Bodas en Austria: una guía práctica

Pastel de bodas¿Qué regalar? ¿Qué hacer? ¿Soy un invitado A o un invitado B? Todo lo que usted siempre quiso saber sobre las bodas austriacas y nunca se atrevió a preguntar.

23 de Junio.- Se puede decir que llevo desde primeros de mayo tan feliz, casi a una boda por semana. Ha habido de todas las combinaciones posibles. Bodas españolas, bodas austriacas y, la mayoría, bodas mixtas.

Terminada –por el momento– la gozosa racha nupcial, me he decidido a escribir hoy sobre las peculiaridades de las bodas austriacas y sus diferencias con respecto de las bodas españolas.

En primer lugar, hay que decir que las bodas austriacas son mayoritariamente por la Iglesia. O sea, que la mayoría de la gente se casa, además de por lo civil, TAMBIÉN en una boda religiosa. Aunque claro, supongo que con la secularización que está invadiendo Europa occidental, también esto es cada día un poquito menos verdad.

La boda religiosa suele ser la grande (aunque yo tengo la sensación de que, cada vez más, los novios tienden a celebrar también la boda civil con una fantasia que no permite la boda religiosa). Suele ser esta, de todas maneras, la del boato. O sea, como dice mi padre, aquella en la que se come arroz y gallo muerto pero, siéndolo, la celebración no suele tener la envergadura de las bodas españolas al uso, en donde, generalmente, con los compromisos de las dos partes contendientes, no suele bajarse del centenar de invitados. Aquí, una boda de setenta u ochenta personas ya es una boda grande.

Cuando hablo de estas cifras, tengo que aclarar que me estoy refiriendo a la cifra de COMENSALES en el banquete nupcial. A la Iglesia, por supuesto, puede ir quien quiera (de hecho, la gente va con mucho gusto para ver solo la ceremonia –y, naturalmente, poner a todo el mundo a escurrir-, como en mi calle, cuando yo era chico, cuando bajaban las vecinas los viernes para ver las bodas que se celebraban en el juzgado que hay enfrente de mi casa).

En Austria, al contrario que en España, no existe el concepto salón de bodas y la mayoría de las personas celebran la feliz circunstancia de estar en posición de poder divorciarse en restaurantes normales.

Noches de boda

Hay pocos locales que tengan un comedor muy grande, así que los novios, si no quieren vérselas y deseárselas para encontrar un lugar en donde darles de comer a sus invitados, generalmente, se las ingenian para que los dichos invitados al banquete sean una minoría de escogidos.

¿Qué sucede con esas otras personas que, normalemente, van a una boda española? (la tía Paquita, el chico pequeño de la Benita, esa amiga con la que fuimos uña y mierda de uña pero que desde que se echó un novio gilipuertas ya no vemos, ese antiguo jefe con el que nos intercambiamos felicitaciones navideñas…). Gran pregunta. Pues los austriacos, como son fríos y prácticos –a veces parece que no tengan entrañas– y les encanta compartirmentar sus amistades, han inventado una fórmula que, en España, me temo que abocaría a las personas a disturbios y reyertas: o sea: a todas estas personas se las invita a la iglesia. Terminada la ceremonia, sin embargo, se les ofrece un “canapié” y una copa de vino (se llama a esto Agape, sin acento en la primera a) y luego, los novios y la familia más próxima les hacen un ignorito y se piran al restaurante a “jincharse” de comer a dos carrillos.

 Aquellos que podríamos llamar los “invitados B” son perfectamente conscientes de que ocupan en tu vida un lugar secundario e, incomprensiblemente, no se enfadan con los novios (ese realismo austriaco, ole con ole y olá). El resto, los ufanos invitados A (que pagan su privilegio, por cierto, con el deber de regalarles a los novios algún cachivache doméstico) se marchan al restaurante y aquí no ha pasado nada.

El regalo. Espinoso tema ¿Qué se regala en una boda en Austria? Generalmente, como en España, existe la civilizada costumbre de la Lista de Bodas. La cual, como este es un pueblo razonable, suele contener chismes al alcance de todos los bolsillos. Si los novios han decidido que, como decían en Die Fledermaus, “chacun son gout”, o sea, que cada uno les regale lo que Dios les dé a entender, la opción más segura siempre es el dinero ¿Cuánto? Se suele pagar el coste del cubierto y un poquito más. En una boda normal, entre los cien y los ciento cincuenta euros. De ahí, para arriba.

Tradiciones. A diferencia de las bodas españolas, las austriacas tienden a ser más silenciosas. No suele haber gritos de Vivan los Novios ni muchos cánticos, tampoco se suele pedir a los padrinos que se besen ni que hagan un sixtináin. No se le corta la liga a la novia, ni se vende la corbata del novio en cachitos. A cambio, hay juegos y otras tradiciones que se despliegan según avanza el banquete. Varían según región.

En Burgenland, por ejemplo, debe bailar la novia con todos los hombres invitados a la boda y se tira dinero que luego ella tiene que barrer. También la madre de la novia entrega a la desposada a su reciente marido, mediante un discurso en donde le pide que la cuide y que vele por ella. En la bonita localidad de Amstetten, en la Baja Austria, se “secuestra” a la novia (Entführung, se llama la cosa). No para meterla en un sótano –lo del monstruo fue una excepción, gracias a Dios- sino para que el novio la encuentre en uno de los bares del pueblo.

En fin: creo que no se me olvida nada. La comida. En las bodas austriacas no hay cordero ni langostinos, pero sí Schweinsbraten –cerdo asado, como en los tebeos de Asterix- y Leberknödelsuppe y, en Burgenland, como no, dulces como en navidad, obvio símbolo de las dulzuras del amor. Me apuntan por aquí también, mientras escribo, que en las bodas austriacas no hay sable para cortar la tarta (esa tizona justiciera, tan seventies, que se usa en nuestra patria) y que se utiliza un cuchillo normal (mucho más práctico y menos peligroso).

Articulo publicado en Austria con las etiquetas: , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Bodas en Austria: una guía práctica

  1. Estimados
    Me encuentro haciendo un estudio sobre el uso de flores en Austri, especialmente para bodas, me podrían indicar algo más sobre este tema?
    Saludos.
    Jimena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.