Inmigrantes en Austria: prejuicios y hechos

Pareja¿Qué aspecto tienen los inmigrantes que vienen a vivir a Austria? ¿Cuánto de verdad hay en los prejuicios que se manejan sobre ellos? En este artículo, hablaremos sobre ello.

29 de Julio.- Las capacidades del „celebro“ de los seres humanos son limitadas y, por eso, el órgano más importante de las personas tiende a ahorrar recursos para optimizar sus resultados. Una de las tácticas que el cerebro utiliza para ahorrar recursos es utilizar para sus fines ideas que ya han sido pensadas por otra gente sin pararse a examinar si son verdad o no. Se podría clasificar a las personas por su grado de inteligencia si se pudiera medir el grado en que se dejan llevar por los estereotipos y los prejuicios. Así vistas, ciertas ideologías no son más que la expresión pura y dura de la pereza mental.

Generalmente, en Esta Pequeña República, cuando se habla de inmigrantes, influidos por la ultraderecha (los reyes de la simplificación mental y del prejuicio) se piensa en personas que tienen más o menos este aspecto.

“Sin encambio”, como dijo el clásico, según demuestran las estadísticas, los inmigrantes en Austria tienen, cada vez más, este otro aspecto.

O sea, que son personas a las que, como a usted y como a mí, con la boquita cerrada, nadie les podría decir que vienen del extranjero. Por decirlo en numeritos: el año pasado, el número de inmigrantes procedentes de Turquía aumentó en 1300 personas, el número de inmigrantes húngaros, por ejemplo, aumentó en 8500.

Como todos los años, la Secretaría de Estado de Integración austriaca, a cuyo frente está el Ministro de Exteriores, Sr. Sebastian Kurz, alias “Sebastianico el corto” ha publicado un informe-encuesta en el que se trata de trazar una imagen lo más fiel posible de los inmigrantes que vivimos en este bonito país. He aquí un rápido resumen de algunas de las conclusiones.

Procedencia de los inmigrantes en Austria

En primer lugar: durante el año pasado, la mayoría de los inmigrantes que decidieron establecerse en Austria (un 60%) provenía de la Unión Europea o de Suiza. Principalmente de Hungría, como queda dicho, pero también de Rumanía. Estas personas lo tienen mucho más fácil en lo que se refiere a la libertad de establecimiento y movimientos (los que estamos en la zona Schengen no necesitamos mayores papeleos para esto) pero comparten (compartimos) problemas con los inmigrantes que vienen a Austria desde fuera de la Unión Europea. Por ejemplo, nosotros (y nuestros churumbeles) tenemos que aprender el idioma que se habla aquí. En Viena, como luego veremos, es diferente, pero en los otros bundesländer, cuando un húngaro o un rumano quieren aprender alemán lo llevan clarinete, porque las subvenciones están dirigidas a los que, hasta ahora, el estado creía que eran los que más las necesitaban: esto es, y por simplificar, los turcos.

No es esto un problema solo de Austria, sino de la Unión Europea. Absurdamente, la Unión Europea no permite la utilización de fondos comunitarios para subvencionar el que los inmigrantes intracomunitarios se pongan las pilas por el idioma.

El otro día, hablaba yo también el “techo de cristal” de los inmigrantes. Pues bien: las estadísticas parecen demostrar que existe. De hecho, los inmigrantes intracomunitarios están mucho más en riesgo de pobreza que los austriacos. Por mencionar cifras: un treinta por ciento de los inmigrantes intracomunitarios tienen riesgo de ser pobres, en tanto que los austriacos “pata negra” que están en riesgo de ser pobres son un doce por ciento.

Para terminar diré que, en general, las personas en Austria con “migrationshintegrund” (se considera que tienen “migrationshintergrund” aquellas personas que, o bien no han nacido en Austria o que tienen uno de los padres que no ha nacido en Austria) son un veinte por ciento más o menos de la población (aunque, naturalmente, en Viena son unos pocos más en porcentaje) y una buena noticia: la tasa de los que se sienten integrados en Austria ha aumentado muchísimo desde el año pasado. Más de un sesenta por ciento.

Finalmente, aportaremos otra prueba de que, para ser un político eficaz, no hay nada como manejar los prejuicios ¿A que no saben mis lectores cuál es el número de inmigrantes más numeroso en Austria? Dejo la respuesta a esta pequeña adivinanza en la página de Facebook de Viena Directo, que es esta.

Darle al «me gusta», hombre, que me hace ilusión.

Articulo publicado en Austria con las etiquetas: , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Inmigrantes en Austria: prejuicios y hechos

  1. Sole Soto Vicente dice:

    Bueno, pues yo te podría contar, desde el lado opuesto, esto es, desde España, como vemos aquí a los inmigrantes:
    Vivo en un pequeño pueblo de 7.000 almas, donde el 63% de la población son ingleses, seguidos de alemanes y noruegos. Hasta hace cosa de veinte años, ibas por la calle y te pasabas todo el rato saludando: “Hola, ¿Qué tal?, ¿A dónde vas?, ¿de donde vienes?, Adiós, hasta luego, etc, etc. Hoy no nos conocemos nadie.
    Hoy, entras a cualquier restaurante (español) y no noto en nada la diferencia de cuando estoy en Viena. El 97% extranjeros (o ciudadanos comunitarios). Si vas al centro de salud, hay traductores para que no tengan problemas en comunicarse con el Dr. En el mercadillo (los miércoles), desde el gitano que vende los sujetadores, hasta el marroquí que vende las alfombras, pasando por el olivero o el que vende los zapatos de Elche, todos, todos, hablan inglés.
    En el Ayuntamiento, muchos se enfadan, pues cuando llegan a hacer cualquier trámite, lo que quieren es que los funcionarios les atiendan en su lengua de origen (cuando en las lenguas oficiales que se deben expresar son en castellano/valenciano). Dejan notas en Registro expresando su malestar y que no han sido debidamente atendidos, simplemente porque se les ha dicho que aquí se habla español. Sin embargo, cuando se ofertan los cursos de español para extranjeros (que son gratuitos) no muestran ningún interés por aprender nuestra lengua.
    Ahora, eso si……Ellos aquí tienen bares, restaurantes, cafeterías, peluquerías, librería, asociaciones, etc. etc. etc……Un día, pasando por una peluquería, había expuesto en el escaparate un cartelito que decía: “Se admiten españoles”……. En fin……

  2. Audrey dice:

    ¡Qué curioso el ser humano!,yo he hablado con gente austríaca que se ha sentido discriminada en España por ser extranjeros,lo mismo cuando he hablado con alguien de Latinoamérica,o con canarios en Madrid o madrileños en canarias…..Empiezo a pensar que las reservas frente a alguien que viene de fuera son casi las mismas en todos los países.Claro que a veces hay naciones donde el racismo está más arraigado que en otras,para ejemplo mirada a la Historia de la Humanidad.Lo que a mí me funciona aquí en Innsbruck es cerrar los oídos a los cortitos de cerebro,empaparme de lo que este país me ofrece de bueno,rodearme de gente bonita de alma,vengan de donde vengan,y cuando necesito respirar y escapar de la estupidez humana me «tiro al monte» como haría en Tenerife.Un saludo cordial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.