¿Son los «identitarios» un grupo neonanci? (1/2)

mexicanoAbordamos hoy esta resbalosa cuestión, que puede costarle al alcalde de Viena, Sr. Häupl, un querellón (el pareado es a posta)

22 de Mayo.- Quizá mis lectores recuerden que hace unos meses, algunos solicitantes de asilo se encerraron en la Votivkirche para pedirle al Gobierno de EPR que mejorase su situación.

Mientras duró el encierro de estas personas, el templo siguió funcionando con cierta normalidad, o sea, que hubo culto y los turistas pudieron visitarlo como es costumbre. En una de las misas dominicales, a las que los solicitantes de asilo también asistían (un poco a su pesar, también es verdad), hizo su irrupción un nuevo grupo, los autodenominados “Identitarios”, los cuales, de manera un tanto esperpéntica protestaron contra lo que ellos consideran que es una pérdida total de la “identidad” étnico-cultural de Europa (or whatever that means).

Antes, los llamados “identitarios” habían protagonizado también un tumulto al irrumpir en un espectáculo de baile intercultural organizado por Caritas.

Cuando uno se enteró de ambas cosas, pensó que los “identitarios” eran una pandilla de excéntricos anacrónicos y esdrújulos, una especie de excrecencia que le había salido al FPÖ por la derecha y que la cosa se quedaría en un par de berridos extemporáneos y chimpún.

Los “hunos” contra los “hotros”

Pues bien: parece ser que el día 17, cuando yo estaba todavía de vacaciones, se convocó en Viena una reunión de “identitarios” de diferentes países, que se manifestarían en contra de la Unión Europea.

Parece ser que, durante o después de esta manifestación, se produjeron enfrentamientos entre los “identitarios” y grupos “antifascistas” (la vieja querella de los “hunos” contra los “hotros” a cuyas repeticiones, me temo, tendremos que irnos acostumbrando), parece ser también que intervino la policía de EPR y que aquello acabó como cuando Asterix y Obelix se lían a guantazos con los romanos en los cómics.

Comentando estos sucesos, el facundo alcalde de esta bonita ciudad, Sr. Häupl, expresó su opinión en el sentido de que los llamados “identitarios” deberían ser prohibidos por ser, en su opinión, una organización “neofascista”.

Hoy, los identitarios han expresado no solo su enfado, sino que han anunciado su intención (de la que se hacen eco muchos medios de comunicación austriacos) de demandar a Herr Häupl por haberles calumniado.

Después de leer esta noticia, yo me he rascado la coronilla y me he hecho la gran pregunta: ¿Son los “identitarios” neonancis?

Lecturas y aspirinas

Para averiguarlo, me he provisto de varios kilos de aspirinas –presentía que en algún momento las iba a necesitar, como así ha sido- y, después, he aplicado una gran regla del periodismo que dice “Paquito, antes de hablar acude a las fuentes”.

Y dicho y hecho. He rebuscado por esos fondos de internet y me he lanzado a leer la documentación que los “identitarios” tienen colgadas por esas redes del Señor.

Espero, por cierto, que mis lectores sabrán agradecérmelo, porque no ha sido una tarea  fácil ni agradable.

Y después de leer muchas cosas algo contradictorias (me temo que los mismos “identitarios” tienen cierta tendencia a llevarse la contraria entre ellos) he llegado a la conclusión de que, aunque ellos sostengan que no son “neofascistas”, “neonazis” o vaya usted a saber, sí que es verdad que tienen algunas zonas en su ideología que concomitan con estas ideologías de infausto recuerdo.

En primer lugar, la manía por “la raza”. Claro que, como raza es una palabra que, desde que la utilizó el tito Adolfo es bastante peligrosa, ellos utilizan el concepto “etnia”.

Para que nos vayamos centrando, citaré (y traduciré) un párrafo sacado de una página que parece ser su órgano de expresión “Identitäre Generation”.

(continuará)

 

Articulo publicado en Política/Economía con las etiquetas: , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.