Los políticos españoles están muy mal pagados

SchillingsSe han hecho públicos los sueldos de los políticos austriacos. Buscando un poquito por internet, encontramos los de sus homólogos españoles. Dan risa.

5 de Diciembre.- Recuerdo que, antes de la crisis, el exministro socialista Miguel Boyer (el señor Preysler, q.e.p.d.) fue objeto de gran polémica cuando dijo que una de las causas de la corrupción en la política española es que los políticos españoles están muy mal pagados.

Faltó poco para que se lo comieran vivo, como cada vez que yo digo lo mismo (si mis lectores se esperan un poquito, no solo me leerán repetirlo, sino que podrán leer mi argumentación que nace de que uno es ya un caballero de cierta edad que conoce la naturaleza humana).

Empresa vs. Función Pública

Las grandes cabezas, las que, en otro tiempo, nutrieron, por ejemplo, los primeros gobiernos de la Transición (con unos currículos que hacen que, por ejemplo, los de los gobiernos actuales den risa) venían del mundo de la gran empresa y de las altas escalas del funcionariado–por ejemplo, en el primer gobierno de Suárez, el conocido como “Gobierno de Penenes” , el único que era abogado raso era el propio Suárez y cualquiera de aquellos señores le hubiera dado sopas con onda curriculares a cualquiera de los ministros de Zapatero o de Rajoy -.

Ser ministro, en aquellos años, aún representaba una mejora económica sobre lo que cobraba, por ejemplo, un directivo de grado medio de una empresa grande. Luego, la inflación de los sueldos de la empresa privada hizo que las personas mejor preparadas no vieran el pasar al servicio público como algo rentable (ni en dinero ni en prestigio social) y las vacantes dejaron paso a los políticos analfaburros que tenemos ahora a los que, o bien los eligen por guapos, o bien no saben hacer la o con un canuto o bien las dos cosas a la vez.

Sueldos de políticos: España vs. Austria

Estos días, se han publicado los sueldos que (por lo menos oficialmente) cobrarán los políticos austriacos durante todo el año que viene y, si los comparamos con los políticos españoles, la verdad es que no hay color.

Los sueldos de los políticos austriacos (oficiales, corruptelas aparte) se fijan mediante una pirámide salarial, de manera que el presidente, Heinz Fischer, que es el jefe del Estado austriaco cobra exactamente 2.8 veces más que un diputado raso. Las escalas, por medio, incluyen a los vicepresidentes, secretarios de estado, alcaldes de grandes ciudades, etcétera.

Según esto, el presidente Fischer cobra al mes 24.033 euros brutos mensuales. Deben quedarse en unos 12000 limpios, quinientos arriba o abajo. Oficialmente, su homólogo, el rey Felipe VI cobra la mitad de lo que cobraba su padre, esto es 146.000 euros al año, lo cual, si no me fallan las cuentas, viene a ser, en catorce pagas 10.428 Euros mensuales, siempre brutos.

El presidente del Gobierno de EPR, señor Faymann (aquí se llama canciller) cobra 21458 Euros al mes. Su homólogo, Sr. D. Mariano Rajoy Brey, cobra 78185 Euros anuales. Esto, dividido entre catorce, da un total de 5585, céntimo arriba o abajo. Quítenle a esto los impuestos y queda un sueldo que a cualquier directivo de cualquier empresa grande (austriaca no digamos) le produciría risa floja.

Ana Botella, alcaldesa de Madrid, cobra oficialmente 100.000 euros brutos. Esto, dividido en 14 pagas, da 7143 Euros. Su homólogo, el alcalde de Viena cobra 17167 al mes (aunque, en este caso, no la cosa no es comparable, porque Häupl, nuestro entomólogo favorito, cobra esto por ser presidente de «la comunidad autónoma» de Viena y no como alcalde de la ciudad).

