La pobreza energética: el drama silenciado

HieloCada año, unas 170.000 personas en Austria ven angustiados cómo el invierno, lentamente, se acerca. Para ellos, con las nieves, empieza un drama silencioso.

15 de Noviembre.- Cuando un español decide venirse a vivir a Austria hay dos factores que, en mi opinión, suelen subestimarse: por una parte, la probabilidad de encontrar trabajo “de lo que sea” (sobre este asunto ya he hablado pero no me importa repetirme).

En España, y en los países del sur en general, el trabajo poco cualificado (y de eso, al principio, vive un español) se encuentra en dos sectores: en la construcción –bueno, eso más antes- y en la hostelería. En Austria, estas dos fuentes de trabajo son claramente estacionales. En invierno, prácticamente se paran todas las obras y no se hace nada en la calle (lógicamente, por las nieves y los jielos) y, asimismo, la demanda de mano de obra en la hostelería baja, porque no hay terrazas y hay algo menos de movimiento turístico.

Asimismo, el español que quiere “tirarse al aborígen” tiene que competir con otros demandantes de trabajo no cualificado que, en muchos casos, tienen una ventaja competitiva que a él le falta: saben alemán.

El general invierno o el invierno general

La segunda cosa que suele subestimarse es que en Austria, en invierno, y según zonas, puede hacer frío. Un frío de cojones, con perdón. Muchísimo más frío, en cualquier caso, que en la mayoría de las regiones de España (aunque sé que me saldrá alguien que me dirá que, en el valle del Ebro, se congelan los pájaros cuando se posan en los cables de alta tensión, vale-venga-va, pero eso es otra cosa).

El frío, aparte de ser un tema muy socorrido cuando se llama a la madre de uno por teléfono, también puede llegar a ser una gran putada (mi brigada). Entre otras cosas porque el frío, queridos lectores y queridas lectrices, en Austria, sale por un pico.

En los países del centro y norte de Europa existe una pobreza que no se da, o se da menos crudamente, en el sur, en donde las condiciones climatológicas son más benignas: es la pobreza energética.

Los pobres en energía son aquellas personas que no tienen ingresos suficientes para mantener su casa a una temperatura no ya confortable, sino también salubre.

Víctima de la pobreza energética
Retrato robot de las víctimas de la pobreza energética en Austria

La pobreza silenciosa

Según algunos estudios, en Austria, un país que no llega a los ocho millones de habitantes, hay 170.000 personas amenazadas por la pobreza energética.

Estas personas no son solo aquellos indivíduos que tienen ingresos que se consideran colindantes con la frontera de la pobreza (menos de 1080 euros al mes, casi da vergüenza escribir esta cantidad, con los sueldos que se están pagando en España) sino también personas que se ven obligadas a realizar un gasto energético mayor que la media, porque viven en casas que no están aisladas de forma eficaz y las cuales no tienen dinero para reformar.

El retrato robot de la víctima de la pobreza energética es una mujer, mayor, pensionista, que vive en la zona montañosa de Austria y que habita una casa grande.

Y, lo que es más importante, personas que, a la lacra del frío, unen la lacra del silencio, porque son personas que no solo están excluidas socialmente por ser pobres, sino que también están excluidas porque no pueden decir que lo son.

Ayudas del Estado austriaco para calefacción

El Estado austriaco concede ayudas para calefacción a aquellas personas que lo soliciten y entren dentro de los baremos de ingresos establecidos.

Alrededor de unos 250 euros al año que se dan en un solo pago. En total, las subvenciones a la calefacción son de unos 25 millones de euros anuales.

Este dinero, según los expertos, podría gastarse  sin embargo de una manera más eficaz. Por ejemplo, subvencionando medidas de reformas o aislamientos de las casas. Algunas de estas medidas, pueden ser muy baratas y están al alcance de todos mis lectores (que yo sé que son unas personas muy apañadas y clientes asíduos del OBI –Leroy Mel-lín austriaco-). Por ejemplo, poner burletes en las ventanas, o aislar la parte de atrás de los radiadores que están pegados a las paredes para que el calor se proyecte hacia donde debe y no se vaya para la calle.

Los expertos piensan también que, dado que muchas de estas personas que pasan frío en invierno viven de alquiler, el Estado austriaco debería también incentivar que los caseros emprendiesen obras de reforma en las casas, subvencionándolas para incentivar, asimismo, un consumo energético sostenible.

Por cierto, por el tema de este artículo ¿Se nota que en Austria ya ha llegado el frío?

Articulo publicado en Austria con las etiquetas: , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to La pobreza energética: el drama silenciado

  1. Supongo que las que peor lo tienen son las mujeres mayores que viven en su casa «de toda la vida», de donde no se piensan mover, que les da miedo (o no tienen dinero para) reformar, y con una pensión no contributiva que no da para muchas alegrías.

    Dicho sea de paso, en España los pobres no se mueren de frío, sino de calor.

  2. Bad Vöslauer dice:

    El símbolo debería ser el contrario es decir (sueldo menor que ) < 1.080 € /mes y Oeste por ser un punto cardinal; cosa de gente de ciencias que intenta escribir , ya sabes. Por lo demás sublime como siempre. En España también se para en invierno no creas se deja una botella con agua y si se ha congelado (tecnología ibérica) ni se trabaja en el exterior, ni se fabrica hormigón, por la diferencia de fragua. Cierto es que cada año hay algún muerto por mala combustión de la caldera(monóxido de carbono, (CO)) o fallo de un brasero eléctrico, desde luego que ser pobre es malo en cualquier zona pero en zonas cercanas al trópico se lleva mejor el clima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.