Hágase español en 25 cómodos pasos

Tio pepe!La respuesta austriaca ha llegado! Tanja (me ha pedido que no diga su nombre real), una estudiante de Romanistik (algo parecido a Filosofía y Letras) me ha pedido que publique su post. Está escrito en un castellano casi impecable, del que solo he tenido que retocar lo mínimo. Así nos ven ellos a nosotros.

Para hacerse español…

  1. Consuma usted mucho aceite de oliva y, si alguien le objeta que el producto es sano, pero solo en cantidades prudentes (una cucharada sopera al día, aproximadamente) pone usted el grito en el cielo y recuérdele lo mala que es la mantequilla o el schmalz.
  2. Ante una situación difícil, tarde mucho en tomar decisiones y llámelo tener paciencia.
  3. Deje que su concepto del reparto igualitario de las tareas domésticas empiece y termine en pasar la aspiradora una vez por trimestre y en cocinar una paella en aquellas ocasiones en que sus amigos le visiten (no tiene por qué ser todos los fines de semana). Por supuesto, deje que sea su señora/novia o amiga la que limpie después de que usted haya terminado de cocinar.
  4. Telefonee a su familia todos los días y habla con ellos durante horas a propósito de lo que les pasa a gente que usted hace años que no ve (vecinos de su niñez, por ejemplo).
  5. Llame a su familia todos los días y muestre un vivo interés por la vida de personas a las que nunca ha visto (y probablemente a las que nunca verá). Por ejemplo, una chica exdrogadicta llamada Belén Esteban, un hombre feo, gordo y sin estudios llamado Kiko Rivera o su madre, una vieja cantante folklórica  llamada Isabel Pantoja. Deje que cualquier incidente de la vida de estas personas le dé para un debate en el que salgan las palabras “vago”, “chupóptero” o “puta vergüenza”.
  6. Pierda la calma por cualquier cosa. Muéstrese emocional ante cualquier incidente nimio de la vida diaria.
  7. No sea capaz de ir solo a ninguna parte. A los médicos, especialmente. Pise    cualquier hospital (en compañía de varios miembros de su familia, eso sí) como si se tratara de la clínica en donde trabajaba el doctor Frankenstein.
  8. Diga cosas muy malas de su familia constantemente  pero, a pesar de todo, no sea capaz de vivir sin ella (ver puntos 4 y 7).
  9. Cuando usted debata sobre una determinada cuestión, que llegar a alguna conclusión sea mucho menos importante para usted que la conversación misma.
  10. Si usted, por lo que sea, no puede sostener una conversación de estas características, no se corte: véala por la televisión. En cualquier cadena española, casi a todas horas, habrá gente debatiendo, como si les fuera la vida en ello, sobre temas sin la más mínima importancia. Si tienen importancia, da igual, porque ellos debaten lo mismo.
  11. Si se encuentra usted en un país que no es el suyo, insista en seguir llevando horarios españoles. Levántese a las tantas, coma a las tres de la tarde, cene a las once y quéjese sin descanso de que las tiendas están cerradas demasiado temprano.
  12. Quéjese del invierno y de las pocas horas de sol que hay en Austria pero, en los días en que usted esté libre, insista en levantarse a las doce de la mañana para aprovechar (peor) el día.
  13. Coma usted mucho pescado (esta es buena).
  14. Hable usted alto o muy alto. Haga ruido aunque no sea necesario.
  15. Coma pipas. Coma kikos (ponga los ojos en blanco si son de Churruca).
  16. Repita usted conmigo: Hitler fue el demonio en persona pero Franco no pasó de ser un señor con mucho carácter que, al final de su vida, incluso era un abuelito simpático.
  17. En verano, diga usted muy frecuentemente que aquí no hay manera de tomarse una cerveza que esté fría de verdad.
  18. Trate de ser lo más impermeable posible al aprendizaje de cualquier idioma extranjero. Particularmente el alemán.
  19. Diga usted muy frecuentemente que los austriacos son muy antipáticos y que, como la marcha que hay en su ciudad, no hay en Austria (ver punto 18)
  20. Llame alcohólicos al resto de los europeos mientras usted se bebe un orujo de hierbas, un pacharán y varios litros de sangría o mientras se atiborra de alcohol de garrafón en cualquier noche de marcha.
  21. Presuma usted de lo sana que es la cocina española mientras se mete unos huevos fritos con chistorra, una ración de orejas a la plancha o un cocido maragato.
  22. Róbele horas al sueño para ver por la televisión debates absurdos sobre gente que no ha hecho nada en la vida (ver punto 9) o series con episodios que duran horas en las que siempre hay una familia cateta y una persona andaluza presuntamente graciosa (o dos tipos andaluces presuntamente graciosos vestidos de mujer). Decántese siempre que pueda por las películas dobladas y presuma de lo bien dobladas que están aunque salte a la vista que son “una puta vergüenza” (ver punto 5)
  23. Tarde muchíiiiiiiiiiiiiiiiiiisimo en despedirse.
  24. Diga muchos tacos.
  25. Considere el fútbol como una de las prioridades más importantes de su vida

