¿Tendrá Austria una Presidenta de la República?

Bandera de AustriaEl año que viene será un año de despedidas, pero también de saludos. Para un puesto importante, hoy se ha presentado una candidata.

17 de Diciembre.- Como todos mis lectores saben, Austria es una República (yo me encargo de decir de vez en cuando que es pequeña y salada, no hay más que ver el mapa). La cúspide del sistema político austriaco la ocupan un canciller (en este momento Werner Faymann) y, por encima de él, un presidente, que realiza las funciones que, en España, hace el rey Felipe. O sea, ser una figura arbitral, por encima de los partidos y ser un poco, además, el relaciones públicas de la nación.

Desde abril de 2004, este cometido lo desempeña en Austria Heinz Fischer, que tiene en la actualidad 77 años. Un hombre me atrevería a decir que casi universalmente querido por todos los austriacos que en él aprecian una bonhomía que no es frecuente en general. El año que viene, por el verano, termina el ciclo de dos mandatos que la ley austriaca prevé como máximo para el cargo de presidente de la República momento en el que Fischer se retirará, según sus propias declaraciones, a descansar y a hacer senderismo con su señora, Margit; naturalmente, el cargo quedará vacante y habrá que cubrirlo.

Hoy, muy madrugadoramente, se ha presentado la primera candidatura oficial a dar el discurso de navidad desde el Hofburg. Se trata de la señora Irmgard Griss, oficialmente una persona que no sigue la disciplina de ningún partido (Heinz Fischer proviene, notoriamente, de las filas del SPÖ).

¿Quién es esta señora? Pues ahora lo cuento para que los lectores de Viena Directo también puedan hacerse una idea y charlar mañana, a la hora del café, con sus compañeros de trabajo.

Irmgard Griss nació en Estiria el 13 de Octubre de 1943, bajo el signo, por lo tanto, de Libra y ha ejercido toda su vida de abogada, llegando a ocupar altos cargos (altísimos) dentro del poder judicial austriaco.

Estudió la carrera en la Universidad de Graz, en donde se graduó hace cuarenta y cinco años y más tarde se doctoró en Harvard; a partir de ahí siguió una carrera por los diferentes órganos de justicia austriaco, que tuvo su culmen en los noventa, cuando fue nombrada juez del más alto tribunal de esta pequeña república y se especializó en patentes y marcas.

A partir de ahí acumuló varios honores y cargos de relumbrón, entre los que figuran ser miembro del tribunal constitucional austriaco, el European Law Institute (una especie de Colegio de abogados a nivel europeo) y miembro de honor de la Academia Austriaca de las ciencias.

Al hilo de la comisión del escandalazo por el Hypo Alpe Adria, culebrón corrupto-judicial del que los lectores de Viena Directo van teniendo noticia de vez en cuando, el entonces ministro de economía Erwin Proll (de los Proll de toda la vida) nombró a Irmgard Griss la presidenta de la comisión parlamentaria que debía investigar el desaguisado. Una comisión parlamentaria que no tiene ninguna capacidad condenatoria de nadie (ahí, que había tanto que condenar) pero en donde Irmgard Griss se ganó la enemistad de la ultraderecha, más que nada porque el Hypo Alpe Adria y otras corruptelas, sucedieron durante el siniestro reinado de Haider (FPÖ primero, BZÖ después) en la región austriaca de Carintia.

Debido precisamente a esta comisión ha saltado el nombre de Irmgard Griss a los medios durante estos últimos días porque se la acusa (ella no lo ha negado) de haber destruido (vernichtet) las actas de varias decenas de interrogatorios que los participantes en la comisión consideran importantes para la causa.

La presentación de la candidatura de Frau Griss ha causado ya las primeras reacciones. Los Neos han sido los únicos que han dado su apoyo, saludando la aparición de la veterana jurista como un soplo de aire fresco, y como una figura por encima de los partidos, independiente, de probado prestigio, etcétera etcétera. Las demás fuerzas, naturalmente, se han cerrado en banda porque, obviamente, van a presentar a sus propios candidatos al puesto al cual aspira la Frau Griss. La ultraderecha la ha puesto a caer de un semoviente (el asunto de las actas de la comisión del que hablábamos más arriba) y socialistas, populares y verdes, ya se han puesto a mirar en sus archivos a quién presentan para competir con Irmgard ¿Tendrá Austria una presidenta? Lo sabremos el año que viene.Mientras tanto, aquí dejo a los lectores de Viena Directo con la voz propia de Frau Griss (reparen en el bonito alemán que habla).

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

3 Responses to ¿Tendrá Austria una Presidenta de la República?

  1. Pingback: Mensajes de Año Nuevo | Viena Directo

  2. Pingback: Uno que no, otro que sí | Viena Directo

  3. Pingback: La señora Griss mueve ficha | Viena Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.