y otras tonterías semejantes) convirtió en ridícula una cosa que creo que es la base de cualquier relación sana con las propias raíces: el orgullo legítimo de ser español. O sea, tan legítimo como sentirse nacional de Namibia o Ucraniano o Brasileño.

Es ponerse a hablar bien del país de uno y que se le ponga instantáneamente cara de gilipollas porque años de pedestre propaganda franquista y de abuso de los símbolos que son propiedad de todos los españoles, los han desgastado y han provocado que lo que se considere “progresista” sea justo lo contrario: o sea, decir cosas negativas del propio país y alegrarse cuando ciertos esfuerzos comunitarios salen mal.

Me acordaba de todo esto al leer que, por enésima vez (bueno, ene es igual a dos) la candidatura de la ciudad de Madrid para celebrar los juegos olímpicos ha sido rechazada.

En el sarcasmo de los comentarios posteriores al hecho he creido percibir ese resabio de los tiempos de Francisco Franco, al que Dios tendrá sin duda en donde se merece, así como una cosa que en alemán se llama Schadenfreude. Esto es, la mala baba, la alegría malsana y la propensión al ensañamiento que a todos nos entra (nada de lo humano me es ajeno) cuando le pasa algo malo a un semejante al que le tenemos tirria.

En este caso, la víctima propiciatoria de esa lluvia de vómito sarcástico ha sido Ana Botella, alcaldesa de Madrid a la cual, como a Franco, reconozcámoslo, es fácil tenerle tirria.

Todos sabemos –sospecho que ella misma la primera- que los méritos de Ana Botella para ocupar el cargo que ocupa son bastante justitos. Licenciada en Derecho (cualificación que comparte con varios miles de parados compatriotas suyos), el oficio principal de Ana Botella durante toda su vida ha sido el de ser “señora de su señor” y todos sabemos –ella la primera- que es por él que fue escalando posiciones en el organigrama del Partido Popular hasta que Alberto Ruiz Gallardón dejó la alcaldía de Madrid para ser llamado a más altos destinos y, de rebote, le dejó la alcaldía a su segunda que, cosas de la vida, era doña Ana.

A mí, Ana Botella tampoco me cae simpática y me da mucho perezón el tipo humano que ella representa pero, en bien de la justicia y de la simpatía por el débil que debe siempre guiar nuestros pasos, no dejo de preguntarme ¿Qué hubiera pasado si, en vez de ser Ana Botella Ana Botella, hubiera sido un hombre el que hubiera dicho lo de la “relaxing cup of café con leche”? ¿Hubiera sido la reacción de la turba rencorosa también un despiadado “j*dete Ana”? Creo que no.

Por otro lado ¿Cuántos de los mastuerzos que se han burlado de Ana Botella, a veces cruelmente, hablan un inglés mejor que Ana Botella, cuántos dicen Tina Tarrrnerr, o Guásinton, o Deibid Jaseljof o qué sé yo qué cosas más?

Todos los jefes de personal de Austria y del mundo entero saben que cuando un español dice “inglés medio”, en realidad está diciendo inglés estropajoso. Cualquier chaval de quince años austriaco habla inglés muchísimo más potable (y con un acento mejor) que el ochenta por ciento de los adultos españoles.

Repito: Ana Botella no me cae simpática, pero creo que hay muchos hombres mediocres ocupando puestos de responsabilidad (sin ir más lejos, muchos de los ministros del gabinete del actual presidente del Gobierno, o el mismo presidente del Gobierno, el cual, como sus antecesores, no habla una palabra de inglés) y nadie se mete con ellos de la manera en que la gente se está metiendo con Botella, pero las cosas hay que decirlas hasta cuando uno sabe que no serán populares.

Por otro lado, creo que el que Madrid no haya conseguido los juegos es una pésima noticia. Y no solo para Madrid, sino para todos los españoles. Y que, en vez de meterse con el inglés (inexistente, por lo que parece) de la alcaldesa, la gente tendría que pensar en qué vamos a hacer para sacar al país de donde está.

Creo, Ainara, que el cómo reaccionamos ante las desgracias y los ridículos ajenos, dice muchísimo de nosotros y de lo que nos pasa por nuestro interior. Y me parece que, en estos días, España se está retratando.

Desgraciadamente.

Besos de tu tío

¿Te ha gustado este artículo? Pues sígueme en Facebook, joé, que me hace ilusión. No tienes más que pinchar este link

(*) Ainara es la sobrina del autor

Articulo publicado en Cartas a Ainara con las etiquetas: , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 Responses to Una cierta idea de la elegancia

  1. Javi dice:

    No te preocupes Paco, siempre quedara Eurovegas…
    Pues si, yo soy uno de eso que se han alegrado. Por muchos motivos:

    – Personales, que gran decepcion ver como unos juegos que construimos todos los de la piel de toro con gran ilusion luego fueron apropiados por muchos de los que hoy han salido a reivindicar una vez mas, las condiciones pesimas de su tratado de Versalles particular.