Spitz

Los lugares más bonitos de Austria te están esperando. No te quedes sin saber cuales son.

 

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

16 Responses to Hágase español en 25 cómodos pasos

  1. Sandra dice:

    Pues…mire usted….puede ser,no le digo que no.Qué bien me viene ahora esta frase,no todo el monte es orégano y añado,no todo Tirol son vacas…Pues eso,que cada cualpiense lo que quiera y que los tópicos caigan mientras nos conocemos cara a cara,conversación a conversación y por qué no,también cuerpo a cuerpo

    • Sandra dice:

      Tal vez el miedo se enfrente en los hospitales mejor en compañía,donde haya una aceituna y su aceite que se quite la mantequilla y Franco y Hitler fueron dos demonios.Un saludo a la maravillosa gente en Austria y España.

  2. Landahlauts dice:

    Jajajajaja
    Andaluz, de Granada. Y aquí, en la lista de Tanja creo que hay muucho de verdad. En algunos de esos tópicos me veo reflejado completamente, en otros veo reflejada a gente que me rodea y en otros… ¡¡¡no hay otros!!!
    1.- Lo del aceite de oliva… está clavado. Nada que objetar.
    2.- Yo… paciencia… no sé lo que es. Pero veo que hay mucha paciencia a mi alrededor…
    3.- Sí!! No es mi caso (porque no puedo) Y, ¿sabes lo peor? que mientras pasan la aspiradora o hacen la paella, recuerdan a todo el mundo lo modernos y anti-machistas que son.
    4.- No es mi caso (detesto el teléfono). Pero… sí… creo que sí pasa
    5.- (me remito al punto 4)
    6.- «Paciencia»… «calma»…. aquí hay palabras que se le han colado a Tanja: no existen en español 😉
    7.- Prefiero la soledad y soy muy aprensivo (tanto que nunca voy al médico). Pero.. cuando voy… sí que hay «acompañantes) y más… si son las urgencias…
    8.- Poco amigo de relaciones familiares…. ahí no sigo la norma… que creo que se cumple.
    9.- Para ser un «español auténtico» hay que tener clara una cosa: cuando discutas sólo debes de pretender que tu opinión se escuche, quede clara y la puedas repetir varias veces. Mientras los demás dan su opinión… puedes pensar en cualquier otra cosa.
    10.- Hay muchas conversaciones absurdas de esas en cualquier canal, a cualquier hora. Así que creo que sí… debe de haber quien las siga. Yo, no es que sea de los que «sólo ve los documentales de la 2» (Paco, haz el favor, explícale esto)… es que simplemente no veo televisión.
    11.- ¡Sí! he escuchado que pasa, incluso después de meses de estar viviendo en cualquier sitio. (yo soy de los que cambia la hora del reloj antes de aterrizar… y ya hago vida según la hora que marca)
    12.- Yo me quejo del invierno en cualquier lado… pero soy de madrugar.
    13.- Lo del pescado… clavado.
    14.- Sí! Esta mañana mismo iba en un autobús donde había cinco pasajeros, el conductor y yo. El ruido era… era… ¡¡insoportable!!!.
    15.- Importante con las pipas: tirar las cáscaras al suelo si estás en la calle. Yo soy más de pistachos… y en casa…
    16.- No me hagáis decir lo que pienso de Franco… quiero conservar las buenas formas. Sólo una cosa, y sin acritud: la lástima fue que muriera en la cama… y de viejo. Hasta ahí puedo leer…
    17.- Sí!! Todos los que van a Londres (por ejemplo) se quejan de lo caliente que está la cerveza…
    18.- Yo creo que hay hasta tesis doctorales que tratan de darle una «explicación científica» a la incapacidad manifiesta de aprender un idioma…. Y el alemán ya… apaga y vámonos… «¡con lo feo que suena!»
    19.- Sólo conocí una austriaca, y era de madre egipcia…. simpatiquísima… con unos ojos…
    20.-» Borrachos? por ahí por el norte…»
    21.- … y muestre su repugnancia sobre lo que comen «por ahí» después de haber comido unas ancas de rana fritas, o unos caracoles, o unas criadillas rebozadas…
    22.- (Léase punto 10)
    23.- Creo que uno de los motivos de que «tengamos esa incapacidad genética a los idiomas» es el doblaje de películas. Y además, consigue que haya gente que jamás haya escuchado jamás la voz de Robert de Niro o Al Pacino…
    24.- Sí!!!!! (cómo lo detesto, por cierto)
    25.- Muchos no, todos… y aunque no vengan a cuento. (c*ñ*! algo he hecho mal… ¿no eran 25?)
    26.- Sí! No es mi caso… porque detesto el fútbol. Pero reconozco que es así…