Un peligroso romanticismo

Naturalmente, siempre queda esa ingenuidad de que los políticos tienen que dedicarse a la política por aquello del servicio público y de quitar de en medio a la casta y pitos y flautas, pero la cruda verdad es que este romanticismo puede estar bien para aquellos cargos que forman la ancha base de la administración. Cargos de personas que cobran en otro tipo de especies (y no me refiero a ninguna trama criminal, sino pura y simplemente a la gratificación que supone, por ejemplo, que tus vecinos te conozcan y te quieran porque te has partido el pecho para que les pongan una farola o les arreglen el asfalto de su calle).

La maquinaria del Estado, que pagamos todos, de la que forman parte también los partidos políticos (incluso aquellos que claman que son algo distinto), maquinaria que no deja de ser un operador más dentro de la economía, debería salir al mercado laboral a comprar los mejores gestores y debería hacerlo ofreciéndoles unos sueldos que hicieran que, para ellos, la empresa privada no fuera atractiva. Y quien dice la empresa privada, el gastárselo en chatis o en tangas de Versace o en trajes de marca o en todas las horteradas que, generalmente, se compran los políticos corruptos.

Soy de la firme opinión de que las congelaciones de los sueldos y demás, obedecen a un progresismo falso y demagógico. Si un tío o una tía valen, hay que pagarles. Y el negocio del Estado lo merece, pienso yo, porque en él va nuestro bienestar.

Naturalmente, medidas como subir el sueldo de los políticos (sobre todo con la que está cayendo) son impopulares, pero luego claro, en esto como en todo, lo barato sale caro, y terminamos sentando en el parlamento a personas que son, como dice un amigo mío, una gallina joven mojada en ácido acético.

NOTA: Los datos que se dan en este artículo están enlazados a sus respectivas fuentes. EStos son los sueldos de los alcaldes de Niederösterreich. Hay un estándar y están baremados dependiendo del número de habitantes de las ciudades que administran.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

3 Responses to Los políticos españoles están muy mal pagados

  1. Antonio dice:

    Es el mismo romanticismo que pretende que los mejores investigadores se queden en las universidades españolas (con ese 70% de endogamia que saltaba a los medios la semana pasada), y que critica los sueldazos de los futbolistas, pero se congratula de tener la mejor liga del mundo. Desengañemonos: atraer talento (deportivo, intelectual, politico, artistico, etc…) o capital, es la mejor forma de hacer que una parte de ese talento, o capital, deje un poso en la sociedad que le permita un crecimiento en el area correspondiente (y por que no, en toda la sociedad). Aunque esta idea ya la expreso mucho mejor y de forma mas rigurosa Schumpeter.

  2. Charls dice:

    La misma ingenuidad es pensar que ofrecer mejores salarios va a ayudar a regenerar la política. Es más, la idea se me antoja falaz, y lo demostraré fácilmente. Quien está dispuesto a asumir la corrupción, lo hará tanto si gana 7000 ó 25000€ al mes (oiga, tanto mejor si es el segundo caso). Si de verdad fuera ese el problema, nuestros políticos se habrían tomado la molestia de mejorar sus sueldos por los servicios prestados al buen funcionamiento de la democracia, pero en lugar de ello muchos han preferido durante todo este tiempo involucrarse en las más variadas corruptelas -mientras que otros se han limitado a ser testigos en silencio para no perder sus privilegios-. Además estimado Paco, ¿no se acuerda usted de la conversación entre F. Underwood y Remy Danton acerca del poder y el dinero?

    • Antonio dice:

      No creo que sea «ofrecer mejores salarios», asi en vacio, sino «tener la posibilidad de ofrecerselos a quien se lo merezca», lo que podria contribuir a mejorar la calidad del talento. Pero hay que ver esto como una inversion, no como un gasto, y ello implica que hay que hacer un seguimiento de la rentabilidad de la misma, teniendo la posibilidad de retirar la misma cuando los resultados no sean los esperados. Esto implica que alguien debe evaluar ese talento, y rendir cuentas por las metas alcanzadas o no. Lo ideal seria que esas cuentas se rindieran directamente a los beneficiarios de todo el proceso, es decir, la sociedad, quiza mediante alguna comision (no politica, sino civil). Pero vamos, ya se que todo esto esta a un oceano de distancia de la realidad española.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.