Qué pasaría si, al final, ganara Hofer

Puerta de San MiguelSi dentro de un mes el candidato se transforma en presidente ¿Qué podemos esperar? Nos basamos en sus declaraciones y en la Historia para despejar la incógnita.

25 de Abril.- Con la victoria (aunque no suficiente, suficientemente contundente) del candidato Hofer, se abren una serie de incógnitas en el panorama político austriaco que vamos a intentar despejar hoy un poquito.

La segunda vuelta, se supo ayer, la disputarán Hofer y Van der Bellen. Hubiera sido mejor que la rival de Hofer hubiera sido Griss, porque Van der Bellen es un personaje no sin aristas y, sobre todo, muy ligado a un partido, los verdes, que es minoritario. Griss, según quienes entienden de esto, hubiera tenido la ventaja de que, al ser una persona sin filiación política, hubiera resultado una figura de consenso. Pero qué vamos a hacer.

Imaginemos que dentro de un mes sucede lo temible y Hofer termina siendo confirmado como presidente de Esta Pequeña República. Aparte del previsible ruido que, internacionalmente, esta victoria podría hacer (Hofer es un personaje muy cercano a determinados círculos de una reputación más bien dudosa, como los identitarios) lo que inmediatamente sucedería sería que el nuevo Presidente de la República Austriaca, Jefe del Estado y Comandante en Jefe de sus Ejércitos, sin cuya firma las leyes no tienen validez (por ejemplo) sería investido en una sesión solemne del Parlamento austriaco.

A partir de ahí, el uso (que no está en ninguna ley, pero que se lleva observando desde que Esta República es República) es que el canciller (Faymann) pondría su cargo y el de todos los ministros a disposición del nuevo presidente y le ofrecería su dimisión. Como digo, esto no está escrito en ninguna ley, pero es un acto de cortesía que se observa siempre (sucedió, por ejemplo, cuando Heinz Fischer fue elegido y el entonces canciller Schüssel, que gobernaba en coalición con la ultraderecha de Haider, puso a su disposición su cargo y el de los ministros que formaban su gabinete; Fischer, como es sabido, no aceptó su dimisión).

En el caso de que el hoy candidato Hofer se transforme en el presidente Hofer por obra y gracia (aunque no la tendría) del electorado, naturalmente se producirá esta puesta a disposición de los cargos. El nuevo presidente ya ha anunciado que, de darse esta situación, confirmará a los actuales ministros y al canciller en sus cargos aunque, eso sí, no sin que mediaran conversaciones para que la dirección del Gobierno virase para acomodarse a las líneas programáticas del FPÖ. Principalmente, se barajarían temas como el aumento del gasto militar en un 50% (hasta los 3 Millardos de euros), extensión de la democracia directa, referéndum sobre el TTIP y es previsible también que se endureciesen drásticamente (más aún) las condiciones para la ayuda a los refugiados y que se revisasen (o se intentara dentro del mínimo margen posible) la relación de Austria con la Unión Europea. El nuevo presidente trataría de que el Gobierno implantase una serie de medidas abiertamente discriminatorias que afectarían, también, a los ciudadanos de la Unión (emigrantes, al fin y al cabo) que viven y residen en Austria (la famosa seguridad social paralela, con una Krankenkassa solo para extranjeros, por ejemplo).

Se da por seguro que el Gobierno se negaría y que el que se le pidiesen estas medidas supondría su caída más o menos inmediata y que hubiera nuevas elecciones generales a la vuelta del verano pero los opinadores opinan que esos nuevos comicios no dejarían en un buen lugar a Strache, porque el electorado rechazaría que hubiera demasiado azul por todas partes de la vida pública austriaca.

Esperemos que, al final, se imponga la sensatez y no llegue la sangre al rio. No está claro que vaya a ser así, pero la esperanza es lo último que se pierde. En cualquier caso, lo que es indudable es que se avecinan tiempos inciertos.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.