Martin Karplus, el vienés sorprendente

Bosques de VienaLa semana pasada, los austriacos se llevaron una agradable sorpresa ¿Quieres saber cuál fue?

13 de Octubre.- La semana pasada, los austríacos se llevaron una sorpresa. Al darse a conocer los nombres de los premiados con los Nobel uno de los agraciados, Herr (¿O habría que llamarle Mr.?) Martin Karplus, se dirigió a los telespectadores en un alemán totalmente perfecto para, modestamente, explicarle a los medios germanoparlantes que se había enterado de la concesión de su premio por una vecina, que le había felicitado por la calle.

La explicación de este misterio es que este jovial caballero, de 83 años, nació en Viena. Concretamente en el distrito 19 (Paradisgasse 57) en 1930. En el 38, debido a que el Sr. Karplus había nacido en una familia de la alta burguesía hebrea, tuvo que abandonar Austria junto con sus parientes. Primero, pasaron a Suiza y de allí a América en donde el Karplus ha desarrollado toda su carrera como prestigioso profesor e investigador (desde 1979 enseña en la Universidad de Harvard).

El motivo por el que el Sr. Karplus, en compañía de otro colega, ha sido galardonado es por haber construido un modelo informático por el que se pueden obtener modelos mucho más precisos de las reacciones químicas de los actuales.

Panorama

Pos fale” dirán mis lectores “Y eso ¿Para qué sirve?”

Pues sirve por ejemplo para obtener mejores medicamentos, ya que se puede saber con más precisión cómo van a comportarse sus componentes y para reducir los residuos tóxicos que producen.

Si hubiera sido por los padres de Herr Karplus, sin embargo, quizá no estaríamos dando la noticia de hoy. Porque los padres de Martin Karplus querían que fuese médico y no químico. De casta, sin duda, le hubiera venido al galgo. Siguiendo la tradición de la alta burguesía judía vienesa de entresiglos los Karplus habían elegido para su hijo una profesión liberal de acuerdo con la tradición familiar. El abuelo paterno de Karplus fue el prestigioso neurofisiólogo de la Universidad de Viena Johann Paul Karplus. Sin embargo, a Martin le iban más los átomos que los glóbulos.

Hojas

En 1938, con la anexión de Austria a la Alemania nacionalsocialista, los Karplus pasaron las de Caín. El padre del científico, fue encarcelado por los de la cruz gamada, al objeto de sacarle hasta el último céntimo de la fortuna familiar (los Karplus estaban ciertamente montados en el dólar y vivían en el Palais Lieben-Auspitz frente a la Universidad de Viena, en el Universitäts-Ring (mis lectores que vivan en Viena conocerán el edificio seguramente, porque en sus bajos está el Café Landtmann). La madre huyó a Suiza, como queda dicho, con los hijos del matrimonio y, en 1939, llegaron a América. Karplus es, debido a esto, ciudadano americano.

Karplus estudió en Harvard a partir de 1947 y se graduó en 1950. Desde entonces, ha llevado una carrera académica de brillantez proporcional a su portentosa inteligencia. Harvard, Illinois, Columbia, Oxford y la Universidad de París son los jalones de una distinguidísima carrera.

Aparte de sus ocupaciones profesionales con las reacciones químicas se da la circunstancia de que Herr Karplus es un apasionado fotógrafo (y no solo apasionado, además, parece ser que es bueno). Este verano, se presentó una exposición en la Bibliothèque Nationale de France que  llevó por título „Martin Karplus, la couleur des années 50“. Debido a esto, y como humilde homenaje al profesor Karplus, las imágenes que ilustran este post: tomadas hoy, durante una bonita excursión a las colinas cercanas a Viena, hermosas hermosas bajo el sol otoñal. A disfrutarlas (Más, por cierto, aquí)

Articulo publicado en Cultura con las etiquetas: , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.