Cosas que NO hicimos en 2015 (1)

SalvajeEn estas fechas, empiezan los resúmenes del año y en Viena Directo lo vamos a hacer de manera un poco especial.

13 de Diciembre.- En estas fechas, empiezan a caer los resúmenes de lo que ha pasado durante el año y claro, en Viena Directo, no va a ser menos „a coisa“.

Este año, sin embargo, vamos a hacerlo de una manera un poquito especial, con aquellas cosas que NO caimos en la tentación de hacer durante este año al que le quedan 18 telediarios.

Allá vamos:

-La primera cosa que no hicimos durante este año fue justificar de ninguna de las maneras el horrible atentado contra la revista humorística francesa Charlie Hebdo. Hubo gente que sí que cayó en esa tentación, por ejemplo diciendo que los humoristas del semanario francés se la habían jugado al publicar caricaturas que satirizaban determinados aspectos de la religión musulmana. Fue el siete de enero y Viena Directo se solidarizó con los humoristas de CH con este post.

-Tampoco nos pareció nada, pero que nada bien, que la dueña del café vienés Prückl echase a dos chicas (novias, y residentes en Viena) por besarse en su local y por ello no fuimos al café Prückel hasta que la dueña pidió perdón (puede que influyera bastante la besada masiva que se organizó delante del café y que colapsó el Ring pocos días más tarde de que se produjesen los hechos).

-A pesar de que nos hubiera gustado mucho hacerlo, no pudimos ver en persona el rodaje de la última peli de James Bond en Tirol (rodaje en donde Daniel -morritos calientes- Craig se accidentó una rodilla). La peli sí que la he visto, por cierto, con muchísimo gusto además. Pienso que es uno de los mejores Bonds hasta ahora y, desde luego, uno de los más divertidos. Aunque hay que llevarse provisiones porque, dada la duración de la cinta -dos horas y pico- no solo se te queda el porompompero „cuadrao“ sino que además corres serio riesgo de morir de inanición.

-En Febrero, un país que no existe (aún) abrió una dizque embajada en Viena (lo contamos aquí) y no, tampoco hemos „interviueado“ al dizque embajador (porque, entre otras cosas, no se ha puesto en contacto con Viena Directo para que le interviueemos). Desde aquí, hacemos un llamamiento: si el embajador de Cataluña en Austria tiene un ratete y considera que Viena Directo es un medio suficientemente importante (aún en su modestia), que se haga vivo y será un placer abrirle estas páginas cibernéticas durante el año 2016.

-Otra cosa que no hicieron muchos lectores de Viena Directo -y yo se lo agradecí en el alma- fue perderse mi primera exposición de fotos en Viena. La inauguración fue un éxito „sin paliativos“ como hubiera dicho Mariló Montero (la cual, la pobre, no asistió, eso que se perdió ella). Fue una ocasión divertidísima en la que renové antiguas „conocencias“ e hice alguna que otra amistad nueva. O sea, que muy bien.

-Tampoco nos perdimos durante febrero de 2015 ese „peaso momentaso“ austriaco (o asín) que se marcó Lady Gaga en la gala de los Oscars. Desde aquel momento dije que no la llamaría más „la mamarracha de Lady Gaga“ como siempre hago. Nos reconciliamos ella y yo (a ella, por supuesto, le chupó un pie la reconciliación).

-Marzo de 2015 fue un mes en el que también decidimos que NO nos iba a parecer bien bajo ninguno de los conceptos el escándalo del Hypo Alpe Adria, el cual puso en graves apuros al Estado austriaco y cuyas consecuencias, como una radioactividad solapada y perniciosa, vivirán los austriacos en forma de recortes de servicios públicos durante, por lo menos, las próximas décadas.

-Llegó el mes de abril florido y hermoso y Josef Hader, el destacadísimo hombre orquesta austriaco (cabaretista, actor, sabio en general) se dio un garbeo por España para la ORF al objeto de explicarles a sus paisanos (de manera un poco simplista, esa es la verdad) las ventajas del multiculturalismo que había presidido la vida española hasta que aparecieron esos dos sinvergüenzas nefastos, los Reyes Católicos, que instalaron en España la manía de la pureza de sangre y la ortodoxia religiosa, cosas ambas que terminarían por cepillarse la prometedora mañana de nuestro renacimiento. En Abril fue también la Maratón de Viena, gran ocasión que contó con múltiple participación española. Una de las fotos más bonitas que he hecho este año, por cierto, la hice en la maratón. Eran dos amigos españoles que se encontraron y se abrazaron como si hubieran hecho algo irrepetible !Qué historia tendrían que contar!

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.