La aventura de ser un fotógrafo en Viena (el camino)

FotobernalviennacomVivir en un país nuevo, aprender un idioma, hacer crecer un amor, aprender un nuevo oficio. Todo en esta vida necesita tiempo y cariño por el detalle.

17 de Febrero.- Querida Ainara (*) : a lo largo de la vida, hay intuiciones con las que uno nace las cuales, poco a poco se van solidificando para convertirse en certezas.

Desde bien pequeño, aún antes de poder expresarlo como te lo voy a decir ahora, yo siempre he creido firmemente que las cosas importantes, aquellas por las que de verdad vale la pena luchar y trabajar, necesitan tiempo y cuidados. Lo mismo una vida en un país nuevo que un nuevo oficio que un amor que la educación de un hijo o que aprender un idioma.

Daniel U

Grano a grano, paso a paso, día a día, equivocación a equivocación, pequeño éxito a pequeño éxito, uno va creciendo apoyándose en su propia experiencia y, cuando vuelve la vista atrás, aunque los logros de uno quizá no sean espectaculares sí que, por lo menos, puede estar seguro de que serán todo lo sólidos que pueden ser en esta vida en la que hay pocas cosas sólidas y en la que tanto y tanto escapa de nuestro control.

En estas tareas de largo aliento, lo más importante es no dejarse desanimar.

No es fácil, porque el ánimo es propenso a caer en las muchas trampas que surgen en el camino.

Por ejemplo, no darse cuenta de que los logros de uno, aunque puedan parecer modestos a primera vista, son en realidad las piezas de algo más grande, y así hay que verlos. También es muy fácil dejarse impresionar por los logros de otros que intentan lo mismo que uno o a calibrarlos al alza, comparándolos desfavorablemente con los de uno (hay que ver qué bien habla alemán fulanito y yo…Fíjate), y se puede caer en la tentación de pensar que uno no será capaz de hacerlo (y es mentira, con constancia, todo se logra) y también es fácil ponerse objetivos demasiado grandes, o demasiado a largo plazo, que terminen por parecernos tan lejanos que nos inciten a sentarnos a un lado del camino hasta que se hace demasiado de noche para seguir.

Esto del camino es una cosa que también es muy importante, como metáfora de cómo hay que encarar los retos que esta vida nos ofrece.

Nacho

Desde mi punto de vista, como nunca se sabe lo que pasará mañana y, por lo tanto, no se sabe nunca si uno va a llegar al destino que se ha propuesto, lo mejor es tratar de disfrutar lo más posible del camino.

Todas estas cosas las pensaba, Ainara, mientras miraba fotos, muchísimas fotos, para empezar a poner en pie mi página web de fotógrafo (www.fotobernalvienna.com).

Hacer fotos de gente es algo de lo que disfruto mucho y, además, aunque esté mal que yo lo diga, creo que lo hago muy bien.

Puede que haya fotógrafos con más conocimientos técnicos de los que yo tengo, pero creo que mis fotografías suplen lo que pueda faltarles en perfección técnica con una cosa que yo creo que es mucho más importante: verdad.

Viendo las fotos que he ido haciendo a lo largo de estos años, me he dado cuenta de que, si son algo, aparte de bonitas -que para la web he procurado poner las que a mí más me gustan- es que son auténticas porque captan la personalidad del retratado, congelan ese segundo en que la persona es más ella misma que en ningún otro momento.

Gonzalo & Julia 1

También me he dado cuenta de otra cosa: y es de que los límites son buenos. Durante años, antes de tener mi estudio propio, he trabajado con lo que había, y ese „trabajar con los recursos disponibles“ ha sido un aprendizaje fenomenal, porque he tenido que aguzar el ingenio y buscar en donde no había para estar ojo avizor y darle a las imágenes una expresividad que, de otra manera no hubieran tenido.

También he comprobado que una foto está bien hecha, no solo cuando capta el alma del modelo, sino cuando puede predecir el futuro. Por muy extraño que te parezca, a veces, en las fotos de hace diez años se ve a la persona que hemos llegado a ser, y que ya estaba ahí, pero nadie se daba cuenta.

Esa es la magia, ese es el aprendizaje. Ese es el camino. Para esto y para todo.

Antonio

Besos de tu tío.

(*) Ainara es la sobrina del autor

Por cierto, fotoBERNALvienna se puede seguir en Facebook aquí y en instagram en Vienadirecto

Articulo publicado en Cartas a Ainara. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a La aventura de ser un fotógrafo en Viena (el camino)

  1. Pingback: Antes y después | Viena Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.