    Muy acertados todos.

    Saludos.

  3. Uno que comparte vocación dice:

    Ampliemos la lista, bitte.

    26. No deje de repetir el motete «Como en España no se vive en ningún sitio», a pesar de no haber vivido mas que en España.

    27. No diga nunca lo que piensa ni piense nunca lo que dice.

    28. Arregle los problemas del país desde el sofá o desde la barra del bar, y si es posible en tres meses: un español lo arregla todo— paro, corrupción, terrorismo, etc.— en tres meses.

    29. Apele constantemente a los valores de la familia mientras se gasta el dinero en putas o es incapaz de reconocer el tostón que supone criar un hijo en España. Ahora bien, a la puta de turno sí se lo explicará.

    30. Nunca intente que un español cambie de mentalidad o ideas: el que nace del Real Madrid morirá del Real Madrid y que el nace del Barça morirá del Barça.

    31. Desprecie siempre lo extranjero aunque no lo conozca (la fábula de la zorra y las uvas).

    32. Jamás pierda un segundo en escuchar a su interlocutor: o es extranjero o tonto; ¿quizá posee ambas «virtudes»?

    33. Cuando vea un capote moverse embista con trapío y bravura: religión, política, ideología, monarquía… ¡Déjese torear con donaire!

    34. Conecte la televisión en cuanto llegue a casa: un hogar sin ruido no es un hogar.

    35. Nunca aprenda un idioma diferente al español; ¿para qué hacerlo?, ¡con lo fácil que es el español y lo que se complican la vida «los de afuera»!

    36. Derroche orgullo y arrogancia, el español nace con la gorguera puesta: ¡A mí, Sabino, que los arrollo!; ¡Antes muerta que sencilla!; ¡Antes partía que doblá!; ¡Más vale honra sin barcos que barcos sin honra!; ¡Sin novedad en el alcázar, mi general!; Quien al oír un ¡Viva España! con un ¡viva! no responde, si es español, no es hombre; y si es hombre, no es español.

    37. Sea envidioso hasta la médula y deséele un cáncer lento en la punta de…la nariz a su vecino cuando éste aparezca con un coche nuevo.

    38. Exagere siempre su patrimonio y el éxito profesional de sus hijos. En cambio, denigre el de sus primos, sobrinos, vecinos…

    39. Cáguese siempre en todo: en lo que se menea, en lo que se mueve, en la puta que me parió, en la puta que te parió, en Dios. La dieta mediterránea favorece el tránsito intestinal.

    40. Gástese el dinero en cualquier bien que otros puedan ver y prescinda de la educación de sus hijos: formarán parte del lumpen-proletariado (ahora se les denomina «mileuristas») de todas formas.

    41. Culpe siempre a otro de sus errores: un español de pura cepa nunca se equivoca.

    42. Si el punto anterior no le satisface, culpe de todo al Gobierno.

    Es cierto que en España siempre hay mucho ruido; sin embargo, estimado colega, también es cierto que hay pocas nueces. Eso sí: ¡como en España no se vive en ningún sitio! España me resulta un país al que nunca echaré de menos.

    Alles tapitas y sol und viel Vergnügen! ¡Qué barbaridad! Por los clavos de Cristo, ¡qué barbaridad!

