Rush : Niki Lauda se encierra con 6 toros 6 en una tarde de lidia memorable

CaballeroNo, no me he equivocado de película. Pero es que Rush, aparte de ser muy buena, no es para nada lo que parece.7 de Octubre.- El jueves pasado se estrenó en Austria la película Rush (aquí, el trailer). Cuenta la historia de la rivalidad que se dio entre Niki Lauda y James Hunt, en el mundo de la fórmula 1 de los últimos setenta y primeros ochenta. En el curso de estos tiras y aflojas entre delcos y pistones Niki Lauda, como es archiconocido, inventó el “Piloto de Fórmula 1 flambé”.

Ayer estuve viéndola en un cine de esta capital y, a lo largo de la proyección, tomé nota mental de estas cosas:

NOTA MENTAL 1: Niki, déjalo, que no cuela

Niki Lauda es un ser que, no sé por qué, me cae regular. Vamos, mal. Siempre que le veo, me acuerdo de ese personaje del campesino avaro de los cuentos populares. Y me acuerdo de ciertas declaraciones suyas al Stern o al Spiegel, en las que alardeaba que había llevado a su hijo mayor de putas para que le desvirgaran. Corramos un estúpido velo. Se supone que la película debería ser una hagiografía para elevarle a los altares. Pues bien: cuando se acaba la proyección, Niki Lauda me sigue pareciendo un tipo con el que no me iría ni a la puerta de la calle, no fuera a ser que me robara la cartera.

NOTA MENTAL 2: Si se pueden hacer películas sobre béisbol ¿Por qué no hacer una sobre otro deporte coñazo? (y no: no me refiero al ciclismo)

Cuando uno se enfrenta al hecho de contar una historia, uno de los problemas fundamentales que se le plantean (que se me plantean a mí y que ya se le planteaban ya a Homero, tatarabuelo nuestro e inventor de todos los trucos del oficio) es el de hacer la historia interesante para el lector.

Maestros consumados en esto son los americanos, capaces de hacer atractivo el relato del paseo de un caractol sobre una hoja de lechuga. Para muestra: las películas de béisbol. A ver: qué levante la mano el guapo o la guapa de entre mis lectores que se maneje en el reglamento de ese deporte en donde desempeñan un papel protagonista una pelotita y el arma favorita de los neonazis.

Sin embargo, hay muchas películas de béisbol que se ven con gusto y aún con emoción, aunque uno no tenga ni la más remota idea de este deporte e, incluso, aunque salga en ellas Kevin Costner: por ejemplo, Campo de Sueños o, ya más antigua, casi pleistocénica, El Orgullo de los Yankees, con Gary Cooper.

Pues bien: las películas de Fórmula 1, para mí que no sé ni conducir, vienen a ser una especie de películas de béisbol sobre cuatro ruedas.

En este sentido tengo que confesar que, para mí, la trama de Rush no tuvo interés hasta bien entrada la segunda media hora de la película. Mientras tanto, cada vez que aparecían Lauda o Hunt en la pantalla, yo pensaba (sin acritud y desde el respeto) “valiente par de pelagatos”.

NOTA MENTAL 3: Mio Cid, pase por boxes por favor

Un poco vinculado a lo anterior (y en mi línea de frikismo habitual) mientras veía Rush, no pensaba yo en Homero (también hubiera podido) sino en los cantares de gesta medievales. Y es que Rush es una especie de Cantar del Mío Cid bicéfalo. Los mecanismos que se utilizan para intentar conmover al público eran ya del dominio del eficaz juglar que se dedicó a contar las aventuras de Rodrigo Díaz de Vivar.

Lauda y Hunt son dos guerreros itinerantes, ambos al mando de sus mesnadas. Ambos combaten con un código de honor muy sui generis. Ambos son muy machotes y sus relaciones se rigen por ese patrón que, como es sabido, reina entre los hombres que, como se decía antes, “se visten por los pies”. O sea, que en la pista se llevan a matar, pero fuera, pelillos a la mar y aquí no ha pasado nada. Típica nobleza masculina, vaya. Si ganan, reparten con generosidad el botín entre los suyos. Cuando pierden, son abandonados y caen en el deshonor. Sus arreos son las armas (los cochecicos de carreras, en este caso)  y su descanso, el pelear (el correr).

Ambos tienen amadas (bueno, Lauda más, porque el otro es un follarín de la pradera) cuyo recuerdo invocan cuando van en busca de la Pole Position o en cualquier otro momento difícil. Ambos acometen “fazañas” casi sobrehumanas en un estado corporal que dejaría a cualquier otro mortal para el arrastre (el caso de Lauda sirve de perfecto ejemplo: churruscado como un solomillo pero corriendo sin embargo el gran premio de Japón). Mientras yo veía todas estas cosas y era consciente de ser el único en la sala en verlas, pensaba ¿Los guionistas las tendrían también en mente cuando se pusieron a escribir?

