Artistas del Reich (y 2)

Teatro de schonbrunnArtistas, política. Política y artistas (ORF !Una serie para la saga de los Hörbiger ya, bitte!)

24 de Septiembre.- Cuando se casó con Attila Hörbiger, en el ayuntamiento de Viena, el 23 de Noviembre de 1935, Paula Wessely era una ya una actriz respetada. Ella fue, por ejemplo, una de las primeras actrices en encarnar en el teatro a la emperatriz Elisabeth (algo más sobre la historia de la vida de Sissi llevada al cine y los avatares que precedieron a la filmación, podrás encontrarlo si pinchas aquí). Ya conocía a Hitler, con quien se había encontrado por primera vez en 1934, en el transcurso de una recepción oficial y, gracias a sus frecuentes intervenciones en películas de éxito, la Wessely era una cómica habitual en festivales de toda índole y en filmes propagandísticos, por ejemplo, Ernte (la cosecha), una película al servicio del austrofascismo imperante.

La saga de los Hörbiger

El marido de Paula Wessely, Attila Hörbiger, provenía de una familia que tampoco le iba a la zaga ideológicamente. El patriarca de los Hörbiger, Hanns (1860-1931) fue uno de esos sabios chiflados a los que Adolf Hitler leyó con tanto gusto en su juventud. El caballero, que pertenecía a un tipo ciertamente bastante corriente durante la Belle Epoque, había elaborado una cosmogonía fruto de la empanada mental que sufría, uno de cuyos seguidores principales fue Heinrich Himmler (otro que no andaba muy bien del casco, desgraciadamente para seis millones de judíos).  Tomando como base las fantasiosas teorías del suegro de Paula Wessely, varios equipos de “científicos” y montañeros alemanes, entre los que se encontraba el montañero austriaco Heinrich Harrer peregrinaro nada menos que al Himalaya en busca de los orígenes de la “raza aria” (podrás encontrar más de la historia de Harrer sin pinchas aquí).

Propagandas  Wessely-Hörbiger S.A.

En fin: Paula Wessely y Attila Hörbiger saludaron con júbilo la entrada de Hitler en Austria y, casi inmediatamente, se pusieron al servicio de la propaganda para el “referendum” que se programó para el 10 de abril de 1938. La voz inconfundible de la Wessely pudo oirse por todos los rincones de Austria:

-„Ich freue mich, am 10. April 1938 das Bekenntnis zum großen volksdeutschen Reich mit ‚Ja’ ablegen zu können …

Naturalmente, el régimen recompensó a Paula Wessely por los servicios prestados, dándole presencia en los medios de comunicación de masas y trabajos en los principales teatros de Viena y de Berlín, en papeles y funciones concebidos para su lucimiento.

Por supuesto, Paula Wessely también continuó con su carrera cinematográfica, cobrando 150.000 Reichsmark por película.

La culminación de su carrera al servicio del tercer Reich llegó, en compañía de su marido, Attila Hörbiger, en el año 1941. En esa fecha, los dos protagonizaron el film propagandístico, antisemita y de ideología nazi, Heimkehr (hoy, esta película todavía está prohibida en Austria y solo se puede visionar con un permiso especial de la Biblioteca Nacional Austriaca, en donde se custodia).

En 1944, Hitler incorporó a la pareja a la lista de 1041 nombres a los que consideraba los artistas más importantes del Reich alemán. Estas personas estuvieron exentas de cualquier participación en el esfuerzo bélico, acompañaron a Wessely personas tan famosas en el teatro y en el cine como Johanes Heesters (murió hace dos años a los 108), Paul Hörbiger, cuñado de Paula, hermano de Attila (mis lectores lo recordarán como el portero de El Tercer Hombre), Wolf Albach-Rety, el padre de Romy Schneider, Hans Albers o el también austriaco Ferdinand Marian, que había participado en el libelo antisemita Jud Süss.

El único encontronazo de Paula Wessely con el nazismo fue que, para fundar su propia compañía cinematográfica, la actriz había elegido un socio capitalista “no ario”. En 1938, la compañía, privada de sostén financiero, tuvo que cerrar.

La guerra ha terminado

Tras la guerra, hubiera podido pensarse que una persona como Paula Wessely hubiera debido tener problemas. Sin embargo, estos fueron muchos menos de los que hubieran podido pensarse. El de Paula Wessely fue un ejemplo prototípico de cómo se hizo la desnazificación en Austria tras la guerra.

A pesar de haber sido una de las caras del régimen, Paula Wessely solo fue castigada con la prohibición de trabajar durante un año y fue considerada solamente “compañera de viaje”. La prohibición, cosas de aquellos tiempos, solo tenía validez en la zona inglesa, por lo que Paula Wessely pudo reaparecer en 1946 en Innsbruck sin mayor problema.

En otoño de 1946, acosada por los interrogatorios de los vencedores, Paula Wessely sufrió una crisis nerviosa y tuvo que ser ingresada en una institución. Este episodio, por cierto, le sirvió a Elfriede Jelinek (esa mujer de la que alguien dijo que era una princesa de una civilización extraterrestre) para componer un drama teatral.

Superado el bache, sin embargo, Paula Wessely continuó apareciendo regularmente en obras de teatro, cine y televisión hasta la mitad de los ochenta del siglo pasado. Durante el resto de su carrera, recibió no pocos galardones y honores.

Habló también en algunas ocasiones de su pasado como vedette del nacionalsocialismo y acudió a la vieja justificación: “era joven, necesitaba el dinero” o “no sabía lo que hacía” o “fui demasiado cobarde para decir que no al papel en Heimkehr” o “incluso ayudé a algunas actrices judías a conseguir trabajo”.

Paula Wessely murió en su casa de Viena en mayo de 2000 a los 93 años a consecuencia de una enfermedad respiratoria.

Sus hijas Christiane Hörbiger, Elisabeth Orth y Maresa Hörbiger son hoy tres ancianas y respetadas y populares actrices austriacas. Su nieto, Cornelius Obonya fue el Jedermann de este año en Salzburg.

Todos los días hay nuevos fans en la página de Viena Directo en Facebook ¿No te apetecería ser uno de ellos? !Cada vez somos más! Si aún no le has dado al like, no te cortes y sígueme en Facebook, que me hace ilusión. No tienes más que pinchar este link

Articulo publicado en Historias de la Historia con las etiquetas: , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.