    • antonio rios rojas dice:

      No sabes cuánto he disfrutado leyéndote. A los tres, Paco Bernal, Tanja y a ti. Yo, sin embargo, echaré de menos España, precisamente por alguna de las cosas por las que tú lo criticas. Pero mira como he disfrutado tanto leyéndote, sólo puedo darte las gracias. 🙂

  4. yolanda dice:

    Sin entrar a cuento con el contenido… resaltaria su tono «hiper serio» y su falta de humor …tan característico austriaco.
    Creo que Tanja habla de los «españoles que viven en Viena» y Paco de los Austriacos que viven en Austria…una sútil diferencia.

  5. mike dice:

    Se nota que se ofendió y ahora quiere devolverla, envidia cochina guapa, no has dado ni una

  6. Aitana dice:

    Me parecen ambos post muy acertados… y con mucho sentido del humor… riámonos más que la vida con humor, aquí o en España, es mucho mejor.

  7. Amelche dice:

    Buenísimo, y los comentarios de Landahlauts y Uno que comparte vocación, buenísimos también. Como en España no se vive ni se come en ningún sitio, pero me estáis dando una envidia (sana, porque en España la envidia siempre es sana, en otros países es envidia sin más) los que vivís en Viena… ¡Ja, ja, ja!

  8. Pingback: ¿Son los austriacos deportistas? | Viena Directo

  9. Luis dice:

    ¡jajaja! Donde las dan, las toman…

  10. antonio rios rojas dice:

    Hola Tanja! De verdad que he disfrutado mucho leyendo lo que escribes. En algunos puntos das en el clavo. Pero permíteme que te escriba no para alabarte, que sin duda tu escrito lo merece, sino para criticarte alguna cosilla. Estaba gozando leyéndote hasta que he llegado al punto 16 (que creo que es un a respuesta a un punto de Paco Bernal). Yo no sé dónde he vivido casi 40 años, creo que ha sido en España. Y que Franco fuera un viejecito tierno, mira chica yo eso no lo he oído jamás, ni eso ni nada parecido. Si algún país ha forjado él mismo sobre sí mismo una leyenda negra, ese ha sido España. Yo me he encontrado a campesinos españoles que decían: «qué malos hemos sido los españoles». Schiller y otros más ahondaron en nuestra leyenda negra, pero si hay un país que se haya creído como ningún otro el «que malo somos», ese ha sido España. ¿Por qué? por una cosa que indirectamente apuntas: no sé si somos los más altaneros, pero sí somos los más tontos. Por otra parte, permíteme decirte que comparar A Hitler con Franco está fuere de lugar. Franco fue un canalla, pero Hitler está fuera de toda medida. No hay que repetir contigo: «Hitler fue un demonio», sino «Hitler está fuera de toda medida»; y no sólo Hitler sino el nacismo alemán-austriaco.
    Sobre el doblaje de las películas. Mira yo cine moderno no veo nada. Veo aproximadamente cine hasta 1975, y no te lo digo yo, lo dice toda la crítica mundial de doblaje: en ningún lugar se doblaron mejor las películas (al menos hasta 1960) como en España.

  11. antonio rios rojas dice:

    Que conste Tanja que envidio y admiro el que tengáis a un Thomas Bernhard para destapar las esencias no precisamente aromáticas de Austria. Nosotros no disponemos de un T. Bernhard, porque no nos ha hecho falta. La leyenda negra ha calado en las bases sociales españolas desde hace decenios, yo diría 3 siglos

  12. Alejandro dice:

    Yo siempre digo que las monedas siempre tienen dos caras, y para mostrar «de verdad» dicha moneda, hay que mostrar ambas.

    Ya sabemos las críticas, todos los que somos españoles participamos de muchas de ellas (aunque no todos de todas), yo personalmente me identifico con tan sólo 3 ó 4 / 25 (y conozco austríacos que cumplen más números que yo de la lista, pero ese es otro tema)… pero es que nadie va a dar un voto positivo? es verdaderamente todo malo (ó 80% / 20%)? xD

    Mi experiencia me dice que casi siempre hay tal número de cosas positivas como negativas y el que uno vea más de un lado que del otro depende simplemente de la medida en que vayas girando metafóricamente «la moneda» hacia una cara o la otra 😉

  13. Pingback: Intégrate fácilmente en Austria en 10 cómodos pasos | Viena Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.