Paco se va de boda(s)

boda portadaCon el paso de los años he fotografiado muchas bodas, en Austria y fuera, y creo que he aprendido un par de cosas que me gustaría compartir.

11 de Abril.- Una de las cosas que tengo que agradecerle a Viena Directo es que, gracias al blog, empecé a hacer fotos. Al principio, con una camarita pequeña, una Canon Ixus, y luego, mucho más tarde, invertí en mi primera réflex, que fue también Canon, de segunda mano, predecesora de las dos actuales, que no son Canon, sino que son Nikon (no llevo comisión, por cierto).

Al principio, con la camarita pequeña, pues nadie se fijaba en que Paco estaba haciendo fotos (situación perfecta para un fotógrafo que, como yo, se goza y complace en hacer fotos de gente cuando más ellos mismos son, o sea, cuando no les ve nadie). Más tarde, cuando se corrió la voz de que tenía ojo para la fotografía y que tenía un equipo regularcillo (más lmitado que el que tengo hoy) me pasó como supongo que le pasa a todos los que están en mi situación, amigos y familiares empezaron a confiar cada vez más en mis fotos y yo, pues „me enseñé“ como suele decirse, con ellos, que me sirvieron de conejillo de indias. Así hice mi rodaje.boda4

Desde que soy profesional,muchas parejas han confiado en mí y he tenido el placer de hacer muchas bodas (la última, por cierto, al otro lado del océano) y claro, entre „sí quiero“ y „hasta que la muerte los separe“ he tenido tiempo, por el camino, de reflexionar sobre el tema.

Lo primero que conviene señalar es que la fotografía de bodas es una especialidad en sí misma pero que dentro de que hay fotógrafos estupendos de bodas y cada cual tiene su estilo yo, personalmente, soy muy enemigo de los excesos. Del tipo que sean.

Y, si hay una especialidad dentro de la fotografía en que hay que tener un ten con ten muy fino para no caer en lo cursi, esa es la fotografía de bodas.

Por esta razón yo, cuando me planteo (porque me la encargan) una boda, no lo hago de una manera demasiado diferente que cuando voy a fotografiar cualquier evento para Viena Directo.

O sea, que mi objetivo es ser, como cuando tenía mi pequeña Ixus, lo más invisible posible y dejar constancia, sin perturbar o perturbando solo en lo posible, de lo que pasa y de las reacciones de la gente, y de esos momentos que el ojo no ve (y quien dice el ojo, dice la tante Hildegard con su móvil). Boda1

Soy de la firme opinión de que, si la cosa se hace así, no hace falta Photoshop (programa de retoque con el que sucede como con el maquillaje en las mujeres: el mejor es el que no se nota, o se nota lo menos posible).

Por cierto, al contrario de otros fotógrafos, que sostienen que los móviles listos y sus cámaras cada vez más potentes han hecho más difícil su trabajo, yo soy de la opinión contraria. A mí me parece que nos han liberado. Gracias a los móviles y a la multiplicidad de imágenes que la gente recoge (los autorretratos que uno se hace poniendo muecas, etcétera) yo creo que los profesionales que, al fin y al cabo, no somos más que esas personas que somos ajenos a la familia y amigos de la pareja que se casa, podemos concentrarnos en otras cosas mucho más interesantes y productivas y aportar auténtico valor añadido a nuestro trabajo.

También procuro hablar mucho con los novios para conocerles, para saber qué clase de personas son, qué les gusta en una palabra, para conocerles. Una boda es un acto social, pero también es una ocasión familiar e íntima (en Austria más, porque las bodas son más pequeñitas de lo que suelen ser las españolas). El fotógrafo es alguien que SIEMPRE dice algo de la gente que fotografía y para decir algo, y no quedar como un canelo, cae por su peso que lo mejor es tener algo bueno que decir. boda2

Cuando los novios encargan un reportaje de boda, encargan un relato inteligible de ese día que es especialísimo en su vida y que, pase lo que pase, no se repetirá. Quieren que les saques guapos, quieren glamour (debe de haberlo, naturalmente) pero también agradecerán (y eso, el fotógrafo, no lo debe perder de vista) que fijes para siempre a esas personas que han compartido con ellos ese día tan especial.

Si quieres que fotografíe tu boda, o algún otro acontecimiento importante para ti, no tienes más que mandar un mensaje a vienadirecto(arroba)gmail.com o utilizar el formulario de contacto de este blog; estaré encantadísimo de hacerte un presupuesto ajustado a tus posibilidades (será mucho menos de lo que piensas); asimismo, estaré ENCANTADÍSIMO y me emocionará hasta las lágrimas, si le das al me gusta de la página de Facebook de Fotobernalvienna (pincha aquí) y si me sigues en Instagram @vienadirecto, peregrinaré de rodillas hasta tu casa y besaré el umbral en señal de agradecimiento.

Articulo publicado en Cultura. Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Paco se va de boda(s)

  1. Loles dice:

    Hecho Paco! Aquí tienes una seguidora en tu nueva página. Un abrazo desde Valencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.