Viena se entrega (gozosamente) al frikismo

amor en el siglo XXIEn la Feria de Viena se ha celebrado este fin de semana la Comic Con, punto de encuentro, meca e imán de todos los amantes del lado más atrevido del entretenimiento.

21 de Noviembre.- El otro día, charlaba yo con un amigo a propósito de los efectos de la edad. Lenta pero firme, indefectiblemente, nuestro cerebro se vuelve menos flexible para aprender y quizá por eso, empezamos a ver con distancia, cuando no con condescendencia o desprecio, las pasiones a las que sucumben los contemporáneos nuestros que, como dice una compañera mía, sufren las consecuencias del drama „de haber nacido más tarde“ (que nosotros, claro).

Obi wan hace un descansoPor este camino yo he llegado tarde a los videojuegos, que serán probablemente la manifestación cultural más importante del siglo que empezó hace quince años, pero que a mí me siguen evocando primitivos sueños artificiales en los que se trataba de matar gente que, al caer, emitía sonidos metálicos; y tengo que confesar de la misma manera que ni entiendo el manga ni lo quiero entender. 2 Comic Con Wien (28 de 55)

En la feria de Viena había hoy dos muestras: una, la que yo he ido a ver (y a la que creo que no volveré el año que viene, porque no merece la pena) y otra a la que hubiera querido entrar como si, imaginemos, Quevedo se despertase en este siglo XXI y se muriera de curiosidad por conocer, pongamos, una discoteca de Mykonos. O sea, con la curiosidad que le debemos de suscitar nosotros a los extraterrestres, si es que los hay.

Durante este fin de semana se ha celebrado en Viena la Comic Con, filial de la que se celebra en los Estados Unidos y en donde se presentan todas las novedades del mundo del entretenimiento.

Joker(in)La Comic Con(vention) es una feria claramente para fans. Ser fan significa, sobre todo, ser un enamorado y !Qué mayor aspiración tienen todos los enamorados, desde Santa Teresa hasta Romeo, que la de unirse, la de ser uno, con el objeto de sus amores! Así pues, los fans de la comic con, la mayoría gentes hechas y derechas, con el vello púbico crecido, se disfrazan de sus personajes favoritos de los cómics, y verá usted a muchachas empeñadas en demostrar que la lorza es bella vestidas de Lara Croft; o a apacibles oficiales administrativos que, como Don Quijote hizo con su adarga y con su lanza, han dedicado sus ocios a fabricarse un traje de soldado del imperio galáctico; o a chavales (carne de reality show) que se pasan las horas pintándose como el joker y haciendo que sus padres se pregunten qué han hecho ellos para merecer semejante castigo; o a señores también de una edad enfundados en unas mallas (a partir de los cuarenta solo los cuerpos gloriosos aguantan la lycra) y cargando unas katanas forraditas de papel de plata. Soldado del imperio

En cualquier caso, tiene uno que reconocer que en el comic.con, fuera del frikismo, reinaba ese ambiente de solidaridad que suele reinar en el seno de otras subculturas que se alejan de la corriente mainstream (por ejemplo, las drags) y se intercambiaban trucos de maquillaje corporal, y se admiraba la gente los disfraces y se posaba mucho para los fotógrafos que pululábamos por allí, oscilando entre la admiración por el empecinamiento en el seguimiento de las propias pasiones y esa vergüencilla ajena que tenemos siempre los tímidos, extraños seres que pensamos que vestirse de Batman debería estar prohibido fuera de…Bueno, en ninguna situación.

Xena
l

Uno, cuando mira (y fotografía a estas personas), no puede por menos que envidiar las, capaces de entregarse a juegos tan inocentes aún en su edad madura y piensa también en sus pobres parejas que no tienen más güevos que acostumbrarse por amor a que el o la elegida de su corazón sea conocido como un friki de c*jones entre sus amistades.

Sin embargo, queridos lectores, vivimos en una edad gozosa. Lo que antes era motivo para que las vecinas dijeran „oyoyoyoyoy“ al paso de uno, hoy es motivo de orgullo: el de ser diferente.

Otro avance ¿Verdad?

Articulo publicado en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.