NOTA MENTAL 4:Niki Lauda es austriaco y por eso les cae bien a sus paisanos

Para los austriacos Lauda no sólo es un héroe, sino que, es El Héroe. Como Falco, un personaje imperdible de la cultura popular austriaca del siglo XX. En la película, Niki Lauda está pintado con muchas de las cualidades (y defectos) que este pueblo ve en sí mismo y con los que se identifica benévolamente. Por ejemplo, ese complejín que tienen los austriacos cuando se comparan con sus vecinos del norte, los alemanes. En la presentación del personaje de Lauda (imprescindible para un espectador americano, por ejemplo) otro personaje dice de él: “Ese es Lauda, un piloto alemán, uy, no, austriaco” y la gente se despepitaba de risa en sus asientos. Lo mismo que cuando, en la película, se dan pinceladas (solo pinceladas) de la legendaria avaricia y de la tacañería sin medida de Niki Lauda. El silencio y los comentarios en la sala decían “así somos, así somos”.

En los toros
Mi madre y mi abuela en los Toros. Melilla, ca.1960

NOTA 5: Rush es, si bien se mira, una película de toros

Y la más difícl de explicar. Esa impresión constante de que Rush es, pintiparadamente, una película de toros. Cambias los coches por los morlacos y el resultado es igual. A ver: tienes a dos señores que se juegan la vida por una cosa que, a los que somos ajenos (a los toros y a los cochecitos) nos chupa un pie. Tienes a las mujeres de los toreros mascando pañuelos mientras ellos están en la plaza jugándose la vida (en este caso, por cierto, la actriz que interpreta a la mujer de Niki Lauda es la secretaria de Hitler en El Hundimiento/ Der Untergang, lo cual no dejaba de ser raro). Tienes también el torero/piloto al que el toro le coge y se pone en peligro su vida…En fin, tantas semejanzas.

Bien mirado, quizá los españoles y los austriacos no seamos tan diferentes después de todo.

Articulo publicado en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 Responses to Rush : Niki Lauda se encierra con 6 toros 6 en una tarde de lidia memorable

  1. dr.marder dice:

    Hola Paco, un post que por el título no podía dejarme indiferente. Películas de esta índole tienen que fracasar, y tengo muy claro el porqué: porque no interesan a casí nadie, y aún si se ha hecho un esfuerzo
    artístico en el rodaje, no obstante decepcionan a la mayoría de los espectadores. La razón me parece
    obvia: estas pelis se hacen porque se trata de un(a) famoso(a) y se especula sobre el interés que debía
    haber por sus admiradores, pero para ser una producción de éxito, tiene que haber gran dosis de “drama”,quiere decir un narrativo de éxitos y fracasos en la carrera personal o erótica del personaje principal. Ahí está la madre del cordero – a los aficionados ( al las carreras, al futbol, a los toros, al teatro..
    etc. ) les interesa el personaje público, a la gente profana les interesa el personaje privado, y no las circunstancias de triunfo en su especialidad respectiva. Y cómo
    las especialidades antes mencionadas son bastante reiterativas y en el cine resulta muy difícil
    convencerle al público del interés técnico del éxito, también a este público ávido de escándalos de
    cama o de despacho al final les acaba aburriendo.
    Tienes razón en equiparar la devoción que nosotros y los españoles tenemos por celebridades, somos
    dos países con gran tradición teatral.
    Yo no voy a ver la de Lauda.

  2. Inma dice:

    El fórmula 1 utilizado (al menos por el protagonista, en la película) es el auto original, cedido por un coleccionista.

    Si se hace una película sobre Manolete… Por qué no sobre Lauda? 🙂

    Creo que tiene mérito que sea la primera película de la historia sobre la Formula 1.

    Saludos. Y muchos éxitos 🙂
    Me gusta tu blog 😀

    • Paco Bernal dice:

      Gracias Inma!

      A mí, la verdad es que me gustó mucho. Me pareció una película fenomenal. Mucho mejor de lo que yo me había esperado.

      Muchos éxitos para ti también 🙂

  3. amelche dice:

    En resumen, que no vaya a verla. Que cuesta muy caro el cine y hay que seleccionar mucho. Pero, ¡qué cosas se te ocurren viendo una película! Mio Cid y Niki Lauda… Jamás lo habría asociado.

  4. Alvaro rodriguez dice:

    Buen articulo, pero dejame q te corrija en una cosa: si quieres ver una buena pelicula de beisbol por lo menos nombra la de , El mejor de Robert Reford.

    Sigue asi, saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.