Y usted ¿Se puede saber de qué está orgulloso?

RaxUna de esas cosas que solo son posibles en Austria y que, difícilmente, tendrían encaje en España.

28 de Octubre.- Hay una famosa escena de Pulp Fiction en la que dos personajes, después de alabarse mutuamente, se piden el uno al otro “dejar de chuparse las p*llas” y decirse la verdad en el futuro.

No sé por qué, pero a uno le viene esta escena a la cabeza cada vez que alguien se deshace en alabanzas hacia otra persona. Extrañas asociaciones de ideas.

En fin: estos días, con ocasión de la Fiesta Nacional (vamos, la austríaca, nada que ver con los toros) muchos aborígenes han sentido la necesidad de ver su corazón henchido de fervor patriótico y recordarle a sus paisanos las cosas que les vuelven locos de EPR. Con este motivo, el Österreich (gran periódico) ha hecho una encuesta y, naturalmente, la ha publicado.

Para redondearla, algunos famosos (vamos, los de siempre) se han decidido a enunciar públicamente qué cosas de su país hacían que se les reblandeciera de gusto la víscera cardíaca. He aquí algunas:

(Se recomienda leer el resto de esta entrada con esta música de fondo)

La neutralidad (!): síp, síp. En el día de la Austrianidad lo que se celebra no es, como mucha gente piensa, el feliz hecho de que, en 1955, el último soldado extranjero abandonase el suelo de Esta Pequeña República después de diez años diez de ocupación, poniendo fin así, definitivamente a la segunda guerra mundial. Sino que, tal día como el 26 de Octubre de 1955, el Parlamento Austríaco declaró que este país sería neutral. En aquella época, esto quería decir que no se adscribiría ni a los países a los que se les hacía el chisme pepsicola con los dictados del PCUS moscovita ni a aquellos que importaban cacahuetes marca Jimmy Carter sólo por hacerle la pelota al futuro presidente de los USA.

Hoy en día, esta declaración de neutralidad ha perdido un tanto su sentido porque la URSS y su bloque (por suerte) pasaron a mejor vida hace ya tiempo (aunque con Putin se podría decir aquello de “otro vendrá que bueno te hará”). Pero esto de la neutralidad es un pretexto ideal para invocar el orgullo patrio, porque ser neutral es una cosa con la que no se ofende a nadie.

Otoño-Los austríacos también están como locos con la riqueza natural de su país. Esos bosques verdes y tupidos, esas aguas límpidas que chorrean por las cascadas que es un gusto, esos esmeraldados prados brillando rutilantes bajo el sol,  esos lagos como zafiros engastados en las montañas y los llanos, esa riqueza de bichos y especímenes botánicos. En fin: que playa no tienen, pero si tuvieran, a los austríacos no les entraría ni el pelo de una gamba por el tercer ojo.

-¿Y qué decir del tercer motivo de legítimo orgullo? La cultura. La Ópera de Viena está a reventar todos los días (en serio), los museos florecen, a nada que haya cuarto y mitad de día de fiesta la gente se pone el trachten y se echa al monte a practicar las tradiciones más ignaras. Pero no sólo eso: la cultura representa un interesante negocio para Austria ¡Esos japoneses que vienen buscando a Mozart y a Sissi! ¡Esos seres humanos que escuchan un vals y sienten cómo sus pies se mueven solos! Por no hablar del cine, séptimo arte, que delira con Hanneke (ídolo del sector cárnico). Esa Academia que le da Óscares en cadena a los actores y a las pinículas austríacas. La cultura, definitivamente, es un bisnes a tener en cuenta.

Hair Fair

-Según las encuestas, los austríacos están también muy contentos de que la crisis les haya respetado o, mejor, de la manera en que, en su momento, previnieron que la crisis apareciera y cómo la han capeado. Porque en Austria hay severas leyes que atajan el peligro de la especulación inmobiliaria, y se invierte en I+D para que las empresas tengan unas fuentes de ingresos sostenibles en el tiempo y sean competitivas, y la gente se rompe la cabeza pensando en maneras de mejorar la educación (o de impedir que termine de estropearse) ¡Si tan solo se evitaran las fugas de dinero que produce la corrupción en el sistema! Pero bueno, no todo puede ser perfecto.

-Otro motivo de orgullo para los aborígenes es su propensión al triunfo deportivo (esquiando y patinando, porque en lo otro…Pero bueno, dejémosles el orgullo este). El fútbol les apasiona, pero la verdad es que sus equipos son modestos (falta de cantera) y de lo demás…Bueno, ya si eso hablamos otro día del balón volea.

-Los austríacos están muy poco orgullosos, eso sí, de sus políticos. Sólo un 3% de los encuestados afirmaban poder contener las ganas de vomitar en presencia de uno de esos señores que se dedican a prometer y que, una vez metido (el cucharón en el cazo), se olvidan de lo prometido.

A mí siempre me gusta trasponer lo que vivo aquí a la realidad española y siempre pienso ¿Qué pasaría si algún periódico español publicase una lista semejante con opiniones de gente famosa que respondiera a propósito de lo que les enorgullece de España?

Es más ¿Están mis lectores orgullosos de ser españoles? ¿De qué les parece que podemos presumir? Retorciéndolo un poco más todavía ¿De qué piensan los austríacos que nosotros deberíamos presumir? ¿Qué nos envidian? Cuántas, pero cuántas preguntas…Quizá sería un tema para otro post.

Articulo publicado en Austria con las etiquetas: , , . Guarda el enlace permanente.

3 Responses to Y usted ¿Se puede saber de qué está orgulloso?

  1. Anonimous dice:

    Si comparamos Austria con nuestro país, hoy en día, damos wertgüenza! no es que no estemos orgullosos de nuestro país, pero creo q estamos orgullosos del concepto que tenemos de nuestro país, porque a poquito que indaguemos, vemos que.. se está echando a perder! educación, sanidad, políticos robando, preocupándose de ellos mismos, no del país, que no les importa que la gente se vaya… Algo bueno de España:paisajes. Envidia de playas, no de nada más.

  2. Pedro dice:

    Es curioso que los austríacos estén orgullosos de sus bosques… Explotaciones forestales en el 99% de los casos. Kilómetros dominados por una sola especie. Para que nos entendamos, el Wienerwald es al bosque lo que el trigal al prado.

  3. Sole Soto Vicente dice:

    Nos resulta tan fácil criticar los nuestro que casi nunca exaltamos las bondades de España más allá del clima, la comida o el deporte. Poca gente habla de que España está en cabeza en energías renovables, o que somos el segundo fabricante de automóviles de Europa (eso sin tener marca propia), por detrás de Alemania. En plena crisis, las fábricas españolas han logrado más de 3.000 millones de euros de inversiones en los últimos 12 meses para producir nuevos modelos y así generar miles de puestos de trabajo. Por ejemplo……

    (Ahh…Imagino que los austriacos piensan que nosotros presumimos de nuestra “simpatía” y “amabilidad”……”Esta mañana, 08:45 h., vía 1 Landstrasse, tren dirección aeropuerto. Una maleta en cada mano (una de 20 y otra de 8 kgs) para subir al tren, tres peldaños altísimos y ninguna alma bendita se ha dignado a echarme una mano”…..Hombre, esas cosas en España no pasan)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.