El orígen de los nombres de algunos distritos vieneses (y 2)

SchonbrunnDe los Strauss a un Danubio que no tenía nada de azul y sí mucho de salvaje. Un viaje apasionante por la historia de Viena.

10 de Noviembre.- Hace unos días, hablábamos del origen del nombre de algunos distritos de Viena. Como la cosa da para bastante, hoy le vamos a dedicar un último post a lo mismo.

A pesar de haber estado poblado desde la Edad de Piedra, durante mucho tiempo, el lugar que hoy ocupa el distrito de Floridsdorf fue una frontera natural que separó a los romanos de los pueblos germánicos. Durante mucho tiempo, de hecho, fue una tierra de nadie que solo se hollaba cuando unos u otros querían gresca militar.

Posteriormente, hasta 1500, el río solo pudo cruzarse utilizando ferris. Fue entonces cuando se construyó el primer puente de madera sobre el Danubio. Fue entonces, debido a la prosperidad que trajo el puente –parece mentira como estas cosas mejoran la vida de la gente- cuando empezó a crecer, en un cruce de caminos cercano, un racimo de casas, al que muchísimo más tarde, hacia 1730, se llamó Floridsdorf, debido al nombre de un personaje que tiene nombre como de figura de libro de Harry Potter. El hombre en cuestión se llamó Floridus Leeb y era preboste del monasterio de Klosterneuburg (o Villanueva del Convento, como dice un amigo mío). Leeb fue un clérigo importante –y rico- que realizó por ejemplo muchas cosas que hoy llamaríamos “obras sociales” por ejemplo, favoreció el trabajo de los hombres jóvenes y donó 7000 Gulden –una fortuna de la época- para la construcción de una posada en donde los vieneses encontraban refugio cuando el Danubio venía bravo.

Muchas veces los nombres de los distritos vieneses vienen de nombres anónimos, como el de la propia ciudad de Viena, que tiene un orígen bastante incierto. Los romanos llamaron a campamento que dio origen a la capital de Austria Vindobona (o sea, “las tierras de Vin”); Vindobona se quedó en Vin, y Vin pasó al alemán como Wien, de donde viene nuestro Viena. El barrio de Hietzing, uno de los más lujosos de esta capital y de los que más solera tienen, debe su nombre también a un cierto Heinrich, que debió de ser el propietario de algún trozo antaño. Así, según los filólogos Hietzing procede de “Hiezo” o “Hezzo”, diminutivos o formas familiares del nombre Heinrich.

Se puede decir, por cierto, que Hietzing es fundamental para la fama mundial de la que goza Viena, porque en el corazón de este barrio tan vienés está el Café Dommayer, un establecimiento que pasó por ser el local de cabecera de los Strauss y en donde se puso de moda ese tecno del siglo XIX que fue el vals (así, puede decirse que los Strauss fueron una especie de Davides Ghetta decimonónicos).

Margaretten, y con este terminaremos esta serie, no es el único barrio vienés que tiene nombre de mujer. Brigittenau, el distrito 20, existente desde 1900, también tiene nombre de chica ¿De dónde viene? Pues lo contamos ahora mismo. El actual barrio de Brigittenau tiene su orgien, curiosamente, en los despojos que dejaron los turcos en 1529, después del primer sitio. Una vez vencidos los sarracenos, el emperador regaló a aquellos vieneses que habían perdido sus casas los restos de los edificios que habían dejado los turcos.

Tiempo más tarde, en 1645, un ejército sueco conquistó lo que hoy es el barrio de Brigittenau y se hicieron fuertes allí, hasta que tropas imperiales les expulsaron después de una cruenta batalla que duró cuatro días.

Para conmemorar la victoria, se erigió una capilla, la Brigittekapelle la cual, andando el tiempo, dio origen a la denominación del barrio.

Articulo publicado en Historias de la Historia con las etiquetas: . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.