Viena Directo serie oro (14):Liebesgeschichten und Heiratssachen

Grupo escultórico de Sans Souci en Potsdam, BerlinEn las películas y en los programas de televisión se obvia siempre el problema que constituye «conocer gente». Elisabeth T. Spira, en su programa, le hace frente.

4 de Agosto.- Mis lectores habituales se habrán fijado en que Viena Directo trata una enorme diversidad de temas. De hecho, a la hora de sentarme a escribir, sólo me he puesto una regla: a no ser que sean parte de la misma serie (un post muy largo que haya que partir en dos) no suelo escribir dos días seguidos de lo mismo.

Ayer hablé de relaciones y, por lo tanto, si siguiera la regla a rajatabla hoy tendría que hablar de otra cosa. Pero es que entonces, a lo mejor, mis lectores se perderían el programa que echan (yo sigo usando este verbo entrañable) mañana en la segunda cadena de la ORF, a eso de las ocho y cuarto (primer prime time, aquí). Se trata de Liebesgeschichten und Heiratssachen (Historias de Amor y Cosas de Matrimonio) docusoap con solera presentado por la perspicaz señora Doctora Elisabeth T. Spira.

A mí, tengo que reconocerlo, el programa me pierde. Y creo que, en una cadena algo apolillada como es, en general, la ORF, Liebesgeschichten und Heiratssachen es rabiosamente moderno.

El mecanismo de la emisión, que toma su nombre de un entremés del autor austriaco Johann Nestroy, es el mismo que el de los anuncios de contactos de los periódicos. Unas personas buscan novio o novia, se presentan, enseñan los sitios donde viven y sus hobbies y aficiones y hablan (sin censura ni tabúes, y ahí está lo mejor del programa) de sus opiniones y de su forma de ver la vida.

La realización es pausada, abundan los planos en un encuadre fijo en donde las personas se mueven con toda libertad y eso refuerza la impresión de no estar ante algo amañado. Las personas son de todas las clases sociales, viven en casas normales, no en decorados de colores fluorescentes y se muestran, en lo posible, tal como son.

LGuHS tiene muchas lecturas pero, para mí, sobre todo, esta: en las películas de Hollywood y en otros programas del estilo pero de vertiente más “industrial” (los de las cadenas privadas) no se trata apenas el problema de la soledad. En otras palabras: de lo difícil que resulta para un adulto medio, de más de treinta y cinco años, conocer gente. No ya para encamarse con ella, sino para hacer amistad de la que luego “surja algo”. Y es ahí en donde Elisabeth T. Spira pone su énfasis. La mayoría de las personas de LGuHS son personas mayores, no especialmente guapas. Muchas, incluso bastante frikis. Pero Spira las retrata con absoluto respeto y con total objetividad, intentando que el telespectador se quede con una imagen lo más exacta posible del candidato o de la candidata. Al fin y al cabo, las relaciones amorosas se construyen sobre afinidades y para que una relación tenga éxito las personas tienen que tener una porción de gustos, si no comunes, compatibles.

Liebesgeschichten und Heiratssachen lleva emitiéndose desde 1997, casi siempre en verano y es uno de los programas más vistos de la ORF, alcanzando una media (datos de Wikipedia) de un millón de espectadores por cada emisión. En el último programa de cada temporada, se hace un repaso de las historias de la temporada anterior que han cuajado pero también se cuentan algunas que surgieron pero que, después, no terminaron de salir bien. La vida misma.

Para que mis lectores de fuera de Austria (o aquellos que no hayan visto aún el programa) se hagan una idea, aquí les dejo algunas de las historias recogidas de Youtube al azar. En la primera, Ken (el tigre) septuagenario amante del karate, viudo que cuidó a su mujer durante tres años hasta que murió en sus brazos, explica que a él le gustan mayormente las señoras que tienen hábitos saludables y que no llevan pantalones (que no le parece que sean apropiados para una mujer).

Esta señora le pide a la vida un caballero que, sobre todo, cuente con la conveniente virtud de la higiene

Hansi, en cambio, busca a una chica que comprenda su afición a ser bombero voluntario


Por último, dejamos a esta señora que pretende atraer a los caballeros con sus virtudes canoras
/>

Articulo publicado en Austria con las etiquetas: , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.