El austriaco muerto tiene la palabra

Flores de cerámica en una tumbaQué mejor día que el de hoy para repasar las descacharrantes últimas palabras de algunos austriacos célebres.

1 de Noviembre.- Una de las veces en las que más me he reido fue leyendo la noticia de la muerte de Camilo José Cela.

¡Viva Sanse!

Penélope

No porque yo le tuviera ninguna inquina a nuestro ilustre premio Nobel, ni deseara de ningún modo que la parca lo mandara a jugar al mus con San Pedro, sino por el modo en que en El Mundo (uno de los periódicos que yo compraba en aquella época) se contó la noticia. Totalmente en serio, el articulista explicaba que el escritor había expirado en presencia del presidente de la Fundación Camilo José Cela y de su esposa (del escritor), Marina Castaño. Que le había cogido la mano (a Marina) y que, tras asegurarle a la futura viuda de Cela que la quería con locura, con sus últimas fuerzas el Nobel había gritado “!Viva Iria Flavia!” (su localidad natal). A mí, esto de verme a mí en el postrer trayecto de mi vida, sentir acercarse a la muerte y que lo único que se me ocurriese fuera gritar “!Viva Sanse!” (por San Sebastián de los Reyes, localidad de la que somos Penélope Cruz y servidor, marco-incomparable-de-belleza-sin-igual) la verdad, me dio por reirme y estuve media hora que no pude parar.

Sin embargo, es imprevisible lo que se le puede pasar a uno por la cabeza al ir a dejar este mundo y qué mejor día que el de hoy, primero de noviembre, para darle un repaso a algunas de las últimas palabras que dijeron austríacos célebres.

Tormentas y diagnósticos erróneos

Empezaremos por Beethoven (Ludwig van). Lo sé. No nació en Austria, pero cascó en Viena el 26 de Marzo de 1827, durante una tormenta (que ya son ganas de morir como una drama queen). La tradición dice que el bueno de don Luis esperó para morirse la llegada del sacerdote que le traía el viático y que, terminado el rezo, le dijo:

-¡Gracias, señor! Me ha dado usted un gran consuelo.

Algún día se sabrá que lo de Iria Flavia era lo que parecía, o sea, una auténtica gilipuertez. La realidad, en el caso de Beethoven, fue también mucho más prosaica. Beethoven murió en presencia de unos amigos que le habían traido una botella de vino, una medicina muy apreciada entonces contra la hidropesía, mal que padecía el compositor de la quinta (de Beethoven). Con la botella en la mano, don Ludwig van, que había sido toda su vida un poquito borrachín, dijo: “Qué pena, pero ha llegado tarde,muy tarde” e hizo chimpún.

Prinz Eugen
Eugenio de Savoya, estatua de biscuit que se conserva en el Schlosshof, que fue de su propiedad (A.V.D.)

El príncipe Eugenio de Savoya falleció en Viena en 1736 en el Winterpalais de la Himmelfortgasse, actual sede del Ministerio de Economía austríaco. Savoya era pequeñito, francés, orgullosamente homosexual y un militar heróico (su estatua ecuestre decora la Heldenplatz, lo cortés no quita lo cabal). Su gusto por los pajes guapos se le perdonaba en su época porque, gracias a él (bueno, y a un montón de soldados que habían dado su vida por ese objetivo) Viena no había caído en manos turcas. Las últimas palabras de don Eugenio fueron:

­­­-Ya basta por hoy. El resto –del trabajo, se entiende- lo dejamos para mañana. Si vivo.

No vivió, claro.

Mascara mortuoria de Haydn
Máscara mortuoria de Haydn

Joseph Haydn, el Michael Jackson del siglo XVIII, compositor mucho más popular que Mozart en su época, también murió en Viena en 1809, justo en los revueltos días en que Napoleón había conquistado la ciudad. Don José, que debía de ser un alma de Dios, al ver la cara de tribulación de sus sirvientes y pensar en el papelón que les caería para enterrarle en condiciones con el trajín de las guerras napoleónicas, intentó tranquilizarles diciendo:

Tranquilos, hijos míos, que estoy bien.

Dicho esto, la espichó.

Héroes, cómicos y emperadores

Andreas Hofer, héroe nacional del Tirol, era un tío bragado (y meano, que hubiera dicho don Matías Prats, padre). Lo fusilaron los franceses en 1810, en la bella localidad italiana de Mántua. Justo cuando el pelotón disparó, dijo él su última frase:

-¡Pero qué mal tiráis!

Maria Antonieta, hija de la emperatriz Maria Theresia que estuvo muchos años sirviendo en Francia, fue condenada a muerte por los revolucionarios y conducida al cadalso junto a su marido y su hijo, el delfín. Cuentan que,al llegar a la guillotina, pisó el pie al verdugo que la iba a ajusticiar. Sus últimas palabras, suprema educación, fueron:

-Perdón, señor, ha sido sin querer.

Luego, cayó la cuchilla y ya no dijo más. Lógicamente.

El emperador Francisco José

Johann Nestroy, cómico austríaco, una especie de Martes y Trece resumido en una sola persona, era un tipo que demostró que se puede morir también con guasa. En su lecho de muerte, para aliviar a sus familiares, que ya le lloraban, les dijo:

-Consolaos, porque no váis a llorarme durante tanto tiempo como el que os habéis reido conmigo.

Terminamos este recuento con las últimas palabras del emperador Paco Pepe, repetidas hasta la saciedad en audioguías y libros. El marido de Sissi era un trabajador incansable –y de lo más ineficiente, añado-. La víspera de su muerte, le dijo a su edecán:

No he terminado con mi trabajo. Mañana a las cuatro despiérteme usted como siempre.

Se lo encontraron tiesecico al día siguiente.

Articulo publicado en Historias de la Historia con las etiquetas: , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to El austriaco muerto tiene la palabra

  1. Maite dice:

    Parece ser que Lady Di antes de palmarla vio Zaragoza porque gritó emocionada:»El Pilaaaaaaaar.» Lo sé. Es muy malo pero con tanta ńiñez que hubo en su época con la Princesa del pueblo, yo me divertía mucho imaginándome la escena.

  2. dr.walter marder dice:

    Querido Paco, a mí no me parece tán desacertado lo de Cela: a un hombre tán inquieto cómo
    él, nunca le habrán satisfecho sus andanzas de adulto, y la única felicidad perfecta qué jamás
    le tocaba vivir, estaba localizada en ese pueblo gallego, Iria Flavia.Qué fueran sus últimas palabras,
    quién lo sabe, pero si lo eran, yo creo, sensatas y con argumento. Y me disgusta corregirte, pero la familia Capet nunca subió al cadalso junta: Louis XVI lo hacía en enero de 1793, mientras su esposa corrió la
    misma suerte 9 meses después, en octubre del mismo año.( Verificado por wiki, la enciclopédia de
    los gandules ). PS: ¡Me ha gustado mucho lo de bragado meano!
    Saludos reo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.