Gallina joven a la austriaca (y 2)

gatoSugiero a mis lectores que me acompañen en otro viaje de exploración al Ecuador (del cuerpo humano). Hoy, también con su versión femenina.

9 de enero.- Hace días, llevé a mis lectores de excursión al Ecuador (por lo menos, al ecuador del cuerpo humano) y hoy continuaremos con nuestra investigación filológica a propósito del miembro que muchos hombres utilizan (equivocadamente) para tomar decisiones. No solo eso, sino que, además, siguiendo la sugerencia de una amable lectora, vamos también a empezar a explicar las maneras de llamar a su equivalente femenino.

Allá vamos.

Nos habíamos quedado en Zipfl, que es otra de las palabras para designar al pajarito. Viene del alemán antiguo. En ese momento, significaba algo así como “punta” o “parte final de algo”. Igual puede decirse de Zumpf(e) o Zump(e).

Pasando al capítulo ornitológico (pajaritos y gallináceas), la palabra Spatz (gorrión) proviene del alto alemán, spaz o spatze, las cuales, a su vez, son variantes meridionales de Sperc, Sperke o Sperche (Sperling en el alemán actual, que quiere decir también gorrión). Inmediatamente, como sucede con el español “pajarito”, Spatz empezó a designar el pene de los niños.

Al filólogo decimonónico Andreas Schmeller, que publicó entre 1827 y 1837 su “Diccionario Bávaro” le debemos el conocimiento de muchos juegos de palabras y refranes en los que la palabra “Beutel” (bolsa) a la que hacía referencia en mi post anterior, venía a significar “en la lengua del común” el Escroto, tanto de las personas como de los animales. También nos informa de que Beutel, que se sigue utilizando hoy en día en el sur de Alemania, venía a ser una expresión peyorativa. Algo así como nuestro castizo “cojonazos”. A los usos dialectales vieneses se debe la extensión de la palabra Beutel a todo el resto del aparato, viniendo a significar “pene”.

Moluscos y felinos

En cuanto a los genitales femeninos, los nombres técnicos, en alemán, son los latinos más usuales. Esto es, “vagina” y “vulva” y así se referirá a ellos el ginecólogo durante sus revisiones.

En contexto más familiares, en el ámbito de habla alemana se utiliza “Muschi”, aunque a veces también esta palabra sufre variaciones como por ejemplo Musche, Muschel, Mutze o Mumu.

Muschi, sin embargo, es la palabra universal, tanto en la conversación paternofilial como en la conversación entre amantes.

Si queremos descender a los terrenos de juego en los que la Veneno jugaba (¡Digooo!) pues utilizaremos Fut o Schnalle, equivalentes a nuestro sonoro “coño” pero ojo, palabras que no se pueden utilizar como interjeción. Esto, en Austria. En Alemania se utilizan las feas palabras Fotze y Möse (es curioso como hay palabras que ya solo por el sonido van pregonando lo bajo de su uso).

Si bien en Argentina hablan de las famosas conchas que a nadie hay que nombrarle y remiten lo sexual a los moluscos, y en España, con nuestro “chocho” (por lo menos en Andalucía) se habla del algo insípido altramuz (cuyo fruto recuerda esquemáticamente a una vulva), la metáfora germanoparlante remite a los felinos, pues “gatito” es lo que significa ese Muschi del que yo hablaba más arriba. Curiosamente,en Suiza, Mutz significa también “Oso”, con lo cual, los suizos, cuando hablan de las partes íntimas de sus novias, se refieren a su “osito” o “Bärchen” (para gustos, señora, los colores).

Fut es absoluta y totalmente tabú. Una obscenidad como la que antaño, en tiempos más comedidos, suponía decir coño en España en entornos más o menos alfabetizados (hoy, sospecho que del Rey para abajo no hay Español que no suelte un par de “coños” al día). La palabra viene del alto alemán, en donde se escribía con V, vut. En aquellas calendas significaba no solo vagina, sino también trasero. Esta acepción, por cierto, ha sobrevivido en Vorarlberg, en donde se sigue llamando “Füdla” al culo que no había que confundir con las cuatro témporas.

De Fut derivó Fotze, que en Baviera y Austria se utiliza para llamar a la boca de manera, como puede imaginarse, muy peyorativa. Aquí se produjo una derivación de significado también de los labios de la boca hacia los labios vaginales, que también puede observarse en otros idiomas.

Articulo publicado en Idioma. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.