    – Economicos. Solo unos juegos en toda la historia han salido economicamente rentables. Los de Munich (por que seraaa?, que decia la imponente Fedra Lorente). Y no es que este el pais para bollos, ni ahora ni en 2020.

    – De regeneracion politica: paso como de la sheisse de ver como los que gobiernan intentan dar mas pan y circo a los ciudadanos con unos juegos olimpicos (casi casi como el circo romano, pero en version griega) a traves de algo tan insulso y que a veces da repelus a patriotismo barato como el deporte en el cual se gastan ingentes cantidades mientras estan dispuestos a tirar la ciencia espanyola al muellcontainer.

    Como diria el alter ego de Unamuno: que deporteen ellos….

  2. Bad Vöslauer dice:

    Hola Paco:
    No es que me alegre por el mal ajeno, pero es que según para qué cosas no había dinero (educación, sanidad, servicios sociales), y para el sueño olímpico guardaban 16.500 M €, que no son pocos. De sobrada experiencia se sabe que los JJ.OO. no tienen por qué ser una panacea económica, casos sangrantes fueron los de Montreal’76 o Atenas ’04, que dejaron a las ciudades anfitrionas como su fundador las encontró es decir en pelotas o con las arcas más vacías que las meninges de algún avispado. El negocio iba a ser para unas pocas grandes corporaciones y para los dirigentes, que de esto de hacer negocio con la política creo que ya han demostrado que saben un poco, y que imitan a los moradores de las pirámides a la perfección también. El decir que nos sale más caro no hacerlas que hacerlas es un tanto inverosímil, ya que si tomamos como ejemplo el estadio olímpico de «La Peineta» tod@s sabemos el actual estado de las obras.
    Igual el proyecto de hacer un macro prostíbulo junto a la ciudad del juego nos saca adelante en lo económico pero no en lo ético, podríamos importar el modelo autríaco de tarifa plana en los servicios requeridos.
    Quizás como siempre los habitantes de la piel de toro han pecado de soberbia, y han querido vender la piel del osos antes de cazarlo, se desplazo a una delegación de 175 personas hasta la capital argentina cuando la ciudad ganadora llevó a la mitad, se aseguró que había unos 46 votos ya comprometidos (acaso los habían comprado??), se tapó un escándalo como es el cierre en falso de la operación «puerto», con aquí no ha pasado nada, negando las muestras de sangre y sus filiaciones al COI cuando la honestidad de nuestr@s deportistas está en tela de juicio. Se responde acerca de las infraestructuras cuando se preguntaba sobre datos de economía y de desempleo, y para mí el tema del idioma es que se puede responder en un idioma o en otro pero nunca mezclar. Parecía que daba igual lo que pasara porque ya estaba decidido, y allí se iba a celebrar . Amén de que las siguientes parece que son para París y que por la rotación geográfica imperante en el COI las de 2020 no podrían ser en Europa. Solo por insistir no se cambia el sentido de una decisión y van 4.
    Para cualquier puesto técnico o de atención al cliente se exige un mínimo de inglés junto a una titulación acorde al puesto para ser dirigente, y/o representante del pueblo no, es que como tu has escrito su mayor mérito ha sido ser la cónyuge de su marido, ni siquiera ha pasado por las urnas, y en el último año ha tenido varios resbalones (Madrid Arena incluído).

    P.D.: Las nacionalidades aunque funcionen como sustantivos van en minúscula, supongo que el error es fruto de producir textos en diferentes idiomas y con diferentes reglas ortográficas.

  3. Javi dice:

    No te preocupes Paco, siempre quedara Eurovegas…
    Pues si, yo soy uno de eso que se han alegrado. Por muchos motivos:
    – Personales, que gran decepcion ver como unos juegos que construimos todos los de la piel de toro con gran ilusion luego fueron apropiados por muchos de los que ayer han salido a reivindicar una vez mas, las condiciones pesimas de su tratado de Versalles particular.
    – Economicos. Solo unos juegos en toda la historia han salido economicamente rentables. Los de Munich (por que seraaa?, que decia la imponente Fedra Lorente). Y no es que este el pais para bollos, ni ahora ni en 2020.
    – De regeneracion politica: paso como de la sheisse de ver como los que gobiernan intentan dar mas pan y circo a los ciudadanos con unos juegos olimpicos (casi casi como el circo romano, pero en version griega) a traves de algo tan insulso y que a veces da repelus a patriotismo barato como el deporte en el cual se gastan ingentes cantidades mientras estan dispuestos a tirar la ciencia espanyola al muellcontainer.

    Como diria el alter ego de Unamuno: que deporteen ellos….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.