Inge Morath: pasión por la imagen (2)

ParejaLos que la conocieron, dejaron dicho que tenía un ojo privilegiado para mirar a través de las personas. Hoy, seguimos con su historia.

3 de Noviembre.- Habíamos dejado ayer a Inge Morath andando por los escombros humeantes de la Europa de su tiempo. Y hoy retomamos su historia.

Inge Morath llegó a Viena en 1945 y, en aquella capital del dolor, el hambre y la desesperación, en aquella ciudad oscura y tenebrosa que trataba de volver a aprender a ser ella misma, trabajó como periodista y traductora. En 1948, fue descubierta por un corresponsal, Warren Trabant, el cual más tarde se haría editor y fundaría la revista ilustrada “Heute” (nada que ver con la porquería, digooo el periódico, que se publica hoy). Trabant trabajaba para la agencia de información de los Estados Unidos, la cual pretendía, mediante la fundación de medios en la Europa de la posguerra, difundir los ideales democráticos y desacreditar a los nazis que todavía pudieran quedar.

Fue allí, en la redacción de la revista Heute, en donde Inge Morath conoció a Ernst Haas. Pronto, empezaron a trabajar juntos. Haas ponía las imágenes e Inge Morath ponía los textos. En 1949, Haas e Inge Morath fueron invitados por Robert Cappa a incorporarse a la recién fundada agencia Magnum. Hasta este momento, Inge Morath seguía escribiendo. Como editora, pasaban por sus manos las fotografías de todos los asociados, y así fue como descubrió las fotos de Henri Cartier-Bresson –si Viena Directo se llamase París Directo estaríamos, probablemente, hablando de él-.

El descubrimiento de las fotos de Cartier Bresson fue como una revelación para Inge Morath, la cual se puso a estudiarlas con fruición. Ella misma diría que aprendió a hacer fotos mirando aquellas imágenes, aún antes de tener una cámara en la mano. En 1951, a los 28 años, una edad algo tardía para la época, Inge Morath se casó con un periodista inglés y, siguiendo a su marido, se mudó a Londres. Es en este momento cuando empieza a hacer fotos. Fue durante unas vacaciones en Venecia y, desde el primer momento, Inge Morath se dio cuenta de que aquello era lo que quería hacer por el resto de su vida. Decidió colocarse como aprendiza en el taller de un fotógrafo famoso,Simon Guttman, el cual trabajaba para diferentes revistas inglesas.

Guttman no debió de tenerlas todas consigo, con respecto a aquella austriaca de aspecto algo tímido que quería hacer fotos (entonces, la fotografía era cosa de hombres) y le preguntó que por qué quería ser fotógrafa. La respuesta de Inge Morath fue concluyente: después del aislamiento del nazismo había encontrado con la fotografía una manera de decir cosas que no podía decir con la palabra.

Durante tres meses, Guttman la tuvo a prueba, como secretaria; después, le fue encargando, poco a poco, que cubriera algunos eventos. Pronto, Inge Morath empezó a vender sus propias fotos. Las firmaba con seudónimo, Egni Tharom (su nombre, al revés).

En 1953, Inge Morath se divorció de su marido inglés y se marchó a París, seguramente porque pensaba que ya había aprendido de Guttman todo lo que podía aprender. Allí, Robert Capa la invitó a unirse a Magnum otra vez, en esta ocasión como fotógrafa. Sin embargo (de nuevo el machismo) solo le asignaba a Inge Morath aquellos encargos que no querían los “peces gordos” de la agencia. Entre 1953 y 1954, Inge Morath trabajó como ayudante y documentalista del que ya era su ídolo y sería su maestro, Henri Cartier-Bresson. A partir de 1955, Inge Morath es miembro oficial de la agencia Magnum y se pasa toda la segunda parte de la década viajando por el mundo (España está entre los países que visitó, cámara en mano, y publicó un libro sobre nuestro país, que se llamó Guerre á la Tristesse). Las fotos de Inge Morath, hechas en los cinco continentes, se publicaron e Vogue y en Paris Match. En 1960, Inge Morath, como otros de sus compañeros de agencia, tuvo un encuentro que sería fundamental: se dio de bruces con el séptimo arte. Aunque eso, lo veremos en nuestro próximo capítulo.

Articulo publicado en Cultura con las etiquetas: . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.