La ley de la frontera (2)

Paco mirando hacia arriba ¿Dónde están los límites entre la información y el morbo? Nosotros lo tenemos muy claro. El Kronen Zeitung parece que no tanto.

28 de Agosto.- A mí me gusta pensar en Viena Directo como en uno de esos hombres bajitos que, conscientes de su poca estatura, van por la vida muy tiesos y con la cabeza bien alta. Es verdad que mi blog es pequeño (minúsculo en el océano digital), pero también es cierto que, todos los días, hay varios cientos de personas que utilizan Viena Directo para informarse sobre las cosas que pasan en Austria.

Mis lectores no solo son españoles que viven aquí o españoles que viven en España, quisiera también dar desde aquí un saludo a los austriacos que viven en países de habla hispana que también me leen.

Entre mis lectores y yo hay un acuerdo tácito. Ellos saben que yo voy a hacer lo posible por ofrecerles una información de calidad y que, en la medida de mis posibilidades, voy a intentar ofrecerles no solo hechos (que, por otra parte, pueden conseguir en cualquier otro sitio) sino una interpretación que los contextualice y los dote de cierto sentido; y, por supuesto, saben que quien está detrás de esto es una persona y saben (creo que doy suficientes pistas todos los días) de qué pie cojea esta persona.

En mi caso, eso de „el respetable público“ es también „el respetado público“ y por eso mis lectores saben que hay cosas que nunca haría. Aunque pudiera. Aunque contara con los medios para ello. Por ejemplo, la que voy a contar hoy.

Como saben mis lectores ayer se encontró en Burgenland un camión frigorífico lleno de cadáveres de refugiados sirios que habían perecido asfixiados, víctimas de las redes de tráfico de personas.

El dispositivo policial que se montó para sacar el camión de la cuneta en dónde estaba y llevarlo a una antigua estación veterinaria -el único lugar que se encontró con una cámara frigorífica de las características que permitían la conservación del macabro hallazgo- fue digno de una película americana (mis lectores quizá recuerden Dexter, una serie que nunca pensamos que llegaría a ser verdad).

El Kronen Zeitung en un acto vergonzoso e incalificable que, en ningún caso, añadía nada de información adicional a lo que estaba contando, ha publicado en la página número tres de su edición de hoy una foto en la que mostraba el interior del camión con los cadáveres amontonados.

Una auténtica vergüenza, injustificable e imperdonable (en España hace mucho que nos hemos acostumbrado a esas salvajadas, pero en Austria no son normales). Los adjetivos, aunque responden completamente a lo que yo pienso de semejante bajeza, no son míos, sino de Johannes Bruckenberger, portavoz de la iniciativa Calidad en el Periodismo, que agrupa a un nutrido grupo de profesionales de la información que trabajan en Austria. Otras personas han calificado la publicación de la foto como „irresponsable“ y han señalado que, en este momento, lo que Austria necesita es un periodismo ejercido con responsabilidad.

El Ministerio del Interior austriaco tampoco ha visto con buenos ojos la publicación de la fotografía. No solamente por el más elemental sentido de la piedad, sino porque claro, si todo el mundo empieza a hacer fotos de este tipo y a publicarlas, pueden llegar a ser de ayuda para los malos.

Y mientras tanto, en la redacción del Kronen Zeitung…En declaraciones al periódico Kurier, un portavoz del periódico ha declarado que la decisión de publicar o no la foto ha sido una decisión conjunta de toda la redacción del periódico. Se trataría, según este punto de vista, de un „Documento de nuestro tiempo“ (el término alemán es Zeitdokument, pero en Español no se me ocurre un equivalente igual de descriptivo).

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a La ley de la frontera (2)

  1. Ernesto Pastore dice:

    Están mezclando simples conceptos de temor y derecho a la tranquilidad, con xenofobia, que es patrimonio de algunos solamente. Austria se pudo constituir en una hermosa pequeña aldea centroeuropea autosuficiente después de dos guerras mundiales, pero no está preparada para absorber tanta locura y miseria exterior. Creo que ha ayudado bastante, pero los austríacos tienen derecho a temer por la pequeña hermosa aldea. La acción que se debe esperar de Austria con la UE es la de policía internacional contra los traficantes de personas. No puede ser Austria responsable de la suerte de la injusticia que provocan los imperios del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.