Cinco sencillos remedios contra los efectos de la falta de sol

Schlosshof

¿La combinación frío+falta de luz te pone del hígado? Este es tu post. Viena Directo servicio público en estado puro.

10 de Noviembre.- En la radio acaban de anunciar que, mañana, en toda Austria las condiciones climatológicas se van a parecer cada vez más a las del invierno. O sea, lo natural en esta época del año. Va a empezar a hacer un bris de esos que cortan el pis, empezará a correr un viento gélido del norte y, por la mañana, habrá que rascar hielo del parabrisas del coche (bueno, de momento, no en toda Austria, pero sí en una parte muy considerable).

Hay personas a las que este tiempo le parece maravilloso de la muerte, y que incluso encuentran el invierno gemütlich. Vamos, incluso hay personas a las que les gusta la navidad, que ya es ser excéntrico. A mí, personalmente, sin embargo, la combinación frío+falta de luz me toca bastante la moral. Me pongo tristón, me falla la energía y, lo único que me apetece, es tirarme en el sofá a ver capítulos viejos de Las Chicas de Oro.

A lo largo de mi vida en Austria, sin embargo, he recopilado algunos remedios sencillos que ayudan a sobrellevar estos meses tontos del año y a luchar con bastante eficacia contra la depresión estacional. Si a ti también te sucede lo que a mí, y el invierno te da perezón, este este tu post. He aquí algunos sencillos remedios para luchar contra los efectos de la falta de luz:

1.- Levántate antes, merece la pena. Los españoles, sobre todo cuando estamos recién llegados, tendemos a levantarnos a las mismas horas que en la piel de toro. Craso error. Ya lo dice el refrán local, que las horas de la mañana llevan el oro en la boca. Y no solo el oro: el sol también. La lógica es aplastante: si un sábado por la mañana te levantas a las diez y se hace de noche a las tres y media, has perdido tres horas de luz natural preciosas.

2.- Practica algún deporte, haz ejercicio físico, dale al molinillo con tu novio/a: la serotonina, la llamada hormona del placer, la principal responsable química de nuestro estado de felicidad y bienestar, se puede sintetizar al estar expuesto a la luz solar, pero la buena noticia es que el cuerpo también la segrega naturalmente si uno hace ejercicio. Cualquier ejercicio físico. Así que nada, tira la manta, ponte unos zapatos calientes y échate a la calle. Una caminata a buen paso de media hora basta para poner la máquina de la felicidad a funcionar (a falta de molinillo…).

3.-Cómete un bocata de sardinas en aceite: sí, así como suena. El pescado azul es riquísimo en ácidos Omega-3. Aparte de que tu corazón y tus arterias te lo van a agradecer horrores, el Omega-3 ayuda a aliviar algunos síntomas de la depresión. Si las sardinas te dan cosica o no te gusta el pescado –no sabes lo que te pierdes- puedes cambiarlas por un puñado de nueces.

4.- Evita el alcohol: en Austria, lo sé, misión casi imposible. Pero el consumo de alcohol, aunque pueda parecer lo contrario, conduce directamente a la depresión. El alcohol, al principio, causa una sensación de euforia y de felicidad pero, cuando uno la ha dormido, actúa sobre el sistema nervioso produciendo depresión. Ya lo dice la sabiduría popular: no bebas para olvidar porque las penas, desgraciadamente, flotan.

Y si todo esto no funciona…

5.- Parte el invierno en dos: haz lo que aquí llaman “unas vacaciones del sol”. Viaja al sur después de navidad o a finales de febrero y recarga baterías.

Articulo publicado en Austria con las etiquetas: , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Un comentario a Cinco sencillos remedios contra los efectos de la falta de sol

  1. Bad Vöslauer dice:

    Lleva toda la ropa que puedas, aunque al principio no tengas sensación de frío, una vez que pierdas el calor corporal será imposible recuperarlo a no ser que haya estufa o calefacción cerca. .ropa olvidada=calor perdido, frío= me voy a casa= no veo la luz.Así que guantes, gorro, calzado impermeable para todo, como si vas a por el pan.Y quitatela al entrar, en fin nada que no te hayan dicho cuando eras un prepúber y sólo crecieran los folículos pilosos de la cabeza y es que ya lo dice el refrán:» digan lo que digan los pelos del culo abrigan».
    No hay mal tiempo sino ropa inadecuada. Nadie va al desierto con un remo así que disfruta de la nieve, nunca hay suficiente y el próximo día todo lo que limpies estará igual de sucio, palea lo necesario, al igual que en los sitios de costa hay arena y salitre, la nieve no se irá hasta que venga el calor. Sal con tiempo de casa porque una tormenta de nieve puede bloquear el camino, el transporte público no es tan puntual y si tienes coche aprende a conducir suavemente sobre nieve si no la vista al taller es inevitable.
    Si no puedes con tu enemigo únete a él, trineos, esquí, paseos,patinaje y/o escalada en hielo y todo lo que no se puede hacer sin el blanco elemento y deseas hacer en verano y no puedes.
    Yo creo que eso de que Madrid y Viena compartan hora es una coincidencia práctica pero que deja en desventaja horaria de insolación a EPR, si además sumamos que en muchas localidades existe un relieve montañoso que impide ver al astro Sol a no ser que te encuentres en su cumbre y no en el valle, pueblos con 30 minutos de Sol directo al día la depresión está asegurada, así que subir montañas en pleno invierno no es algo tan descabellado, además de generar calor, el Sol siempre está arriba y ayudas a bajar esas comidas copiosas que se toman para combatir el frío y que son la causa de tu próxima operación bikini.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.