¿Prohibirías el burka?

Mujer árabeLa ultraderecha austriaca ha conseguido de manera magistral lo que parecía imposible: convertir un problema absolutamente inexistente en objeto de debate nacional.

4 de Julio.- Una de las astucias que tiene que tener cualquier persona que quiera tener alguna relevancia pública en estos principios del siglo XXI, vísperas del Gran Cambio, es la de conseguir llevar a su molino lo que podríamos llamar “el agua de la conversación global”.

En ese sentido, la ultraderecha austriaca es admirable (quizá, es en el único sentido en el que la ultraderecha austriaca pueda ser admirable).

El FPÖ no solo tiene una capacidad diabólica de capitalizar y utilizar en su propio beneficio debates impulsados por otros por muy chorras que estos sean –véase la tontada de Gabalier y del himno- sino que también es capaz de crear de la nada conversaciones absolutamente artificiales, inflarlas hasta convertirlas en problemas y marcar así la agenda política del país.

¿Se debería prohibir el burka?

Así ha sucedido por ejemplo con la propuesta que Strache ha lanzado de seguir el modelo francés y prohibir en Austria la utilización del burka (se ve que la sobrina de Marine Le Pen, Strache y los demás ultraderechistas que se reunieron en Viena el mes pasado, estuvieron hablando de este tema candente)

Para lanzar este polémico tema, el FPÖ ha seguido la táctica acostumbrada.

En primer lugar, ha sido el propio Strache el que ha mostrado la posición del partido. En un debate parlamentario, en unas declaraciones informales, en una rueda de prensa o en cualquier otro lugar en donde haya habido un micrófono.

En segundo lugar, cuando en el FPÖ han estado seguros de que se ha alcanzado un nivel de eco mediático óptimo (por ejemplo cuando han conseguido que el asunto sea portada en alguno de los periódicos gratuitos vieneses, como el Heute o el Österreich –gran periódico-) han confeccionado un anuncio y lo han colocado en su página web y en Facebook, en donde el FPÖ es singularmente activo.

El anuncio muestra a una muchacha rubia, una walkiria de límpidos ojos azules, de nuevo “de purra rasa arria” y un slogan: “Demasiado bonita para llevar velos” y una apostilla: “contra la islamización de Europa”.

En este caso concreto, en el FPÖ han rizado el rizo (qué expresión más Nieves Herrero) han rizado el rizo, decía, de la polémica. Porque la imagen de la rubia está tomada de un banco que prohibe la utilización de sus fondos en campañas políticas y el slogan está tomado de una campaña del ala más a la derecha del ya de por sí ultraderechista FPÖ, los llamados indentitarios, de los que nos ocupábamos en este post y en este otro post.

Con lo cual a la conversación “primaria”  (en todos los sentidos del término) y principal, los ultras le han dado un combustible adicional, asegurándose de que esta trama secundaria (¿Es plagio o no es plagio? ¿Tenían permiso para usar la imagen o no?) haga que la noticia permanezca un poquitín más en los medios.

El resto, lo han hecho los adversarios políticos del FPÖ cuando han empezado a discutir sobre el tema.

Prueba superada: el FPÖ ha conseguido llevar el tema del burka si no al centro de la atención pública si a un lugar prominente, absolutamente injustificado dadas las proporciones reales del asunto.

Y es que, en diez años que llevo viviendo aquí, creo que no he visto nunca a una mujer con Burka.

Para futuras campañas, creo que el FPÖ podría sugerir la prohibición de que los elefantes (asiáticos, eso sí) circulen por las autopistas, la prohibición de que las centrales nucleares (prohibidas en Austria) sean construidas cerca de las escuelas, etcétera.

 

Articulo publicado en Austria con las etiquetas: , , , . Guarda el enlace permanente.

4 Responses to ¿Prohibirías el burka?

  1. victoria dice:

    Perdona que te matice, y llámame pedante si quieres. ¿El lugar no debería ser preeminente en lugar de prominente? Creo que el adjetivo preeminente es más adecuado. En lo demás, de acuerdo contigo en todo. No creo que en Austria la población musulmana sea tan elevada como en Francia ni que haya que debatir el tema del burka, pero claro, un partido xenófobo aprovecha cualquier oportunidad para hacer proselitismo y crear un debate donde no lo hay. Un poco al estilo de Suiza, claro.

  2. Martín González Martínez dice:

    Saludos. Creo que lo que Paco viene a decir con su salero habitual es que las maniobras retóricas de ese partido ultraderechista en realidad van a favor del rebozo de las moras, no en su contra: lo de la valkyria me parece definitivo. Yo por mi parte añadiría con permiso del autor: -coño, saquen a una mora estupenda con su melena azabache, sus ojazos almendrados, su curvilínea silueta, sus… etc. y pon ese mismo texto. Todavía tendría un pase. Pero tal y como lo describe el artículo la conclusión sólo puede ser una: si no eres blanca largo, esfúmate, desaparece de nuestra Heimat, que no te veamos, o si no sigue bien envuelta en tu pañolón y ni se te ocurra salir de la jaima y coger un metro, etc. Purico «white trash» en las nórdicas mientes de algunos cabecicubos. Miren los/-as lectores/-as, algo bueno tiene resistir estos duros tiempos al sur de los Alpes, y es que siempre nos quedará el noble recuerdo de Franco y su acervo moral e institucional; aunque esto último a Paco le chirríe fijo, y que me perdonen él y la concurrencia, confieso que yo me consuelo de las sandeces racistas al uso de la decrépita «Europa» viendo en sepia aquellos cuadros de falangistas guineanos, de regulares saharianos y broncíneos saludando brazo en alto banderas de sangre y oro… etc. Sic transit gloria mundi

  3. Martín González Martínez dice:

    Por cierto tú que eres cinéfilo, ¿has visto «La Bandera», de Julien Duvivier? A ver si te animas y haces una reseña, aunque sea inmisericorde

  4. Pingback: 15 minutos | Viena Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.